Editorial

CREDIBILIDAD DEL ESTADO

#InPerfecciones
“El que se gana credibilidad, se ahorra palabras” -Jorge Valdano

 

Maikel Ansted Hoffmann / @AnstedM
maikel.ansted@inperfecto.com.mx / maikel.ansted.hoff@gmail.com

 

El actual gobierno se ha caracterizado por la demagogia, que ya en una columna hace algún tiempo hablamos sobre ella. En sus discursos interminables, el jefe del ejecutivo se ha caracterizado, también, por presumir que están rescatando lo poco que queda de credibilidad hacia el gobierno (que en parte es cierto). Durante estos primeros dos años, podría definirse la situación del gobierno morenista como ambigua, pésima y sus propuestas sin fundamentos reales.

Es difícil que la mayoría de mexicanos podamos seguir creyendo en un gobierno autoritario, en discursos demagógicos e interminables “conferencias matutinas”, que por cierto, el INE le dio un ultimátum, pero es muy complicado que más de 100 millones de mexicanos le creamos a un presidente que se cree la reencarnación de la virtud misma.

Los mexicanos exigimos credibilidad, es momento de demostrarnos con hechos que aún se puede confiar en ellos.

Cierto es que las circunstancias del mundo hacen muy complicada la situación, no solo para nuestro país, que las presiones de países extranjeros a veces son fuertes, de las empresas ni se diga, pero, ¿qué hace el actual gobierno por la iniciativa privada? ¡NADA! Aunque él diga que se ha hecho muchísimo, la realidad no puede ser ocultada con bellos discursos o defensas utópicas de derechos ajenos cuando no se respetan los de la casa, la larga, larguísima fila de desempleados (me uno a esa) clama a la justicia al igual que aquellos cuyo salario miserable se ve impotente ante el egoísmo de productores y comerciantes.

¿Credibilidad? La fe solo puede tenerse en Dios, para creer en los hombres hay que demostrarlo. Sólo puede pedirse cuando antes se ha dado, lo contrario es infantilismo o, peor aún, hipocresía.

Por otra parte, si el actual gobierno desea hacer algo positivo, debería de comenzar a ser realmente honesto y honrado, la verdad es lo que el pueblo de México exige para poder creer, claridad en las cuentas de los altos funcionarios, claridad en las vacunas, en el aeropuerto de Santa Lucía, en la refinería de dos bocas, en el tren maya, en el futuro estadio de beisbol que le invertirán casi 90 mdp, y que, por cierto, es del hermano del señor presidente.

El estado ya no juega el papel de exigir credibilidad, sino de demostrar que aún le queda, por lo menos uno por ciento de ella.

¿Qué nos espera de este año ya comenzado 2021? Hace tiempo que hemos perdido la esperanza de un “Feliz año”, ahora vemos con temor y angustia lo que el futuro trae consigo: mayor pobreza e injusticia, enriquecimiento indebido, impunidad de altos cargos del gobierno.

Es cierto que los mexicanos somos pacientes, pero todo tiene su límite y la confianza y la fe del pueblo de México hacia sus gobernantes está disminuyendo considerablemente.

¿Qué hará el gobierno de “4Ta” para ganar otra vez las elecciones intermedias? Esperemos que no usen al personaje del fraude del 88, que por cierto, es una de los personajes favoritos de este gobierno.

Te comparto mi perfil de Facebook en donde encontrarás este y más artículos de interés general https://www.facebook.com/maikelanstedhoff 

Saludos, un abrazo virtual.

 #YoMeQuedoEnCasa

#InPerfecto

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *