Editorial

LA PRIORIDAD POLÍTICA.

#InPerfecciones
Con el atentado a García Harfuch cae por gravedad un tema que siempre estuvo presente de manera paralela.

 

 

Carlos Rosas Cancino / @CarlosRosas_C
carlos.rc@inperfecto.com.mx

 

¿Dónde se encuentra centrada la prioridad del Gobierno Federal?, ¿en la pandemia?, ¿en la economía?, ¿o en la seguridad?; la pregunta parece sencilla de responder si pensamos que cada encargado de dichas áreas desempeña su labor de manera eficiente, sobre todo si tomamos en cuenta que ninguna estorba a las otras dos, pero vale la pena poner en la mesa a estos tres elementos cuando tenemos una crisis en los tres sectores y que ha quedado totalmente de manifiesto con el atentado perpetrado en contra del Secretario de Seguridad Ciudadana de la CDMX Omar García Harfuch el pasado viernes 26 de junio.

 

En el orden de las cosas, la pandemia de COVID-19 resultó ser el catalizador para acelerar una crisis económica que se veía venir en el horizonte, y de manera paralela la crisis de inseguridad y violencia que resultaría inocente negar su inercia y los efectos que de ella emanan. Ahora bien, la tensión que ha generado el paro económico y las poco eficientes medidas implementadas por el Gobierno Federal se han sumado al grado de ver un escenario insostenible para muchas familias en México.

 

El semáforo epidemiológico naranja en la CDMX parece responder a un grado de desesperación oficial por reactivar la economía cueste lo que cueste, dejando en manos de la ciudadanía la responsabilidad total del control de la epidemia, justificando como sea los motivos por los cuales no se llevan a cabo pruebas que permitan hacer el seguimiento de los enfermos, terminando con la jornada nacional de sana distancia, argumentando que la curva epidémica ha descrito formas cada vez más inverosímiles, etc. lo importante es que de cara a un proceso electoral la imagen de los responsables técnicos, políticos e incluso ideológicos mantenga un estatus “positivo”

 

Con el atentado a García Harfuch cae por gravedad un tema que siempre estuvo presente de manera paralela pero que dejó de tener relevancia hasta que resultó escandalosa la manera en que con armamento de grueso calibre la presencia de los grupos criminales da un mensaje a manera de manotazo en la mesa directamente en la capital del país, y volvemos a la pregunta ¿cuál es la prioridad del Gobierno?.

 

Queda claro que la prioridad no es ni la salud, ni la economía, ni la seguridad, con un semáforo epidemiológico en naranja, el inocente “optimismo” del Presidente para no perder más empleos y la violencia acechando en las calles, el mensaje de ingobernabilidad pasó de ser preocupante a terrorífico, sobre todo cuando los cálculos para salir de todas las crisis que corren en paralelo se hacen bajo una agenda política que es cada vez más agresiva contra la crítica social y periodística con tal de legitimar lo que pase en las urnas en 2021, olvidándose de la oposición porque no cabe la menor duda que esa oposición política se encuentran en un estado comatoso profundo.

 

#InPerfecto

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *