Cultura

PINTORES MAYAS

#Cultura
Las pinturas se plasman en lienzos, papeles, muros, maderas y cualquier otra superficie donde el artista pueda pintar y expresar sus ideas, sus pensamientos o sus sentimientos.

 

Raúl González
raul.glz@inperfecto.com.mx

 

CUALLI TLANEZI (BUEN AMANECER)

 

Las artes pictóricas de los mayas

Por Revista Explore -agosto 19, 2020

Se entiende como pintura a aquella actividad gráfica que utiliza pigmentos naturales o sintéticos para plasmar composiciones pictóricas. Las pinturas se plasman en lienzos, papeles, muros, maderas y cualquier otra superficie donde el artista pueda pintar y expresar sus ideas, sus pensamientos o sus sentimientos. Los mayas no eran ajenos a las artes pintorescas, poseían extraordinarios conocimientos al implementar técnicas en la época prehispánica que se caracterizaban por sus cualidades estéticas que fueron plasmadas en vasijas de cerámica, en murales y en los antiguos códices. En estas obras se pueden apreciar escenas acompañadas de jeroglíficos que reflejaban una parte de la visión de esta tribu como sus ceremonias, su calendario, etc.

 

Los colores y pigmentos mayas

 

Los mayas desarrollaron métodos artificiales para crear sus pigmentos. Mezclaron minerales como la malaquita y la azurita que importaban gracias a su sistema comercial. Algunos colores se obtenían sin ningún problema, por ejemplo, el blanco se obtenía al quemar la cal. Cuando los mayas querían obtener otros tonos, suponían mayores costos. El azul maya o turquesa, se producía al mezclarse materiales vegetales como el índigo y arcillas de atapulgita o montmorillonita, su utilización se asociaba con temáticas religiosas. Los colores de las pinturas mayas llaman la atención por sus tonalidades y matices, según con las referencias, los murales se pintaban cuando la preparación del aplanado se había fraguado. A esta técnica se le conocía como “fresco seco”, consistía en aplicar los pigmentos en las paredes casi secas, para finalizar con las obras con colores mezclados con agua de cal (mezzo-fresco), este procedimiento permitía que la pintura se mantuviera en la superficie. La paleta de los colores que usaban los mayas era extensa, había matices rojos, morados opacos, naranjas y tonalidades rosadas, amarillentas y verdes.

 

Cabe la probabilidad que los trazos iniciales de los diseños eran ejecutados a cargo de maestro artesano, después los ayudantes o aprendices se encargaban del resto al agregarles los colores y corregir los trazos finales. En algunas ocasiones, las labores se repartían entre varios pintores especializados. Con el tiempo, la pintura evolucionó al pasar de formas geométricas a imágenes zoomórficas.

Los artistas y pintores mayas

Los pintores pertenecientes a la época clásica, tenían una impresionante sensibilidad y apreciación al unir las artes pictóricas con el sistema de símbolos de los jeroglíficos, con el propósito de plasmar composiciones complejas en la cerámica. Dichas representaciones dejaban entrever la sabiduría y dominio de los mayas en la cosmogonía y en la historia de su pueblo.

 

Por su parte, las habilidades manuales de los artesanos que trabajaban con la cerámica era extraordinaria, con sus manos moldeaban vasijas y luego le agregaban pequeños rodillos de barro a una base con la forma de una tortilla para obtener piezas simétricas de paredes delgadísimas. A pesar de que diversas culturas pintaban y creaban objetos artísticos, los mayas se destacan por su pulimiento de las superficies y su amplia gama de colores.

 

En el Período Posclásico Tardío, las pinturas sufrieron un cambio a causa del auge del comercio que se relacionaron con los rituales de adivinación. En aquellos años, se tenía como costumbre el volver a pintar las fachadas con tonalidades vívidas que se relacionaban con los dioses y los puntos cardinales. En los interiores de las construcciones, se hacía lo propio, se retocaban los murales o se sustituían con nuevos diseños conmemorativos del “katún”, unidad maya cíclico que consta de 20 años según el calendario maya.

 

Entre las ilustraciones mayas más famosas son los murales de Bonampak en medio se la selva chiapaneca Lacandona y en Calakmul, Campeche. En Yucatán, se pueden apreciar grabados, rostros de animales y huellas de manos en las Grutas de Loltún, incluso, en las Grutas de Balankanché se han hallado metates, accesorios cerámicos, pedazos de jade, joyería, vasijas, entre otros.

FUENTE:

 

LES MANDO MUCHOS SALUDOS Y BENDICIONES…

#InPerfecto

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *