Mundial InPerfecto

EL FIN DE LA LEYENDA 

#Catar2022
24 de junio de 1987. El día que sin saberlo, la historia del fútbol vería nacer a una de sus estrellas más brillantes, Leo Messi.

 

 

Valeria Pérez Estrada / @valeriepz_
valeria.perez@politicas.unam.mx 

24 de junio de 1987. El día que sin saberlo, la historia del fútbol vería nacer a una de sus estrellas más brillantes, que sin duda alguna ya es leyenda, sigue escribiendo su historia y sigue dejando huella en los corazones de los aficionados. 

Con su simple presencia en la cancha se nota la diferencia. Se siente la magia y la ilusión cada vez que se escucha su nombre, cada vez que es alabado en las tribunas, y desde el vestidor comienza con este trabajo de concentración, de cambiar las caras del equipo y salir a darlo todo por el escudo, de demostrar una vez más porque es el mejor en lo que hace. 

Hace 35 años nacía el astro argentino del fútbol mundial, Lionel Andrés Messi Cuccittini. Leo Messi, Messi, la pulga, el Mesías, D10s, G.O.A.T. Tantos apodos, sobrenombres y ninguno describe a la perfección lo que Leo es, lo que genera, lo que contribuye y lo que representa para uno de los deportes más populares del mundo y todo aquel fanático de dicho deporte. 

Un jugador único en su clase, un jugador que pocas veces se ha visto envuelto en polémicas y escándalos, con él no hay punto medio, o lo amas o lo odias. Aunque ese odio es admiración disfrazada, admiración al ver el pedazo de talento argentino, admiración a su toque mágico, a la facilidad con la que se quita marca, a la genialidad que tiene al construir o finalizar la jugada y que suerte que nos tocó verlo jugar en vivo y en directo, y no a través de videos o anécdotas de papá o del abuelo. 

Messi lo deja todo en la cancha, incluso en el que podría ser el peor partido de su carrera, deja el alma, el corazón, porque es con lo que juega. Y a pesar de llegar a ser catalogado como “pecho frío” en los momentos más importantes, su huella nunca ha faltado, y si a alguien le duele perder, es a él. 

A él que se le ha negado la oportunidad de levantar la Copa del Mundo con la albiceleste en 2014, que ha perdido finales como la Copa América contra Venezuela en 2007, la histórica final perdida contra el Real Madrid en la Copa del Rey 2011, la Supercopa de España de 2012, otra vez la Copa del Rey en 2014, la Copa América contra Chile en 2015, y así unas cuantas finales más.

Sin embargo, no podemos opacar todos sus triunfos por estás manchas en su historia, que al final de cuentas, sólo lo hacen lucir todavía más como el héroe que es. Pues Messi cuenta nada más y nada menos que con 7 Balones de Oro y 6 Botas de Oro, algo que ningún otro jugador ha igualado. 

Leo Messi, desde temprana edad mostraba interés por este deporte, jugó en equipos locales de Rosario (Argentina), incluso pudo ser fichado por un equipo italiano y posteriormente por River Plate, sin embargo, llegó al club que sería su hogar por 20 años, llegó al Fútbol Club Barcelona, equipo con el que haría su debut profesional el 16 de octubre de 2004, a la edad de 17 años, tres meses y 22 días, siendo el segundo jugador más joven en vestir la camiseta del primer equipo de Barcelona, contra el RCD Espanyol en el estadio Olímpic Lluís Companys de Montjuïc. 

Messi sin duda alguna dejó huella en el Barcelona, convirtiéndose así en una verdadera leyenda viviente, consiguiendo consagrarse campeón en 35 ocasiones: 

  • 10 Ligas (2004/05, 2005/06, 2008/09, 2009/10, 2010/11, 2012/13, 2014/15, 2015/16, 2017/18 y 2018/19) 
  • 7 Copas del Rey (2008/09, 2011/12, 2014/15, 2015/16, 2016/17, 2017/18 y 2020/21) 4 Champions League (2005/06, 2008/09, 2010/11 y 2014/15) 
  • 8 Supercopas de España (2005/06, 2006/07, 2009/10, 2010/11, 2011/12, 2013/14, 2016/17 y 2018/19) 
  • 3 Supercopas de Europa (2009/10, 2011/12 y 2015/16) 
  • 3 Mundiales de Club (2009/10, 2011/12 y 2015/16) 

Tras tantos títulos conseguidos con el Barcelona, Messi salió del club en 2021, para reunirse nuevamente con su excompañero y con quien formó ese mágico tridente en 2015: Neymar. 

Leo llegaría el 10 de agosto de 2021 al París Saint-Germain, tras ser anunciado oficialmente por el equipo francés. Messi usaría nuevamente ese mágico dorsal 30 con el que debutó por primera vez en el Barça. Su contrato con el equipo parisino es de dos años con la opción de extenderlo una temporada, contando con un salario de 36,5 millones de euros. 

Messi debutó el 29 de agosto con dicho equipo, entrando de cambio por Neymar en el minuto 65. Un mes después, el 28 de septiembre la pulga marcó su primer gol con el PSG, en la segunda jornada del Grupo A de la Liga de Campeones ante el Manchester City, tras una pared con Mbappé, el argentino hizo temblar las redes de la portería al minuto 74.

Además, Messi hizo su segundo doblete con el equipo parisino el 7 de diciembre en la última jornada de clasificación para octavos de final de la Champions League, donde el PSG venció 4-1 al Club Brujas. Después de una larga temporada, no clasificar a cuartos de final de la Champions League y de contagiarse de COVID en diciembre, el 23 de abril, Leo levantó su primer título de la Ligue 1. 

Son tantos los momentos, los recuerdos, las jugadas a destacar de Leo que sería imposible agruparlos todos en un sólo escrito sin demorar, son tantas las emociones, alegrías y tristezas que el astro nos ha regalado que tan sólo de imaginarlas se nos eriza la piel. 

Lamentablemente, la carrera de Messi está llegando a su final, a pesar de seguir teniendo ese ímpetu y ese toque de ensueño, ya no tiene 18 años, ya no corre como antes, sólo nos queda agradecerle a la vida por permitirnos vivir en la misma época que él, y agradecerle a Leo por todo lo que nos dió, por vestir la camiseta del Barcelona con tanto amor y con tanto orgullo, por llegar al PSG e ilusionar a toda la afición parisina, por seguir buscando el máximo reconocimiento con la albiceleste, por nunca olvidar a su patria querida, nos toca aceptar la broma cruel del destino: nos da un dios que no es eterno, nos acerca ahora al final de la leyenda.

 

#InPerfecto