Editorial

EL BIG BROTHER DE LA 4T. 

#InPerfecciones
…Tengo que defender el interés público no el interés de los particulares.
-AMLO 2020

 

Daniel Blanquel / @DHBlanquel
editorial@inperfecto.com.mx

 

En días pasados en los pasillos del Congreso de la Unión se llevo a cabo una sesión maratónica para la votación y aprobación de la Ley de Ingresos del 2021, misma que conocimos como una miscelánea fiscal del gobierno de la república, pues en sus líneas y con la mayoría absoluta de MORENA y de sus aliados pudieron aprobar estos nuevos impuestos que mermaran la ya complicada situación económica de los mexicanos debido a una crisis sanitaria, que si bien no fue creada por nuestro gobierno, tampoco ha sido controlada y mucho menos domada como ellos nos quieren hacer creer, pues el numero de contagios aumenta día con día, el semáforo epidemiológico comenzó a retroceder y entidades que estaban en amarillo, regresaron a rojo, y como lo habíamos mencionado con antelación, este año habrá dejado 100 mil muertos (oficialmente hablando) a causa de la pandemia. 

 

Dentro de esos impuestos encontramos algunos que son sumamente indignantes y desconcertantes, como el aumento al pago de servicios de internet, si, ese espectro que usted y yo al igual que miles de mexicanos estamos utilizando para poder mantener nuestro trabajo a la distancia, quienes hemos tenido esa fortuna de cuidar nuestra salud; el mismo servicio que millones de niños, alumnos de todos los niveles educativos de este país estas utilizando para no tener un retraso mayúsculo en su preparación académica, por la misma razón, una pandemia mal manejada. 

 

Otra sorpresa que nos llevamos fue la iniciativa conocida como MENSTRUACIÓN DIGNA  donde se pretendía excluir de impuestos a los productos higiénicos utilizados por las mujeres de nuestro país, pero alguien, un caballero diputado, declaro que quienes se verían beneficiadas serian las empresas y no nuestras mujeres, aquí, mi opinión, que las empresas se beneficien también ayuda a los mexicanos, quizá indirectamente pero no olvidemos que estas empresas generan empleos, empleos que generan sueldos, sueldos que generan flujo de dinero, dinero que genera que la economía nacional se reactive.

 

En este mismo paquete se aprobó una técnica que pondrá en acción el Sistema de Administración Tributaria (SAT) y la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) para poner fin según ellos a la evasión fiscal, pero que por la forma planteada parece mas un acto de terrorismo fiscal, pues ahora los empleados de hacienda podrán tomar fotos y videos de nuestros domicilios fiscales y de las pertenencias que en ellos encuentren así como de nuestra persona, para tener una prueba grafica de lo que tiene en caso de un embargo, esta medida, tomando en cuenta la situación de seguridad en nuestro país solo generara incertidumbre, pues sabemos que desafortunadamente en algunos casos es la propia autoridad la que se encuentra coludida con la delincuencia para llevar a cabo actos ilícitos que les permitan allegarse de recursos monetarios, pese a ser quienes debieran conducirse con rectitud, legalidad y responsabilidad. 

Que no nos sorprenda que a partir de la entrada en vigor de este Big Brother Fiscal puesto en marcha por los hilos de la cuarta transformación las llamadas de extorción aumenten, los secuestros y asaltos vivan un repunte. 

 

Tal parece que este gobierno en lugar de crear los espacios necesarios y óptimos para que los generadores de empleo y riqueza de este país puedan seguir invirtiendo, lo único que hacen es desalentar a quienes cuentan con los medios de producción, con estas medidas serán los primeros afectados con la exhibición de su intimidad empresarial. 

 

Y no estimado lector, no estoy a favor de la evasión tributaria, ni que los empresarios, que también los hay abusen de su poderío económico para verse beneficiados por algunas decisiones a cambio de que por fuera de lo institucional se distribuyan los tradicionales moches tan conocidos en nuestra actualidad. 

 

Estas actividades se podrían reducir con dos aspectos generales:

 

1.- Castigar oportuna y adecuadamente actos de corrupción en cualquier ámbito de gobierno, castigos ejemplares, sin circos ni pantomimas jurídicas que cualquier estudiante de derecho podría echar abajo con argumentos solidos que la misma ley contempla en sus líneas y así evitarnos que se deje en libertad a los presuntos culpables y tener que ofrecerles el tan tradicional “usted disculpe”

 

2.- Salarios dignos para todo aquel funcionario que desempeñe una labor en sus filas para que así se eviten tener que estar esperando la mordida que desafortunadamente parece parte de la cultura colectiva del ciudadano.   

 

Por otro lado, en pleno siglo XXI y en medio de experiencias nunca antes vistas, como la utilización de energías limpias y renovables, la firma de acuerdos como el de Paris para la disminución de emisiones de Gas de Efecto Invernadero (GEI), y el reclamo generalizado de toda sociedad por vivir en un ambiente limpio y digno, nuestro Presidente anuncia que se comprara más carbón, si señoras y señores, México, mi México y el tuyo quemara más carbón como parte de su programa de producción de energías, en lugar de apostar por la energía eólica, solar o del mar como lo hacen en los países bajos, nuestra nación regresa a los años post revolucionarios en materia energética. 

Y todavía tienen el descaro de decir que eso de las energías son sofismas y que tienen que defender el interés público por encima del de los particulares, pues es el único negocio que le interesa al gobierno, aquí es donde, el abogado del diablo aplaude las declaraciones, pues el interés de la nación debe estar por encima de cualquiera, pero no por encima de los particulares, el gobierno debe como su nombre lo dice gobernar para todos, también para esos negocios particulares donde se desempeñan alrededor de cincuenta millones de trabajadores|, un mundo entero comparado con los 5 millones que concentra el campo laboral gubernamental. 

 

Es sorprendente que los líderes de las cámaras empresariales como COPARMEX, Concejo Mexicano de Negocios, CONCANACO SERVYTUR y CONCAMIN entre otras no levanten la voz por este tipo de declaraciones que lejos de ayudar perjudican el campo laboral de una nación, el señor Gustavo A. de Hoyos debería emitir una declaración como la que realizo el señor Luis Niño de Rivera, presidente de la Asociación de Bancos de México referente al tema de las quitas que el gobierno pretende poner en marcha y que algunos dirán que es una verdadera acción en beneficio del pueblo, pero esto tiene un tras fondo que en el mediano plazo lejos de ayudar perjudicara a toda la sociedad, pero esa es otra historia como diría la nana Goya.

 

Pero bueno, la mejor opinión la tiene usted. 

 

#InPerfecto 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *