Editorial

FARÁNDULA POLÍTICA.

#InPerfecciones
Se ha sobado tanto el tema de la renuncia de Carlos Urzúa, que después de la entrevista con la revista Proceso comenzamos a verle tintes de chisme de farándula.

 

 

Carlos Rosas Cancino / @CarlosRosas_C  
carlos.rc@inperfecto.com.mx

 

Ningún romance que termina, termina bien, después de todo aunque los acuerdos de la separación sean muy relajados, siempre quedará un dejo de rencor, así terminan los romances, le sobrevienen las habladurías, chismes o comentarios de cualquier nivel. ¿A que nos referimos?, -aunque es risible-, desde luego que al resultado que deja la renuncia de Carlos Urzúa a la Secretaría de Hacienda acontecido el pasado martes y que acaparó a los medios por las implicaciones y especulaciones entorno a la renuncia de uno de los hombres fuertes del gabinete presidencial.

 

Con la tendencia enfermiza a la coyuntura que el gobierno federal tiene, era de esperarse que el resultado de la renuncia de Carlos Urzúa generase nuevamente una confrontación ideológica entre defensores y detractores, sin embargo, la carta de renuncia del ex secretario de Hacienda despertó la curiosidad sobre esos personajes que “no saben nada” y de los “conflictos de interés”, aspecto que pudo capitalizar la revista Proceso en entrevista a Urzúa, en la que revela motivos y personajes que desde luego dejan muy claro quienes estuvieron implicados en la renuncia del secretario.

 

Después de todo, y lejos de personajes como Alfonso Romo y Manuel Bartlett, las diferencias de apreciación referente al aeropuerto en Texcoco, el Tren Maya, Dos Bocas, y los programas sociales implementados por la 4T, no son un tema con el que nos podamos sorprender en demasía porque no se necesita ser “especialista” para saber que si el gasto supera al ingreso, el escenario no requiere tener implicaciones neoliberales o conservadoras, la simpleza de los hechos no requiere el análisis acucioso pero si el señalamiento de la gravedad del asunto.

 

Después de ocho días de la renuncia que sacudió al gabinete, todas las posturas y entrevistas, y análisis, entre más se soben entorno al ex secretario, lo único que conseguirán es irse convirtiendo en un chisme de farándula política, si Alfonso Romo oscila entre el Opus dei y los Legionarios de Cristo, podemos preocuparnos un poco y esperar los “otros datos” y la minimización del tema –justo como en los chismes de farándula- y así ver como se diluye el tema, mientras aspectos como la muy próxima revisión de los términos  del acuerdo migratorio que “salvó” nuestra dignidad nacional se encuentra muy cerca, así como la oficialización de México como tercer país seguro, o el estira y afloja en Baja California que se debate entre lo constitucionalmente correcto y la lógica de morena que ha puesto sobre la mesa su justicia sobre la ley, total, nimiedades frente al lo que viene. 

 

  #InPerfecto

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *