Editorial

SI FUNCIONA.

#InPerfecciones
Lo que si es interesante es como en el afán de convencer –o distraer-, la narrativa presidencial lejos de encontrarse fuera de sus cabales, muestra una salud mental envidiable.

 

Carlos Rosas Cancino / @CarlosRosas_C
carlos.rc@inperfecto.com.mx

 

En política convencer lo es todo, con buenos o malos discursos pero convencer es el objetivo a cumplir, para eso la repetición es un buen método de convencimiento, si no ¿para que creen que existen las mañaneras?, esa receta tiene la virtud de mantener al Presidente en la mira mientras el resto de su comparsa lleva a cabo las órdenes recibidas, pero eso ya ha sido materia de muchos análisis, no es nada nuevo.

 

Lo que si es interesante es como en el afán de convencer –o distraer-, la narrativa presidencial lejos de encontrarse fuera de sus cabales, muestra una salud mental envidiable, porque tal despliegue de creatividad para lograr que la discursiva cuadre con el “pasado neoliberal” de México requiere de un talento poco visto en cualquier argumento “telenovelero”, ya que dicha narrativa presidencial contiene suspenso, intriga, lágrimas, burlas y un sin fin de elementos que de manera “prodigiosa” López Obrador logra ensamblar para darle su toque personal en el que todo tiene que ver con el.

 

Para prueba basta un botón, a pregunta expresa de ¿por qué no ha felicitado al virtual ganador de la elección en Estados Unidos Joe Biden?, López Obrador como buen orangután se fue por las ramas para poner sobre la mesa –nuevamente- que en 2006 le robaron la presidencia y que el mundo lo traicionó por avalar al gobierno espurio de Felipe Calderón, sin duda eso es talento. Pero la cosa no termina ahí, porque ahora resulta que la violencia contra las mujeres es el “fruto podrido” de 36 años de neoliberalismo en México, y como fue mucho tiempo el que dicho modelo se enraizó en la sociedad, pos erradicarlo no está fácil, al igual que no está fácil acabar con la corrupción, el nepotismo, el saqueo, la inseguridad, etc. es decir, en el neoliberalismo el Presidente encontró una válvula de escape perfecta para justificar la falta de resultados o el lavatorio de manos con el que traslada la responsabilidad al pasado o a la sociedad según sea el caso.

 

Después de todo, el Presidente nos demuestra que al final del día el neoliberalismo si funciona no solo como modelo económico para su administración porque se sigue contratando deuda, se sigue fomentando la desigualdad, se consiente al crimen organizado, sigue habiendo recortes presupuestales a salud, etc. eso –para los esquizofrénicos adoctrinados- nada tiene que ver con la izquierda, pero que bien se escucha eso de “primero los pobres”, sobre todo cuando son botín político electoral, que bien se escucha también que este Gobierno es el más feminista de todos los tiempos, sobre todo cuando desde la palestra se descalifica el clamor de justicia, ya todo ese discurso comienza a apestar cuando no existe el más mínimo respeto ni acción para atender un tema que debería darle vergüenza al Presidente tocar sin tener un solo resultado positivo.

 

#InPerfecto 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *