Editorial

¿Qué nos ha enseñado la pandemia?

#InPerfecciones
“Aunque suene irónico necesitamos la tristeza para así poder valorar la felicidad” –Anónimo

 

 

 

Maikel Ansted Hoffmann / @AnstedM
maikel.ansted@inperfecto.com.mx / maikel.ansted.hoff@gmail.com

La pandemia, ¿qué nos ha enseñado? ¿hemos aprendido algo? ¿descubrimos que somos humanistas o materialistas?

En esta ocasión, compartiré algunas reflexiones que he descubierto a lo largo de ya más de 140 días de confinamiento por la pandemia del COVID-19.

Primero, quiera comentar algo muy personal, pero servirá para la reflexión:

El otro día por casualidad estaba escuchando en las noticias una muerte más, que raro, ¿no? (nótese el sarcasmo).

Muchas personas hemos perdido a seres queridos durante la pandemia, algunos por COVID-19 y otros, como en el caso de mi familia, por otras situaciones. 

Creo, y muchos compartirán mi sentir, que lo más difícil de estas situaciones es la falta de estar cerca y sobre todo y lo que fue más complicado para mí, es la falta de un abrazo muy fuerte de mis amigos, y de la gente que me quiere, eso es lo que más anhelo y es lo que más quiero cuando salgamos.

Somos algunos y la idea es que seamos más, y no porque alguien de nuestra familia muera, sino por reflexión, que durante este confinamiento nos demos cuenta de que lo material queda en segundo plano, que el contacto con las personas es muy necesario y más con nuestros amigos y familia.

Descubrimos que, aunque tengamos millones de dólares, la salud no se compra y es lo más importante.

También, descubrimos que platicar y tomar un refresco con nuestros amigos no es lo mismo de manera virtual.

Desarrollamos más empatía y tolerancia incluso en nuestra familia y nuestros hogares, a respetar a los demás por más defectos que tengan y valorar las virtudes que cada uno desarrolla.

Muchos de nosotros, valoramos más, a nuestra familia, a nuestros amigos y debemos entender que en cualquier momento puede morir una persona que amamos.

Asimismo, hemos aprendido a disfrutar cada día, con sus altas y sus bajas, sobre todo con mucha incertidumbre con esta pandemia y muchas veces organizar nuestro tiempo: para tareas, trabajos, familia, amigos, incluso tiempo para nosotros.

Citaré de manera textual, un fragmento de mi columna de la semana pasada: https://inperfecto.com.mx/2020/08/05/necesitamos-optimismo/ 

“Es más fácil en realidad seguir la corriente derrotista: al fin las circunstancias son propicias para ello; pero eso de levantarse y decirle sí a la vida por más mal que nos vaya, no es nada sencillo, hasta nos podrían tachar de ilusos, conformistas, o lo que sea. Pero, en definitiva, necesitamos estar optimistas: no hay mal que dure mil años.”

Finalmente, termino con un poema de Ana María Rabatté, que siempre tiene vigencia y en mi caso, siempre me hace reflexionar un poco más. 

 

Si quieres hacer feliz a alguien que quieres mucho, dícelo hoy, sé bueno… En vida, hermano, en vida.

Si deseas dar una flor, no esperes a que se muera, mándala hoy con amor…

Si deseas decir “Te quiero” a todos los de tu casa y al amigo cerca o lejos… En vida, hermano, en vida.

No esperes a que se muera la gente para quererla y hacer sentir tu afecto…

Serás feliz si aprendes a hacer felices a aquellos que te rodean…

Nunca visites panteones, ni llenes tumbas de flores; llena de amor corazones… En vida, hermano, en vida.

 

Te comparto mi perfil de Facebook en donde encontrarás este y más artículos de interés general https://www.facebook.com/maikelanstedhoff 

Saludos, un abrazo virtual.

 #YoMeQuedoEnCasa

#InPerfecto

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *