Editorial

DÓNDE ESTÁN LOS “MAGNÍFICOS”

#InPerfecciones
El mensaje que dejan de manifiesto los “Magníficos” que han ido abandonando el barco de la 4T resulta interesante, parece que hay un corto circuito entre lo propuesto y lo ejecutado.

 

 

Carlos Rosas Cancino / @CarlosRosas_C  
carlos.rc@inperfecto.com.mx

 

 

La presentación –y alarde- del equipo que acompañaría al Presidente durante su periodo de gobierno, era algo así como la ensoñación de un grupo de personajes con una capacidad más que sobresaliente. Los “magníficos” también entraron a la ecuación de la expectativa que levanto la retórica discursiva del Presidente, retórica que ofreció de manera literal “las perlas de la virgen”, en el marco de un ofrecimiento de índole ideológico encarnado en la figura idealizada de la Cuarta Transformación.

 

Desde luego que lo mínimo indispensable –y esperable- para la selección de secretarios, directores, coordinadores, etc. es que estén preparados, sean capaces, tenaces, y honestos –sin necesidad haberse transformado o adoctrinado por Morena-, en ese sentido el consenso no tiene línea política, porque se trata de la dirección de los destinos del país. De modo que en su momento con la presentación del equipo que habría de cambiarle la cara al país en todo sentido, la expectativa que se levantó durante la campaña parecía concretarse, con figuras con grados de maestros, doctores, especialistas, académicos, etc. ¿qué podría salir mal?.

 

Sabemos que existen dos figuras de un peso específico importante en los gabinetes presidenciales, nos referimos a los secretarios de Hacienda y Gobernación, el tema de las finanzas públicas, y lo que bajo otra figura se le podría llamar la vicepresidencia, los brazos de la figura presidencial. El maestro Carlos Urzúa toma la decisión de dejar el gabinete presidencial presentando su “denuncia” y renuncia a la Secretaría de Hacienda.

 

Una carta que a diferencia de la entregada por Germán Martínez, se concreta a hechos que llaman poderosamente la atención como la imposición de personajes que no tienen conocimiento de la Hacienda Pública, conflicto de intereses, discrepancias, y falta de eco en las propuesta hechas. ¿qué está pasando?, ¿por qué de pronto los personajes comienzan a dejar el barco?. Hay poco que explicar, la sospecha de que el círculo más cercano del Presidente incide directamente en la toma de decisiones comienza a dejar maniatados a los integrantes del gabinete que prefieren abandonar antes de sucumbir. La imposición de acciones a implementar desde el Palacio Nacional tiene entre la espada y la pared a varios secretarios que si ideológicamente discrepan, de inmediato son descalificados y tildados de “neoliberales”, “conservadores” etc. 

 

El mensaje es grave en materia de gobernabilidad, “los magníficos” parecen más “figurines” para cubrir un protocolo de gobierno que para aportar con toda esa capacidad tan anunciada por el Presidente que pretende ser el encargado en su totalidad de la toma de decisiones. Hay que tener mucho cuidado con la intolerancia maquillada de izquierda atiborrada de ideología inflexible y arrogante.   

 

  #InPerfecto

Compartir
error

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *