Editorial

REPITIENDO LA FÓRMULA.

#InPerfecciones
Y después de la consulta –interna- el dedazo que postula nuevamente a Miguel Barbosa, veamos si les alcanza.

 

 

Carlos Rosas C | @CarlosRosas_C
carlos.rc@inperfecto.com.mx

 

 

Es probable que se trate más de un tema de sensibilidad que de política, sin embargo, el contexto de las cosas deja más elementos que analizar que propiamente el hecho de la elección –nuevamente- de Miguel Barbosa como candidato a la gubernatura del estado de Puebla por MORENA, cosa que desde diciembre pasado se vino manejando después del “accidente” que cobró la vida de la Gobernadora Martha Erika Alonso y el Senador Rafael Moreno Valle.

 

Desde el momento en que las suposiciones sobre el atentado voltearon a señalar a Miguel Barbosa como el posible autor de dicho atentado, la postura de la dirigencia  MORENA encabezada por Yeidckol Polevnsky ha sido volver a posicionar como candidato a Barbosa aún con que el llamado de miembros del partido a no volver a postular al mismo candidato por un tema que ha obedecido más a lo que parece fue la observación de la oportunidad que grupos dentro de MORENA que levantan la mano para acceder a postular a un candidato que convenga más a intereses que evidentemente no se encuentran ceñidos a la forma en que la presidencia del partido maneja.

 

La discusión y forma en que se elige nuevamente a Barbosa deja de manifiesto aquellas prácticas que tanto se han criticado por parecerse más al clásico dedazo que años atrás era de lo más normal, solo que ahora bajo el esquema de la tradicional encuesta con la que se legitimó la elección interna del candidato, deja al descubierto –sin ser sorpresa- las divisiones dentro del partido y las maneras un tanto impositivas con las que Polevnsky ha venido manejando al partido que se auto proclama como el mejor ejemplo de democracia en el país.

 

Dichas divisiones o fracturas representan aspectos naturales dentro de cualquier organización política, eso es cierto, sin embargo, ahora viene la parte donde durante la campaña exprés se presentarán situaciones que si políticamente la dirigencia de MORENA no ha presupuestado, es probable que Barbosa sufra nuevamente un descalabro buscando la gubernatura de Puebla, porque si hacemos memoria, hace 25 años con el asesinato de Luís Donaldo Colosio, se dio el fenómeno del voto del miedo, que terminó dando la victoria a Ernesto Cedillo.

 

En este momento, aunque la figura de Barbosa fuera la mejor opción –suponiendo sin conceder-, el sentir de los votantes puede cargarse del lado del partido al cual pertenecía la desaparecida Martha Erika Alonso,  por un hecho simple y llanamente de empatía hacia quienes la postularon y llevaron a la gubernatura, independientemente de la serie de acusaciones que se han hecho sobre ella y su familia y los nexos que dicen los que saben de supuestos que tenían con la mafia “huachicolera”.

 

El punto es que la seguridad que manifiesta MORENA para obtener la victoria el próximo 2 junio, tiene el riesgo de convertirse en frustración si no han presupuestado lo que viene en materia de elementos que presentarán los partidos con lo  que habrán de competir, además de tener que lidiar con todas esas sabandijas que dice Polenvsky se encuentran listas para sabotear los intereses de partido.

#InPerfecto

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *