Cultura

Literatura de Terror

#Cultura
“Ya es octubre, el mes del terror, el horror y la repulsión”

 

Fernanda S. Weffru / @alomosdedragon
fernanda.s.weffru@inperfecto.com.mx

 

SBOOKY OCTOBER #1

 

Aunque el 2020 ya ha sido lo suficientemente aterrador, ¡llega octubre! Y por eso, para celebrar el mes del terror he decidido dedicarle todas mis columnas semanales a la literatura de terror. En este Sbooky October cada miércoles se tocarán temas propios del género: sus características; los monstruos (aquí no excluimos a los humanos, aquellos que están entre nosotros son los más aterradores), criaturas, fantasmas y otros temores famosos; recomendaciones literarias (clásicos del terror y títulos contemporáneos) y autores mexicanos que no son muy conocidos pero que son joyas del terror que merecen ser leídos y ¿qué mejor que este mes para ello? En octubre se festeja a lo sobrenatural, cuando se piensa en ello, la imagen que llega automáticamente a nuestra cabeza es la de brujas, vampiros, licántropos, historias de fantasmas, leyendas y en el miedo que nos provocan. Éste último es el factor más importante en la literatura de terror. 

 

Según Tzvetan Todorov, los relatos de terror pertenecen a la categoría de lo extraño dentro de lo fantástico. En la literatura, lo fantástico es la vacilación que experimenta un ser que no conoce más allá de las leyes naturales que rigen su universo al enfrentarse a un acontecimiento aparentemente sobrenatural. Lo fantástico se alimenta pues de la incertidumbre del lector para creer, o no, lo que lee; cuando toma la decisión de creer que lo sobrenatural en el relato no es una ilusión sino una posibilidad, se entra en territorio de lo extraño. Lo extraño tiene como propósito generar una reacción en particular: el miedo. Hay que entender el miedo de una forma muy distinta a lo que sentimos al ver una película de terror, por ejemplo. El miedo en la literatura es más una inquietud que tanto lector como personaje sentirán al enfrentarse a un fenómeno sobrenatural que irrumpe su realidad cotidiana.

A menudo nos referimos también a la literatura de terror como literatura de horror, pero es importante señalar que no es lo mismo. Los relatos de horror provocan sensaciones físicas (miedo, repulsión o asco) después del evento extraño o lo desconocido, mientras que el terror provoca sentimientos de temor que se presentan el lector o en los protagonistas antes del fenómeno sobrenatural. Uno de los rasgos más característicos en el horror es la presencia de algún monstruo —ya sea sobrenatural o creada por el hombre (véase Frankenstein)— que transgrede las convenciones del mundo en el que se sitúa; mientras que en el terror no es necesaria la presencia de alguna criatura, el hombre puede ser perfectamente el responsable de los hechos que nos aterran, incluso puede tratarse sólo de ideas o especulaciones pues no existe un algo certero a lo que se pueda temer (lo que se apodera de la casa en “Casa tomada” de Cortázar o la cosa de “El horla” de Maupassant).

 

Ahora que ya tenemos una pequeña introducción de lo que caracteriza al terror y al horror, la siguiente semana veremos a detalle más ejemplos de monstruos, seres o criaturas en la literatura, desde los cuentos de Edgar Allan Poe, bestiarios de Lovecraft, hasta las novelas de Stephen King, y presentaremos obras como El monstruo pentápodo de Liliana V. Blum en donde un hombre “común” es el horror encarnado.

Si eres amante de la literatura de terror, ¿qué libros o autores del género son tus favoritos?

 

#InPerfecto

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *