Cultura

DANZA PREHISPÁNICA

#Cultura

En la época prehispánica a la danza se le denominó “IN CUICATL IN XOCHITL” (el canto y la flor), porque era una forma de ofrendar que permitía estar en contacto con las deidades que se manifestaban en la naturaleza.

RaulTLAUILCUAUHTLI” González.
raul.glz@inperfecto.com.mx

¡HOLA! MAH CUALLI TONALLI (buenos días).

Hoy 25 de septiembre les comparto él tema de la danza prehispánica.

En la época prehispánica a la danza se le denominó “IN CUICATL IN XOCHITL” (el canto y la flor), porque era una forma de ofrendar que permitía estar en contacto con las deidades que se manifestaban en la naturaleza.

Primero les voy a compartir tres versiones de diferentes frailes que vivieron en esa época y que de alguna manera nos describen como eran las danzas y como las percibían ellos. Al último voy a dar mi opinión en base a mi experiencia como danzante prehispánico de estos tiempos.

Fray Toribio de Benavente en su obra Historia de los Indios de la Nueva España, nos refiere constantemente a danzas que podían durar todo el día y/o toda la noche, o varios días con sus noches. Estas danzas, además de realizarse en Tenochtitlán, se realizaban también en Tacuba, Coyoacán y Azcapotzalco (y otras partes del Anáhuac).

En su obra proporciona varios elementos que conformaron la danza prehispánica, entre ellas, la pintura. Cuando habían de bailar en las fiestas solemnes, pintabanse y tiznabanse de mil maneras; y para esto que había baile, por la mañana, luego venían pintores y pintoras a el tianguez, que es el mercado, con muchos colores y sus pinceles, y pintaban a los que habían que bailar los rostros y brazos, y piernas de la manera que ellos querían, o la solemnidad y ceremonia de la fiesta lo requería.

Por otra parte fray Bernardino de Sahagún fue otro religioso que escribió sobre el acto dancístico. Su obra un tanto más ordenada en cuanto a las “festividades” o ceremonia de los mexica que la de Benavente, ésta versión de Sahagún me llamó la atención porque nos habla de la participación femenina. Al parecer, las mujeres tuvieron una participación activa en el acto ritual dancístico. Las danzas femeninas podían ser realizadas por mujeres con una formación religiosa o por, mujeres comunes del pueblo, desde la más anciana hasta la más joven todas podían participar parece ser que no existió la discriminación ya fuera por estrato social, rango o edad.

Una de las características principales de la danza mesoamericana, y que le da un rango peculiar respecto a otras danzas de civilizaciones antiguas, es la participación conjunta del sexo femenino y masculino. En la danza donde participaban los dos géneros éstos se colocaban de manera alternada en el círculo de la danza o en columnas; es decir, un hombre y una mujer, y así sucesivamente. Podían bailar entrelazados de las manos o abrazados o sueltos.

Este tipo de danza “mixta”, parece ser fue la forma más común. Por supuesto, también hubo danzas en la que participaban solo los hombres.

Fray Diego Durán  en su obra Historia de los Indios de Nueva España e Islas de la Tierra Firme menciona la capacidad y habilidad que tenían los jóvenes para llevar el ritmo de la danza y el correcto manejo del tiempo. Nos refiere a ceremonias en la que la danza y el canto fueron una sola actividad ritual.

Preciabanse mucho los mozos de saber bien bailar y cantar y de ser guías de los demás en los bailes. Preciabanse de llevar los pies a son de acudir a su tiempo con el cuerpo a los meneos que ellos usan, y con la voz a su tiempo. Porque el baile de éstos no solamente se rige por el son, empero también por los altos y bajos, que el canto hace, cantando y bailando juntamente.

Son escritos donde describen como era la danza en esos tiempos y como los danzantes tanto hombres como mujeres se preparaban para cierta ceremonia o ritual.

En si había maestros que impartían la danza, también los organizadores que llevaban toda la logística del evento.

Lo que describen los tres frailes fray Toribio de Benavente, fray Bernardino de Sahagún y Fray Diego Durán, algo muy parecido se lleva hoy en día. Hay danzantes que llegan muy bien atuendados, otros llegan con sus cuerpos pintados de negro, azul, rojo y amarillo, otros traen dibujos pintados en la cara. Los círculos de danza siempre están conformados por hombres y mujeres, siempre intercalados para equilibrar así las dos energías, femenina y masculina. Se hacen velaciones para prepararse para las ceremonias, algunos hacen ayuno. (Como ven de alguna manera a perdurado ese conocimiento).

Para mí: la danza es una conexión profunda entre el danzante con la parte sagrada de la deidad a la que se le está ofrendando la danza, y cuando esto sucede comienza un dialogo intimo entre ambas energías que se están comunicando entre el tiempo y no tiempo del corazón. La danza es una meditación en movimiento.

Van a ver en el escrito palabras aparentemente mal escritas pero era la forma de escribir de los frailes de ese tiempo.

 

#InPerfecto

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *