Cultura

Cartucho: una lectura revolucionaria

#Cultura
“La belleza de la violencia, la sangre y las vísceras en la pluma de Nellie Campobello.”

 

Fernanda S. Weffru / @alomosdedragon
fernanda.s.weffru@inperfecto.com.mx

 

Esta semana en #InPerfecto el tema es “Los personajes de la Revolución Mexicana” y pensé en recomendar alguna lectura que tuviera que ver con la misma, sin embargo, recordé que había leído una obra sobre este conflicto armado en la universidad. Se llama Cartucho. Relatos de la lucha en el norte de México escrita por Nellie Campobello (la cual fue un gran aporte para la Novela de la Revolución Mexicana) donde nos cuenta la lucha en 56 relatos a través de un narrador —a veces infantil, otras con un tono más adulto— y donde los protagonistas son todos aquellos que la revolución dejó: los muertos y los que sobrevivieron.

 

Este libro es un vistazo a la lucha de los mexicanos y sus distintas perspectivas durante el conflicto. Relatos cortos y muy poéticos que describen con crudeza y belleza la violencia de esos días; las dos caras de la moneda: aquellos que lucharon y murieron luchando por nuestro país, pero también aquellos que huían, sobrevivían o se escondían de la muerte.

 

Esta obra parece a veces ser más un diario, pues es fácil discernir que la narradora de Cartucho es Campobello —la niña— quien fue testigo de la cruda realidad del México de aquellos tiempos y quien, a través de los relatos de la obra, da testimonio de todas las cosas que ocurrían al otro lado de su ventana, lo que se escuchaba en la sala de su casa o lo que le decía su madre. Toda esta vida revolucionaria está plasmada en cuentos y relatos donde la muerte, los atracos, arrestos y la sangre no resulta sorprendente para una niña, pues es parte de su cotidianidad. Durante toda la obra se puede advertir la admiración, influenciada quizá por su mamá, que siente la autora por Villa. Las batallas victoriosas de los villistas sobre los carrancistas y la vida cotidiana del general son los fragmentos del relato que cuentan momentos de triunfo y alegría que, aunque cortos, otorgan un descanso al lector de tanta violencia y una tranquilidad efímera al personaje. 

 

El lenguaje dentro de la obra está cargado de metáforas, descripciones detalladas sobre los paisajes, personas y objetos y un uso vasto de verbos que hacen de la lectura más dinámica y fácil. Aunque los relatos son cortos, la forma en la que la autora no se anda con rodeos y describe la violencia como es, genera un efecto muy particular en el lector, pues dice mucho —y descarnadamente— en tan pocas palabras. 

 

Creo que Nellie Campobello con Cartucho fue pionera en la literatura mexicana del siglo XX, pues su estilo no tiene precedentes y ha servido como base para muchos de los textos hispanoamericanos. Ha mostrado el lado de la Revolución Mexicana del que poco se habla, sin disfrazarlo ni endulzarlo logrando que el lector contemporáneo pueda fácilmente entender y hasta identificarse con lo ahí escrito. Aunque la obra nos hable de un México de los Años 1910, fácilmente puede leerse como nuestro México actual. La violencia que vivimos hoy en México es igual o peor que en ese entonces, vemos la lucha de la Revolución y todas las muertes que dejó y lo sentimos muy ajeno, del pasado, cuando en realidad nada ha cambiado, todo lo contrario: empeoró. Campobello tenía razón: en esta lucha contra la violencia, todos somos cartuchos.

 

 

Para leer:

 

__Campobello, N. (2013). Cartucho. Relatos de la lucha en el norte de México. Era.

 

#InPerfecto

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *