Cultura

LOS GOBIERNOS SOCIALISTAS DEL ANÁHUAC (Tercera Parte)

#Cultura
HOY ES LA TERCERA ENTREGA DEL TEMA “LOS GOBIERNOS SOCIALISTAS DEL ANÁHUAC” DEL DR. IGNACIO ROMERO VARGAS YTURBIDE.

 

 

 

Raúl “Tlahuilcuauhtli” González 
raul.glz@inperfecto.com.mx

 

 

 

MA CUALLI TONALLI (BUENOS DÍAS)

HOY ES LA TERCERA ENTREGA DEL TEMA “LOS GOBIERNOS SOCIALISTAS DEL ANÁHUAC” DEL DR. IGNACIO ROMERO VARGAS YTURBIDE.

 

ORGANIZACIÓN POLÍTICA ANAHUACA

Primero hay que determinar los principios fundamentales de su organización para poder comprenderla. Así como el pensamiento  y las creencias de los pueblos son frutos de la observación y de la elucubración humana, la organización política está en íntima relación con el pensamiento, científico, filosófico y religiosa de los pueblos.

Del concepto matemático, astronómico, físico y biológico que tuvieron del universo los anahuacas, mediante la observación de la naturaleza y la reflexión, conformándose a ella y superándola también, establecieron un orden político y social adecuado a las condiciones físicas, económicas y científicas, con el propósito fundamental de promover y preservar la vida de la colectividad en el país, alcanzando de tal suerte un alto grado de cultura y conocimiento, tanto de la naturaleza de la tierra como del universo. Solo mediante esta forma colectiva de organización humana (que es la cultura), integrando grupos por servicios de trabajo activo y la ocupación total del territorio productivo, pudieron vencer las dos grandes deficiencias que había en el país; la carencia de bestias de tiro y carga, y la falta de cereales panificables.

Por ello, aunque lograron realizar grandes adelantos en materia política, científica y artística, por no tener bestias de tiro y de carga no sintieron la necesidad de buscar hierro, por lo que estaban atrasados en mecánica y en instrumentos de guerra. Y por falta de alimentos panificables, su desarrollo estaba íntimamente unido al cultivo de la tierra, y expuesto a fuertes conmociones causadas por el hambre y la peste, teniendo varios años de perdida en las cosechas. Todo ello manifiesta el error de aquellos que quieren establecer un orden comparativo de evolución por edades (de la piedra, bronce y hierro) señalando grados de evolución similares al Viejo Mundo a los del Nuevo. Profundo error.

Por estas causas económicas, los principios fundamentales de la organización política en Anáhuac fueron diferentes de Europa, donde privó una cultura individualista y de ahorro basada en el atesoramiento y formación de peculios e intereses particulares que dan margen al despojo y a la provocación ininterrumpida de guerras, justificando la usurpación, por convenir así a sus intereses.

Así se explica que, en tanto que en Europa los intereses económicos y los prejuicios raciales, también europeos, determinaran sus formas de gobierno, desde la antigüedad clásica hasta la fecha, en Anáhuac en cambio, con su cultura colectivista de esfuerzo y de servicio, privara la organización económica por TEQUIYOTL, oficios u ocupaciones, tomando en cuenta  la agrupación por servicios en colectividades autosuficientes. De aquí, el carácter particular de sus instituciones cuyos principios fueron fundamentalmente los siguientes:

1.- La ocupación total del territorio aprovechable económicamente, por lo que establecieron el sistema de CALPOLTIN, caseríos, rurales de casas dispersa, bienes comunes y trabajo, tequiyotl, faena, por riguroso turno.

2.- La base fundamental económica era la agricultura, por lo que se estructuró  una basada en los ciclos calendáricos de los diversos productos agrícolas, combinándolos y sujetándolos a la producción de las diversas regiones del país. Por eso estudiaron y conocieron admirablemente los ciclos de producción de toda la fauna y la flora del país.

3.- Por la razón anterior, establecieron como principio fundamental la distribución de productos y reparto de ellos por medio de un doble sistema, ya con una organización admirable de comerciantes y del comercio, o con la administración, recolección y redistribución, de impuestos o tributos en todo el país, realizando un intercambio extraordinario entre las zonas de producción agrícola y los centros manufactureros.

4.- Siendo la agricultura y la manufactura las bases económicas, para darles estabilidad y firmeza, establecieron e integraron zonas económicamente autosuficientes, autónomas (que se norman así mismas) y autárquicas (que se dan propio gobierno) por medio de pactos de amistad, vínculos matrimoniales, o en último caso por tratado de paz, estableciéndose el respeto de costumbres, estatuto jurídico y economía, locales y regionales, por parte de las federaciones.

5.- Establecieron una superestructura de carácter federal e interestatal en materia política, educativa, científica y cultural con un sistema impositivo o tributario, antes mencionado, adecuado a las necesidades tanto del gobierno como de las diversas entidades de la federación, ya para subvenir a los gastos públicos o para la redistribución de la producción de unas regiones a otras en combinación con dicha organización especial en materia mercantil. Dado estos principios fundamentales podemos distinguir dos clases de organizaciones:

A.- Las territoriales, que eran: 1.- El calpulli rural (autónomo y disperso); 2.- El calpulli urbano (autónomo y concentrado a manera de barrio); 3.- La región o icniuhtli de calpoltin, hermandad, fraternidad, grupo de amistad de caseríos (entidad regional autónoma) llamado tlahtocayotl, gobierno; 4.- Los territorios o señoríos del estado (autónomos, pero la autoridad dependía del estado) llamados tecuhyotl, señorío; 5.- El estado (independiente) llamado ueytlahtocayotl, gran gobierno; 6.- la federación de estados llamada tlatacaicniuhyotl, hermandad o amistad de gobernantes, o tecpillotl, conjunto de principales o palaciegos.

B.- Las instituciones, jerarquías centralizadas de gobierno, que podían ser: locales (la organización religiosa, los gremios industriales, las sociedades de señores) o federales (las jerarquías educativa, administrativa, fiscal, judicial, gubernamental o política, la comercial y la militar).

El gobierno de toda agrupación, tanto territorial como institucional, correspondía a una asamblea de ancianos o expertos en la materia, elegidos por los miembros de la agrupación. “Nada se hacía, afirman los cronistas, sin consultar en asamblea”. Esta invariablemente era encabezada por dos jefes, cuyos puestos generalmente eran vitalicios; uno era administrador y otro ejecutor, casi siempre el primero anciano y con derecho de sucesión, y el otro más joven. Era elegido por la asamblea, dependiendo de las circunstancias particulares de cada agrupación, la determinación de las normas y procedimientos de ejecución. La asamblea se llamaba in cohuayotl, círculo o a manera de serpiente.

Los criterios de distinción, de agrupación o de separación de la población eran: la icniuhyotl, amistad, basados en pactos o en parentesco, la yaoyotl, enemistad causada por el estado de guerra; o la tequiyotl, ocupación u oficio, constituido por la división del trabajo, por lo que la mayoría de los nombres de agrupación son geográficos o se refieren a sus ocupaciones e industrias, y no como muchos autores han establecido, a principios raciales, étnicos. Como ejemplo, podemos señalar a Tetzcoco, lugar de arbustitos, y a los azteca, los alados, especialistas en la industria plumaria, por lo que dieron tanta importancia al comercio de la pluma.

 

El próximo martes es la última entrega de “LOS GOBIERNOS SOCIALISTAS DE ANÁHUAC” vamos a explicar las personas que conformaban el “CALPULLI”.

 

#InPerfecto

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *