Editorial

LA TELEVISIÓN Y LAS SERIES ¿EDUCATIVAS?

#InPerfecciones
“El progreso tecnológico se permite sólo cuando sus productos pueden aplicarse de algún modo a disminuir la libertad humana.” George Orwell

 

 

Maikel Ansted Hoffmann / @AnstedM
maikel.ansted@inperfecto.com.mx / maikel.ansted.hoff@gmail.com

 

A través de todos los medios publicitarios, pero sobre todo las redes sociales, se ha hecho una gran campaña para anunciar un número bastante importante de nuevas series en una plataforma muy conocida ya a lo largo del mundo. Aquellos que por distracción solamente nos sentamos ante, lo que para algunos es la “caja idiota”, no constituye gran tragedia el hecho de que estas nuevas series, no sean repeticiones casi en su totalidad, como es el caso de “Stranger Things”, o “La Casa de Papel”; o simplemente un cambio de protagonistas y de nombre del programa, pero que trata exactamente de lo mismo. Sin embargo, para un gran número de personas, para quienes las series son su único medio de distracción, me imagino que se sabrán los diálogos de memoria y acabarán durmiéndose frente al aparato.

Cuando en nuestros momentos de descanso encendemos el televisor, que en su mayoría no son muy bellos que digamos, ¿qué encontramos digno de ver? Muy poco, para ser honestos. La televisión podría ser un medio fantástico para educar, para distraer, para mostrar nuevos valores, etc. Pero veamos qué pasa. Los programas existentes para educar, eliminando algunos pocos que son interesantes, pero a la vez tremendamente aburridos; y aquellos que no lo son, se transmiten en horarios totalmente absurdos. También hay programas para distraer. Lo que sucede, al menos en apariencia, es que quien elige la programación ordinaria de la televisión de paga (que al día de hoy ya son pocas las personas en este caso), cree que los televidentes somos -en la mayoría- niños menores de cinco años.

Finalmente, la televisión, las series y los ahora llamados “YouTubers”, debería servir para mostrar nuevos valores: pero no solamente nuevos en el sentido comercial, como toda esa proliferación de grupos de niños, adolescentes o ya hasta adultos, que, con sus seráficas voces, causan desmayos entre toda la población. Será acaso que, en México, fuera de estos grupitos, de ciertos cantantes a los cuales no les haría ningún mal el definir sus apariencias sexuales; fuera también de ciertos ídolos del futbol, ¿no existen valores? ¿Será acaso que la crisis ha llegado también allí, al medio artístico?

El progreso tecnológico es cada vez mayor. Ya en los famosos “Smart watch” ya podemos ver nuestras series favoritas. Este avance de la tecnología es maravilloso, pero creo que muy mal empleado. La televisión, y las plataformas antes mencionadas, deben servir para educar, distraer y mostrar nuevos valores; pero, tal parece que, aparte de unos buenos anuncios (los cuales son, muchas veces, mejores que el programa en sí) las personas que supuestamente crean o se imaginan la programación, siguen creyendo que la única finalidad de la “caja idiota” es precisamente esa: idiotizar a su público… con todo respeto.

Te comparto mi perfil de Facebook en donde encontrarás este y más artículos de interés general https://www.facebook.com/maikelanstedhoff 

Saludos, un abrazo virtual.

 #YoMeQuedoEnCasa

#InPerfecto

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *