Arquitectura InPerfección Principal

EN BÚSQUEDA DE LOS MAESTROS MARCO VITRUVIO POLIÓN parte 16

#ARQUITECTURA
Lo primero que debe hacerse es seleccionar un lugar lo más cálido posible, es decir, un lugar opuesto al septentrión y al viento del norte.

 

 

Carlos Rosas C. / @CarlosRosas_C
carlos.rc@inperfecto.com.mx

 

Llegamos al Libro Quinto del tratado de los Diez Libros de Arquitectura de Vitruvio Polión. El tema de la acústica cierra lo referente al teatro que vimos la entrega anterior, y es momento de conocer los baños y las palestras, elementos característicos de la vida cotidiana romana, Sigan con nosotros.

 

LIBRO QUINTO

 

CAPITULO OCTAVO

LA ACÚSTICA

 

Después de exponer con todo detalle y con todo cuidado lo que precede, debe ahora ponerse la máxima atención en el tema que nos ocupa. En efecto, debe tenerse muy en cuenta el lugar que se elija, donde se despliegue la voz suavemente y no sea obstaculizada por algún elemento, haciéndose incomprensible. Hay diversos lugares que, de modo natural, obstaculizan las vibraciones de la voz – disonantes-, provocando un falso eco, que los griegos llaman catechountes; o bien lugares que reproducen por el eco los sonidos -circunsonantes-, que los griegos denominan períechountes; o bien lugares con resonancias -resonantes-, en griego antechountes, y también hay otros lugares donde retumba la voz – consonantes- de nombre synechountes

 

Los disonantes son lugares en los que la voz primera, al elevarse, choca con cuerpos sólidos superiores, es rechazada y desciende impidiendo la elevación de las voces siguientes; los circunsonantes son lugares en los que la voz, al esparcirse por todas partes, apaga sus sonidos intermedios y va desapareciendo sin marcar las terminaciones, ofreciendo un significado muy incierto; los resonantes son lugares en los que la voz, al chocar con un elemento sólido, elevándose, se articula erróneamente, produciendo al oído un doble sonido; en los lugares consonantes la voz, potenciada por las partes inferiores va elevándose con mayor volumen y llega al oído con un significado muy nítido. 

 

Por tanto, si se pone un cuidado especial en la elección de los lugares para el teatro, el problema de las voces de los actores quedará prudentemente subsanado, bajo el punto de vista de su efectividad. Con estas diferencias quedan indicados los diversos trazados de los teatros: los que se diseñan con cuadrados siguen la modalidad de los griegos y los que se diseñan con triángulos equiláteros, son latinos. Si alguien desea hacer uso de estas normas logrará un gran éxito en la construcción de los teatros. 

 

CAPITULO NOVENO

LOS PÓRTICOS Y PASEOS DETRÁS DEL ESCENARIO

 

Detrás del escenario deben disponerse unos pórticos para que el público pueda recogerse desde el teatro, si una lluvia repentina interrumpe las representaciones; y además unos vestuarios o soportales espaciosos para ubicar los decorados y las máquinas. Como son los pórticos de Pompeyo, en Roma, y en Atenas los pórticos de Eumene; el Templo de Baco y el Odeón, situado a la izquierda según se sale del teatro, con unas columnas de piedra que levantó Temístocles y recubrió con antenas y mástiles de naves procedentes de los despojos obtenidos sobre los persas. El rey Ariobarzanes lo reconstruyó, ya que fue incendiado en la guerra contra Mitrídates. En Esmirna podemos ver los pórticos de Estratónice. 

 

MODULACIÓN DE UN PÓRTICO

 

En Trales hay también unos pórticos a ambos lados del teatro, como si fueran escenas, sobre el mismo estadio. Y así, en otras muchas ciudades donde había arquitectos diligentes encontramos pórticos y paseos bordeando el teatro. Conviene que estos paseos sean de dobles columnas: dóricas las columnas exteriores, con sus arquitrabes y adornos, levantadas con armónica proporción. Y la anchura desde las columnas exteriores, por su parte inferior, hasta las columnas intermedias será igual a su altura y la misma anchura habrá desde éstas hasta las paredes que circunvalan los paseos del pórtico.

 

 

Las columnas intermedias sean una quinta parte más altas que las exteriores, pero de orden jónico o corintio. Las proporciones y la simetría de las  columnas no tendrán la misma consideración que las columnas descritas en los templos, ya que en los templos las columnas deben plasmar cierta gravedad y en los pórticos y en obras similares, las columnas deben mostrar una cierta delicadeza. Si las columnas van a ser de estilo dórico, su altura, contando los capiteles, se dividirá en quince partes; una de estas partes se fijará como módulo y el desarrollo de toda la obra se adaptará a la medida de este módulo. El imoscapo tenga un diámetro de dos módulos; los intercolumnios disten cinco módulos y medio; exceptuando el capitel, la altura de la columna será de catorce módulos; de un módulo será la altura del capitel y su anchura de dos módulos más una sexta parte. Las restantes proporciones se llevarán a cabo tal como dijimos en el libro tercero, al tratar sobre los templos. Por el contrario, si las columnas van a ser jónicas, divídase su fuste -sin contar la basa ni el capitel- en ocho partes y media: una parte será para el diámetro de la columna; la basa junto con el plinto medirán la mitad del diámetro; el capitel se estructurará como quedó explicado en el libro tercero. Si se tratara de columnas corintias, el fuste y la basa serán como las de estilo jónico, pero su capitel se conformará como hemos explicado con el libro cuarto. Súmese el añadido o adición que tienen los pedestales, debido a sus escabeles desiguales, como lo hemos descrito en el libro tercero. Según ha quedado explicado en volúmenes anteriores, los arquitrabes, cornisas y restantes elementos se realizarán en proporción a la columna.

 

TEATRO Y PÓRTICO DE POMPEYA

 

Los espacios intermedios entre los pórticos quedarán al aire libre y, en mi opinión, deben adornarse con plantas verdes, ya que los paseos descubiertos ofrecen una mayor salubridad. En primer lugar, son muy saludables para la vista, pues las plantas hacen que el aire sea sutil y tenue y, debido al ejercicio corporal, va penetrando paulatinamente en el cuerpo y aclarando la vista; de este modo, se elimina el humor denso de los Ojos y en su lugar queda una suave agudeza visual; además, como el cuerpo adquiere más calor al desplazarse por los paseos, el aire va absorbiendo sus humores, reduce su cantidad y los debilita destruyendo los que son lesivos para el cuerpo humano. Tal circunstancia puede comprobarse, cuando vemos fuentes bajo cubierto o bien aguas subterráneas procedentes de abundantes pantanos:  de estas aguas no emana ningún vapor nebuloso; pero en lugares y paseos descubiertos, al salir el sol, la tierra se ve afectada por sus rayos, que estimulan los vapores de los lugares donde abundan las aguas, los eleva acumulándolos hacia las alturas. Por tanto si realmente en los lugares al descubierto el aire absorbe los humores más molestos para el cuerpo, como lo vemos en la tierra por medio de las nieblas, en mi opinión, no debe quedar ninguna duda en la conveniencia de hacer, en todas las ciudades, paseos al aire libre, muy amplios y muy adornados. Para que permanezcan siempre secos y sin barrizales, debe procederse de la siguiente manera: 

 

Háganse unas excavaciones vaciando el terreno lo más profundamente posible; constrúyanse a ambos lados unas zanjas de drenaje y en las paredes que estén orientadas hacia el paseo, colóquense unos pequeños canales, inclinados hacia las zanjas. 

 

Terminadas las zanjas de drenaje, rellénese el lugar con carbones y allánense y nivélense los paseos con arena gruesa. Debido a la porosidad natural de los carbones y a la verticalidad de los canales o tubos, en las zanjas de drenaje se va recogiendo el agua que sobra y los paseos quedarán perfectamente terminados, sin ninguna clase de humedad.

 

TEATRO Y PÓRTICO EN OSTIA

 

En esta clase de obras se ubicarán también los almacenes, donde nuestros antepasados guardaban lo necesario para la ciudad. En momentos de asedio es más fácil encontrar cualquier otra cosa que la leña; la sal sin ninguna dificultad se importa con anterioridad; el trigo se almacena fácilmente tanto colectiva como particularmente y, en caso de que faltara, puede sustituirse por legumbres, carne o verduras; el agua se recoge ahondando pozos o bien con las lluvias imprevistas que discurren por el tejado. Lo que resulta difícil y penoso es disponer de leña, absolutamente necesaria para cocer la comida pues en tales circunstancias se transporta muy lentamente y, la verdad es que se emplea en grandes cantidades. En tales momentos de asedio, estos paseos quedan abiertos y se asigna una cierta medida a cada persona, en relación a la tribu a la que pertenezca. Los espacios abiertos ofrecen dos importantes ventajas: salubridad en tiempo de paz y seguridad en tiempo de guerra. Por esta razón, los paseos que bordean la escena de los teatros y los que bordean los templos de los dioses, pueden proporcionar una gran ayuda y provecho a las ciudades.

 

CONJUNTO EN POMPEYA

 

En mi opinión, este tema ha quedado ya suficientemente explicado; seguiré ahora con la descripción de la disposición de los baños públicos.

 

CAPITULO DÉCIMO

LOS BAÑOS.

 

Lo primero que debe hacerse es seleccionar un lugar lo más cálido posible, es decir, un lugar opuesto al septentrión y al viento del norte. En la sala de los baños calientes y en la de los baños templados la luz debe entrar por el lado del poniente; si la naturaleza o situación del lugar no lo permite, en ese caso tomará la luz desde el mediodía, ya que el tiempo fijado para los baños va desde el mediodía hasta el atardecer. Debe procurarse que los baños calientes para mujeres y hombres estén juntos y situados con esta orientación, ya que así se logrará que los útiles de la casa de baños y el horno para calentar sean los mismos para ambos sexos.

 

Sobre el horno se colocarán tres calderas de bronce: la de agua caliente, la de agua templada y la de agua fría. Deben colocarse de manera que la cantidad de agua que procede desde la caldera templada hacia la de agua caliente sea la misma que desemboque desde la caldera de agua fría en la del agua templada; así también las salas abovedadas de las piscinas se calentarán con el mismo horno.

 

CALDARIUM, BEIT SHEIN, SUR DE GALILEA

 

Los pisos elevados de los baños de agua caliente deben alzarse de la siguiente manera: en primer lugar, se pavimentará el piso inclinado hacia el horno, mediante unas baldosas o tejas de un pie y medio, de modo que si arrojamos una pelota no pueda detenerse en el piso sino que por sí misma vaya a parar a la boca del horno; la llama se expandirá así sin ninguna dificultad bajo el piso abovedado. Sobre el suelo colocaremos unos pilares de pequeños ladrillos de ocho pulgadas, teniendo en cuenta que se puedan intercalar en medio unas tejas de dos pies; la altura de los pilares será de dos pies. Los pilares estarán compuestos de arcilla amasada con pelo y sobre ellos colocaremos unas tejas de dos pies, que soportarán el pavimento. Si las estancias abovedadas son de mampostería, resultarán más eficaces y provechosas, pero si fueran de madera colóquese debajo una falsa bóveda de barro, de la forma siguiente: háganse unas regletas (cabrios) o unos arcos de hierro y mediante numerosos garfios de hierro también cuélguense del entramado; colóquense tales regletas o arcos de modo que puedan asentarse e introducirse las tejas sin formar bordes, entre dos regletas; así, todo el conjunto abovedado resultará perfecto, ya que se apoyará en una estructura de hierro. 

 

BAÑO ROMANO EN BEIRUT

 

Las junturas de estas bóvedas se recubrirán, por la parte de arriba, con arcilla amasada con pelo y, por la parte inferior, la que mira hacia el pavimento, se dará primero una mano de yeso y barro cocido y después se enlucirá con estuco, o bien con escayola. Si en las estancias de baños de agua caliente se construyen dobles bóvedas, ello proporcionará una mayor utilidad; el vaho del vapor no logrará corromper la madera del entramado, sino que se dispersará entre las dos bóvedas. Las dimensiones de los baños serán proporcionadas al número de bañistas: su anchura medirá una tercera parte menos que su longitud, sin contar la sala de la bañera ni la de la piscina. La bañera debe situarse debajo de la ventana, pero de modo que los bañistas, que están alrededor, no impidan ni estorben el paso de la luz con sus sombras. 

 

Es muy conveniente que las estancias de las bañeras sean espaciosas, ya que al ocupar los bordes los primeros bañistas, puedan permanecer con toda seguridad los que esperan en pie. La anchura de la piscina entre la pared y la galería no debe ser inferior a seis pies para que el escalón inferior y el asiento ocupen únicamente dos pies. La sala de los baños de vapor y la sala para sudar -saunas- quedarán contiguas a la sala de baño de agua templada; su anchura será igual que su altura hasta el borde inferior, donde descansa la bóveda. En medio de la bóveda, en su parte central, déjese una abertura de luz, de la que colgará un escudo de bronce, mediante unas cadenas; al subirlo o al bajarlo se irá ajustando la temperatura de la sala de baños de vapor. Conviene que la sala de baños de vapor sea circular con el fin de que, desde el centro, se difunda por igual la fuerza de las llamas y la del vapor, por toda la rotonda de la sala circular.

 

CAPITULO DÉCIMO PRIMERO

LA PALESTRA.

 

Aunque en Italia no tenemos costumbre de construir palestras, no obstante debe explicarse e indicarse cómo las construyen los griegos, al menos ésa es mi opinión, tal como nos las han legado. En las palestras deben formarse peristilos cuadrados o alargados; el perímetro del paseo que las circunvala medirá dos estadios, en griego diaulon; tres pórticos serán sencillos y un cuarto pórtico será doble, que estará orientado hacia el sur con el fin de que, cuando arrecien tormentas acompañadas de viento, el agua no pueda penetrar en la parte interior. En los tres pórticos sencillos se ubicarán unas espaciosas «salas de tertulia» con asientos, donde puedan exponer sus opiniones y puedan discutirlas los filósofos, los retóricos y otros hombres de ciencia a quienes agradan estos estudios.

 

PALESTRA EN POMPEYA

 

El pórtico doble constará de los siguientes elementos: en su parte central, un «efebeo», para ejercitarse los jóvenes, cuya longitud será una tercera parte mayor que su anchura; en la parte derecha se instalará el «coriceo» y junto a él, el «conisterio» desde el conisterio hasta el rincón o ángulo del pórtico se instalará una sala de baños, de agua natural, que los griegos llaman loutron; en la parte izquierda del efebeo estará situado el «eleotesio» (estancia para masajes con aceite) y muy cerca de él, el baño de agua fría; desde este baño hasta la esquina del pórtico correrá un pasillo o acceso hacia el «propnigeo». 

 

PALESTRA EN GRECIA

 

Pasando dentro, frente al baño de agua fría se situará una sauna abovedada con doble longitud que anchura; en sus ángulos o esquinas por una parte estará el lacónico con la misma estructura que antes hemos descrito y, frente al lacónico, se ubicará la sala para lavarse con agua caliente. Los peristilos deben distribuirse en la palestra, como anteriormente se ha descrito. Fuera de la palestra se abrirán tres pórticos: uno, para quienes salen del peristilo y los otros dos, situados a derecha e izquierda, para que se ejerciten los atletas; de estos dos pórticos, uno quedará orientado hacia el norte, tendrá dobles columnas y una anchura extraordinaria; el otro pórtico será simple; entre la parte próxima a la pared y entre la que está al lado de las columnas se trazarán unos lindes, a modo de senderos, excavados en su parte intermedia, cuya anchura no será menor de diez pies. 

 

PLANTA, PALESTRA CLÁSICA

 

Los escalones para descender a la plataforma tendrán unos márgenes de pie y medio y la plataforma no menos de doce pies; así quienes vayan paseando vestidos por los márgenes no serán molestados por los atletas, ungidos con aceite. Los griegos llaman xystos a este pórtico, ya que los atletas se entrenan en estadios cubiertos, durante el invierno. Cerca del xisto y del pórtico doble se dispondrán unos paseos al aire libre -en griego, paradromídas– que nosotros llamamos xistos: durante el invierno los atletas se ejercitan en estos paseos, si hace buen tiempo. Los xistos deben construirse siguiendo el siguiente plan: entre los dos pórticos se plantarán unos plátanos y a través de ellos se trazarán paseos y lugares de reposo, construidos con «mortero de Signia». Detrás del xisto se construirá un «estadio», donde un gran número de espectadores, sin apreturas, pueden observar las competiciones de los atletas. He descrito con todo detalle los edificios que parecen necesarios dentro de las murallas de una ciudad, con el fin de distribuirlos convenientemente.

 

#InPerfecto

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *