Sexualidad

Historias de deseos.

#Sexualidad
El deseó parte fundamental del cuerpo, entre sentir y descubrir hermosas sensaciones y es aquí que Judith Antuna, Diana Villamarín y Jhon Durán colaboran para que esto suceda.

 

 

Rosario Aguilar / @rosariogaguilar
rosario.aguilar@inperfecto.com.mx

 

De las cosas que más se disfrutan es el otoño es su clima, un tanto frío y el viento, se antoja el abrazo y darse calor, y en está necesidad siempre es gratificante las sensuales letras de Judith Antuna, quién nos regala la sensualidad de su poesía, y que tal Diana Villamarín y Jhon Durán quien en sus relatos nos llevan a vivir una fantasía de sensualidad al más íntimo sentimiento.

POESÍA.

Judith Antuna.

 

SOLO POR HOY

Solo por hoy,
las horas de mi tiempo,
mi mirada, mi sonrisa,
el amor que te ha faltado te regalo.

Solo por hoy,
mi vestido, mi piel de seda,
mis manos blancas te regalo.
El vaivén de mis caderas,
mi aliento, mis suspiros,
¡el elixir de mi boca te regalo!

Mis silencios, mis gemidos,
la curvatura de mi espalda,
¡la locura que se esconde
entre mis piernas te regalo!

Solo por hoy, mi bien,
por si acaso no hay mañana.

  • ©Judith Antuna-Mujer con Alas
    Baja California, México
    De mi poemario: Amor a Flor de Piel.

https://www.Facebook.com/JudithAntunaL

https://www.facebook.com/MujerconAlas2015/

https://www.instagram.com/Judithantuna/

https://www.Twitter.com/JudithAntunaL 

 

Narraciones.

Diana Villamarín,


….

Cuando vi las cuerdas sonreí ilusionada, sumisa llaman a quién accede pero siendo mi decisión y con ganas de exploración me siento distinta, traviesa y dispuesta a tu propuesta para jugar.
Primero amarras con precisión mi muñeca derecha muy cerca a mi tobillo del mismo lado, pasas por debajo de mí la cuerda y ahora es mi muñeca izquierda pero mucho más distante de mi tobillo izquierdo la que amarras pero de tal forma que puedo estirarla si deseo llevarla a tus hombros, sin duda sabes cuáles posiciones me hacen gemir el doble.
La oscuridad invade mi sentir, cubriste con una venda azul suave y conocida mis ojos y yo sólo atino a sonreír y esperar hasta que siento tu aliento tibio abrigar mis pies y dedo por dedo lamer mi piel, juegas a morder un poco mi pantorrilla, lames mis rodillas y dispones tus dientes nuevamente a mis muslos que se tensan cuando no sé a cuál de ellos te vas a acercar pero sentirte en cada uno me excita aún más, tus manos comienzan a jugar con una suave colita de mapache que tiende a llenarme de emociones y dureza en mis pezones que reciben con placer tu lengua y ansío de inmediato tus besos en mi boca que ya está un poco seca pero tan sonriente como desde el principio.
De nuevo el recorrido, intercalando juegos y texturas, tu desnudez y tu calor motivaban tanto el placer que cuando sentí tu ereccion no pude evitar implorar tu penetración pero a cambio succionaste mi clitirias, posas te tus manos una en cada seno y supiste lamer y hacer el sexo oral con el que llegué a múltiples orgasmos en poco tiempo, retorcida, vendada e inquieta por no poderte acariciar disfruté que entraras en mí y trate de presionarte con mis músculos pelvicos internos, te deseaba inmensamente y sabias mi deseo porque tu ritmo fue tan asertivo que olvidé el mundo y me transporté a vivir la sangre que latía fuerte en todo mi cuerpo, las cuerdas que me llenaban de un exquisito límite de movimiento por el que te sabía atento y disfrutando.
Mi pierna derecha te seguía en el ritmo pero la izquierda cambió tanto de lugar que las penetraciones eran más profundas y vibrantes a cada cambio.
El resto es sólo indescriptible, muy tu estilo, muy tu pasión, muy tu sagrado modo amatorio que como fuego encendieron todas mis fantasías, alentaron cada deseo y viví el récord de gemidos y orgasmos hasta que agotados, llenos de sudor y sonrisas recordaste que era justo desanudar las cuerdas y dejarme perder en tu pecho por un largo abrazo.

Reina Carmesí


Remembranza de una torre empinada
Anhelo de un bajo vientre por sentirle
Con una acogedora y roja vulva bien abierta
Dispuesta a cumplir la multiplicidad de escenas dialogadas por mensajes.

No pudo discernir con exactitud
qué de su promiscuidad detestaba
hasta que supo que era el vacío
de lo que nadie pudo ofrecerle antes:
placer, seguridad, confianza y
motivación en un mismo instante.

Ahora podía mirar atrás
y sentirse plena
por no haber cedido ni a tentaciones,
ni ridículos delirios por ser deseada
sin encontrar amor
o encontrar amor sin que ella
pudiera desearle.

Así pues, delante de su rostro
un glande desnudo y coqueto,
destila fluidos de lujuria por ella,
y su mano deseante le sostenía
con la boca sedienta
de succionarle y besarle
hasta precipitarlo al peligroso
borde del orgasmo cuando no puede refrenarse si está dentro de la vagina
pero puede estallar si es su boca la que le acogeA de encantada por dejar testimonio fotográfico de su fantasía cumplida.

Reina Carmesí.

https://www.facebook.com/Dianita.VP

https://www.facebook.com/Club-De-Lectura-Entre-Líneas-Popayán-373546356461719/

 

 

Ven

Practiquemos el amor, en besos y abrazos, en pases de la lengua, en roces genitales, pasemos la noche, llenemos la mañana y desafiemos esos incisivos dolores del frío. Ámame, lame mi suave glande y llévalo dentro por donde quieras sentir su rígida suavidad, has que acompañe el ritmo de tus gemidos, que son latidos del alma y caminos de la memoria. Amaré y lavaré de fuego tu vulva, látigo será mi lengua y suave estruendo emergerá de tu garganta, cálido torrente vendrá desde tus venas, vendrá desde tus extremos más distantes, vendrá levantándote como un terremoto, removiendo todos tus cimientos, vendrá invocado por mi sexo tu sexo enamorado y todo lenguaje será agotado en tu secreto abierto. Déjame aprender tu nombre, déjame aprender cómo llamarte, cómo sacarte de ti.
Jhon Durán.

https://www.facebook.com/Para-Reina-Carmes%C3%AD-347093749475490/?ti=as

 

PELÍCULAS.

MALENA.

Marzo de 2001
Género:Drama, Romántico.
Dirigida por: Giuseppe Tornatore.
Reparto: Monica Bellucci, Luciano Federico, Gaetano Aronica.
Nacionalidades: Italia, EE.U

En la primavera de 1940, Mussolini declara la guerra a Francia y a Gran Bretaña. La ciudad siciliana de Castelcuto está de celebración. Renato Amoroso, un muchacho de trece años, está feliz por otros motivos. Acaba de recibir su primera bicicleta y se ha enamorado de Malena, una atractiva viuda de guerra por la que todos los hombres del pueblo pierden la cabeza y que suscita el odio de sus celosas esposas. Renato, literalmente hechizado, la sigue por todas partes en su bici. Pero Malena es víctima del rechazo y la codicia de los habitantes de Castelcuto. El muchacho encontrará el modo de ayudarla y, gracias a ella, aprenderá las lecciones de la vida.

 

#InPerfecto

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *