Cultura

Loba de Verónica Murguía

#Cultura
Uno de los únicos universos de lo maravilloso medieval en la literatura Mexicana”

 

 

Fernanda S. Weffru / @justmaryfer 
fernanda.s.weffru@inperfecto.com.mx

“La literatura fantástica es mi oficio, ni más ni menos”*, así dice Verónica Murguía, una de las pocas escritoras mexicanas que han dedicado parte de su vida a escribir fantasía en el país. Nació en la Ciudad de México en 1960, desde muy pequeña le apasionaban las artes plásticas por lo que se decidió por estudiar una carrera en Artes que abandonó para ingresar a Historia en la UNAM, la cual también dejó inconclusa. Desde entonces, se ha desempeñado en distintos trabajos, de los cuales destaca su participación como locutora en el programa de Radio Educación “Desde acá los chilangos” durante ocho años, su participación en La Jornada con su columna “Las rayas de la cebra” cada quince días desde 1999, profesora de Literatura Infantil y Juvenil (LIJ) en la escuela de la Sociedad General de Escritores de México y forma parte del Sistema Nacional de Creadores de Arte en México desde el 2001.  No fue hasta su adultez que conoció el mundo fantástico gracias a escritores como Ursula K. Le Guin, Tolkien, Kipling; historiadores como Le Goff, Duby, Sante Corix y muchos más, quienes contribuyeron a su amor por la Edad Media, época que la orilló a escribir y decantarse por el género de lo fantástico. Verónica es narradora e ilustradora, aunque es más numerosa su obra de literatura infantil, también se ha desempeñado en otros géneros, como se aprecia en su libro de cuentos para adultos titulado El ángel de Nicolás, y finalmente sus novelas de corte fantástico: Auliya (1997), Fuego Verde (1999) y Loba (2013). Esta última la hizo merecedora del premio Gran Angular de literatura juvenil en España, otorgado por la fundación SM Ediciones en el 2013.

Hablamos pues, de una escritora enamorada de una época y que busca revivir la Edad Media en cada una de sus historias (dejando a un lado sus obras infantiles) con una prosa elaborada, cargada de figuras retóricas y una esencia única que hace de la lectura algo bastante placentero. Su prosa se caracteriza por ser poética pero también por utilizar siempre un narrador omnisciente extradiegético, son muy pocos -por no decir uno o dos- los cuentos que tiene narrados en primera persona. Con Loba no es distinto, se trata de una novela bastante trabajada, escrita a conciencia, que le costó diez años de proceso creador. Fue la novela que la llevó a ganar uno de los premios más importantes de literatura en España y que le brindó reconocimiento por ser la primera mexicana que se lleva el premio a casa, destacándola como una de las exponentes de la literatura fantástica en América Latina.

Dentro del mundo de Loba, uno se encuentra con muchos rasgos temáticos, de los cuales se puede destacar lo maravillloso mágico (hechicería/magia), el tema del destino, el bien  y el mal, la mujer como heroína en la época medieval y la identidad, siendo esta última eje central de la novela.  Esto porque desde el comienzo se nos revela Moriana como un reino gobernado por el rey Lobo y que prospera gracias a la guerra y la esclavitud. Este gobernante “está maldito” desde el día en que los magos le mostraron su fortuna a su esposa y la ayudaron a parir, creando así una enemistad entre Magos y Lobos cuando la reina murió durante el parto y el rey mandó a matar al que mago no pudo salvarle la vida, desde entonces, existe una maldición que le impide al rey tener un hijo varón y por consiguiente un heredero a la corona, lo que provoca que el rey tome un profundo odio hacia los magos, desterrándolos del reino y orillándolo a una depresión que siempre termina con su alteza ebrio y llorón, desatendiendo así a sus hijas y su nueva esposa al buscar continuamente romper aquella maldición hasta conseguir el hijo varón, utilizando a los magos para hacerse de su magia y desechándolos con los peores tratos cuando no obtiene resultado alguno. Es aquí donde aparece Cuervo, un joven mago que está harto de los tratos del tirano rey y decide hacer justicia por su propia mano, despertando así a una criatura peligrosa, antigua y poderosa: el dragón. Cuando los magos se enteran de su hazaña, lo exilian al bosque para que intente reparar su gravísimo error y devolver al dragón a ese sueño profundo del que jamás debió haber despertado, exilio que lo ayudará a que comience a madurar y aprenda a controlar los poderes con los que ha nacido y que jamás ha sabido utilizar con sabiduría, pero no estará solo, ya que durante su estadía en el bosque será seguido por otra criatura igual de poderosa y antigua: el unicornio.

Soledad es la hija primogénita y la que menos tiene el cariño de su padre pues, aunque se esfuerce arduamente, jamás logra complacer al Lobo por más que se entrene en la cacería o en combates, lo que la lleva a preguntarse qué hay de malo en ella si puede hacer mucho de lo que los soldados de su padre no pueden. Es hasta que se corre la voz de que el dragón ha despertado y supone una amenaza terrible que Soledad ve aquellas noticias como la oportunidad para salir en busca del peligro y demostrarle a su padre que ella puede ayudarlo a mantener el reino a salvo porque no cree en la magia y cree que sólo son cuentos de los magos para causar pánico, buscando con esto la aprobación del rey y su estabilidad, pues es su padre y le duele verlo hundiéndose cada vez más en pesadillas y rodeado de fantasmas de lo que pudo ser y no es.

Las señales de destrucción que va dejando el dragón ya no sólo son visibles para los magos de Alosna, los lobos de Moriana e incluso Tarkán (reino enemigo por excelencia de los morianíes) perciben el cambio en el aire que surge del despertar del dragón. Es tarea de Soledad encontrar al que despertó a la criatura y lograr devolverlo todo a la normalidad con su ayuda, sin darse cuenta que en ese viaje todas sus creencias serán puestas en duda, que en efecto, hay un dragón que lo destruye todo a su paso, pero no sólo eso, también la busca a ella, al igual que el unicornio, quien busca encontrarse con la virgen que siempre ha estado presente en sus sueños, entendiendo así que la magia existe y que está destinada a encontrarse con aquellas dos criaturas para poder responder por fin ¿quién es Soledad? Es un viaje de autodescubrimiento en donde no sólo encontrará respuestas, sino también el amor, amistades y nuevas aventuras que jamás vivió entre las cuatro paredes del reino de los Lobos.

Loba es de las únicas novelas en México que te abre las puertas a un mundo épico y medieval desde la contraportada:

Una princesa indómita, más cómoda en compañía de animales que de humanos: una muchacha solitaria y rechazada por su padre. 

Un mago joven y presuntuoso que se atreve a convocar un mal innombrable: un muchacho frágil que se equivoca por orgullo. 

Un amor inesperado e imposible.

Y dos bestias míticas que resurgen atraídas por la luz inextinguible… de ella.

De la elegida. De la Loba. 

(Murguía, 2013)

 

Permitiéndote un viaje fantástico y pacifico en donde la búsqueda de la identidad es la meta no sólo del protagonista, sino también del lector, es la capacidad de la autora de intentar lograr el conocerse a uno mismo también, lo que hace más especial el libro. Hay que resaltar, aparte de su prosa maravillosa, la forma en la que el personaje de Soledad es una demostración de que los héroes no sólo son hombres. Hasta la fecha son pocas las novelas fantásticas que convergen con esta, sin embargo, en España una de sus contemporáneas es Laura Gallego, quien es conocida por su libro Donde los árboles cantan, pero hasta ahí. Desanima un poco que no se escriba mucha literatura fantástica maravillosa, pero es un orgullo que una mujer tan talentosa -¡y además mexicana!- como Verónica Murguía, se preocupe por este género y lo procure con escritos memorables como lo es Loba.

 

* Tomado de Guioteca (2016). Entrevista con Verónica Murguía: “La fantasía es necesaria en el día a día”, Consultado por última vez 03 de Marzo del 2017: https://www.guioteca.com/literatura-fantastica/entrevista-con-veronica-murguia-la-fantasia-es-necesaria-en-el-dia-a-dia/

__ Murguía Verónica (2013). Loba. México: Ediciones SM. 

 

#InPerfecto

Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *