Editorial

EXPERIENCIAS DE VOLUNTARIADO EN LAS EMERGENCIAS

#InPerfecciones
La solidaridad de la población en las emergencias

 

 

Maikel Ansted Hoffmann / @AnstedM
maikel.ansted.hoff@gmail.com 

 

Ahora que estamos entrando en un proceso de aislamiento total por el COVID-19, me viene a la memoria el terremoto del 19 de septiembre de 2017. Pero, ¿porqué si no son emergencias similares?

Así es, no es algo similar, pero si lo analizamos, en el fondo la gente está preocupada, intenta protegerse, pero a la vez protege a sus seres queridos y ve la manera de apoyar.

En el momento del terremoto, coordinaba el área de Compromiso Social del un colegio al sur de la ciudad, es un colegio de prestigio por el alto nivel académico y por el nivel de responsabilidad social que tiene, sin embargo, la mayoría de familias son de un nivel socioeconómico alto y a veces cuando intentas fomentar la responsabilidad social, es complicado.

Todo comenzó el jueves 07 de septiembre de 2017 a las 23:49 horas cuando hubo un terremoto en Chiapas, y en la Ciudad de México se sintió bastante fuerte, yo estaba dormido cuando de repente comenzó la famosa y espantosa “alerta sísmica”.

En ese momento el secretario de educación pública canceló las clases para la revisión de las escuelas, sin embargo, los responsables de área tuvimos que asistir para una reunión extraordinaria, en esa reunión, se me ocurrió que al ver la situación por la que estaba pasando Chiapas, lo mejor sería realizar un centro de acopio de despensa, y eso hicimos, se publicó en la página del colegio, se mandó la información a los padres de familia y todo bien. Yo siendo optimista, pensaba que iban a llegar donativos, pero muy pocos. 

Esa fue la primera sorpresa que tuve, las familias del colegio llegaban con cajas, bolsas, costales y todo para donar. En total, se consiguieron aproximadamente 4 toneladas de donativos los cuales se llevaron el 20 de septiembre al centro de acopio de la Universidad Panamericana con quién teníamos el proyecto del centro de acopio.

El resto de septiembre, la SEP decidió suspender todo tipo de actividades escolares hasta que los colegios obtuvieran el reporte del director de obra para estar conscientes que la construcción fuera segura para la comunidad educativa. Mientras eso sucedía, hicimos un mini proyecto para ir a una visita con alumnos de 3ro de secundaria, que son más inquietos, más adolescentes, más difíciles de controlar y, sobre todo, en una escuela de puros varones.

El día que fuimos al albergue provisional con estos alumnos, que, para mi sorpresa, fueron bastantes, llegamos, entregamos los donativos que llevaban los alumnos, comenzamos a platicar por equipos con la gente que estaba refugiada ahí y posteriormente nos fuimos. Fue una experiencia que marcó la vida de los alumnos, de los profesores y de las autoridades que estábamos con ellos.

Esa fue mi segunda sorpresa, a pesar de ser jóvenes más difíciles y uno pensaría, menos empáticos por la misma adolescencia, al día siguiente de nuestra visita al albergue, 5 de los alumnos que nos acompañaron el día anterior, platicaron entre ellos y llevaron pastel, gelatina y café porque era el cumpleaños de una de las personas que estaban refugiadas en el albergue.

En particular estas dos experiencias, han marcado mi vida por diferentes puntos, por ejemplo, cuando es hora de ayudar, toda la gente, no importa ideologías, partidos políticos, estado socioeconómico, todos están dispuestos a ayudar. 

Debemos quitarnos los prejuicios que a veces hacemos con respecto a las edades, a la actitud inicial de los jóvenes. Cuando una persona quiere ayudar y regalarle una sonrisa a una persona que está sufriendo, lo hace incluso contracorriente.

En esta crisis que estamos viviendo por el COVID-19, hay muchas personas que se ofrecen como voluntarios para llevar cubre bocas, guantes de látex, batas quirúrgicas, comida a los médicos, etc., únete a alguna causa, incluso desde tu casa. De igual manera, podemos apoyar económicamente o enviando despensas a casas hogar o asilos, debido a que por ahora la cantidad de donativos económicos y en especie bajaron.

Espero que estas ideas te funcionen y te inspiren un poco más.

Como cada semana, te invito a escribirme mediante mi correo o WhatsApp: 5532990700.

Saludos, un abrazo virtual, mucha esperanza, paciencia y #YoMeQuedoEnCasa

  

 

#InPerfecto

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *