Editorial

…Y EN “PRIDALANDIA”.

#InPerfecciones

 

La postura clásica del Gobierno Federal como siempre, se escapa por la tangente de su ineptitud e insensibilidad, además demuestra la calaña de cretinos que se encontraron al frente del gobierno.

 

Carlos Rosas C.   

carlos.rc@inperfecto.com.mx

 

La fantasía es una bonita forma percibir la realidad la cual sirve de transporte para que en algunos casos sea una puerta de escape para evadirse de algunas situaciones o cuestionamientos, y es verdad que puede tomarse también como una bonita virtud con la que cuentan los espíritus limpios, pero esa es harina de otro costal porque la fantasía que habita en “Pridalandia” que definitivamente podemos establecer que es uno de esos universos paralelos a “Peñalandia” donde todo “lo bueno que no se cuenta pero que cuenta mucho” es el lema de aquel reino donde la mundana política consuma nupcias con la exuberante farándula.

 

Alfonso Navarrete Prida, soberano gobernante de “Pridalandia” que mas bien es una especie de ducado bajo el auspicio de “Peñalandia”, ha tenido a bien exhibir durante la comparecencia como parte de la glosa de Sexto Informe de Gobierno que la administración de actual “no puede reconocer, afirmar o suponer que hay una crisis nacional en materia de seguridad y de derechos humanos” – si, es correcto, eso es lo que dijo- pero para echarle más crema a sus tacos se aventó como los valientes a decir que si hay problemas y “retos formidables” hacia delante.

 

Y como siempre la negación de lo evidente con vomitiva demagogia, ¿qué es lo que no quieren reconocer, afirmar o suponer?¿No quieren reconocer la incontrolable delincuencia? ¿no quieren reconocer a los 43 desaparecidos de Ayotzinapa? ¿no quieren  afirmar que el irrespeto a los derechos humanos es un sello que la administración actual deja como legado? ¿no quieren suponer que también son parte de la crisis en materia de seguridad que venimos arrastrando de otras administraciones?.

 

El aderezo que Navarrete Prida utiliza como parte de su respuesta fue afirmar que “suponer que México está en crisis, es menospreciar el esfuerzo de miles de mexicanos, de cientos de organizaciones, de un sistema que ha costado muchos lustros en consolidar”-esto si es de cretinos de alto nivel-.

 

Ya estamos a nada de terminar el sexenio de las maravillas, sin embargo, lejos de maravillarnos con los supuestos logros de gobierno, el sentimiento despierta el discurso de Prida y Nieto es de inseguridad, indignación, incertidumbre, y para nada responde a las grandes necesidades nacionales, por lo que quizá tendremos que comenzar por no reconocer ni afirmar que trabajaron de manera responsable y menos ética, y comenzar a suponer que cada que se les cuestiona lo único que hacen es reír a carcajadas.

 

#InPerfecto

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *