Editorial

LOS INMUNES.

#InPerfecciones
El tiempo es implacable y ningún político puede escapar de si mismo para demostrar su incapacidad.

 

 

Carlos Rosas Cancino / @CarlosRosas_C
carlos.rc@inperfecto.com.mx

 

Según la consigna, “los pueblos tienen el gobierno que merecen”, sin embargo, me resisto a pensar que el nivel de razonamiento de los votantes es inferior a la capacidad –incluso intelectual- de los políticos, porque al final del día los electores deben elegir en base a una crítica politizada que basada en historia, resultados, coherencia, etc. les permita emitir un voto razonado dentro de un sistema electoral confiable –ese es el ideal-.

 

Desafortunadamente la política se ha convertido en un producto más de mercado que abusa del marketing sacrificando la calidad del contenido, en ese aspecto podemos ver propaganda con el rosto de los políticos retocado, muy sonrientes –con dientes muy blancos-, miradas tiernas, y frases muy profundas en las que al son de “el cambio está en ti”, “tu eres mi razón de servir” o “juntos por la nación que merecemos” generan un ambiente artificial en el que la imagen lo es todo incluso sobre la inteligencia.

 

Pero el tiempo es implacable y ningún político puede escapar de si mismo para demostrar su incapacidad –en la mayoría de los casos- para cumplir con las inalcanzables promesas hechas en campaña o para mostrar el verdadero rostro y magnitud de sus complejos, rencores, apetitos y mezquindades que terminaran por ser el sello distintivo de sus administraciones.

 

Y todo lo anterior es para poner en el contexto la figura del Gobernador de Puebla, si, Miguel Angel Barbosa el día de ayer dio cátedra de ignorancia, hipocresía y clasismo que se suma a otras virtudes como insensibilidad, ineptitud y rabia. Barbosa señaló con una seguridad monumental que “los pobres somos inmunes al coronavirus” –el momento de las carcajadas es ahora- ya que la mayoría de los casos confirmados de COVID-19 corresponden a “gente acomodada” ¿si lo saben no? –así lo dijo-. 

 

Lo grave –y también risible- es que en este momento preguntas como ¿quién votó por este sujeto? o ¿no les da pena haber votado por él? Circulan en redes haciendo referencia a este remedo de político que como Gobernador de Puebla ha dado una muestra categórica de lo que representa la 4T en funciones como gobierno, ¿y que representa?. Representa oportunismo, ignorancia , desdén, rencor, reticencia a la crítica, compadrazgo y otras linduras que tienen un severo parecido a ese anquilosado priismo –y con Barbosa es literal- impositivo y lejano a la razón.

 

Lo que ofende no es que de manera ridícula Barbosa se asuma como “pobre” y en automático inmune al coronavirus con su detente rabioso, no, lo que ofende en todo caso es que por la exhibición de su cortísimo intelecto, la imagen de los electores poblanos se vea tan ridiculizada como su Gobernador que tal parece estar dispuesto a hacerle la competencia al Presidente y desbancarlo con una demostración exquisita de su verdadera personalidad ¿éstos son los líderes que se supone sabrán sortear la crisis venidera?

 

#InPerfecto 

Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *