Especiales #InPerfecto

Ted Bundy: Más allá de una cara bonita.

#EspecialesInPerfecto
“La sociedad quiere creer que puede identificar a las personas malvadas, o a las personas malas o dañinas, pero no es factible. No hay estereotipos”
-Ted Bundy

 

Luna de Octubre  / Karina Alvarado
redaccion@inperfecto.com.mx

 

“La sociedad quiere creer que puede identificar a las personas malvadas, o a las personas malas o dañinas, pero no es factible. No hay estereotipos”

-Ted Bundy

 

El asesino serial que vuelve para dar de que hablar gracias a la película que fue protagonizada por el actor ZacEfron donde se muestra el carisma y buen parecido de este icónico personaje, dando lugar a que mujeres romanticen y sexualisen al mismísimo Ted.

 

Pero, ¿en realidad conocen su historia?

 

En la década de los 70´s un narcisista, carismático, manipulador, sádico y de muy buen parecido asesino, golpearía, violaría, mataría y mutilaría a por lo menos 30 mujeres en los Estados Unidos.

 

Hablemos un poco de su pasado, hijo de una madre soltera por lo cual fue criado por sus abuelos pensando que su madre era su hermana, hasta que a sus 24 años se diera cuenta de la verdad al pedir un acta de nacimiento; era un niño introvertido fue hasta su adolescencia que comienza con los actos delictivos.

Estudio psicología donde conocería a su primer amor, Brooks una joven de buen estatus social, atractiva, de pelo largo, negro y lacio con apartado por el medio, quien le rompería el corazón y tomaría como perfil para elegir a sus futuras víctimas.

Fue hasta el año 1974 que se conoce a su primera víctima oficial, una joven universitaria la cual sobreviviría a la violación con una pata de la cama y la golpiza en la cabeza con una barra de metal que la dejarían con secuelas cerebrales de por vida.

Su modo operandi se basaba en engañar mujeres jóvenes fuera de los supermercados y universidades  usando su carisma, buen parecido y un yeso en el brazo pidiéndoles ayuda para cargar cosas a su “bocho” donde las golpeaba con una barra dejándolas inconscientes se las llevaba para comenzar su tortura la cual constaba en estrangularlas, violarlas, asesinarlas y descuartizarlas, guardando sus cuerpos para seguir satisfaciéndose cuando le era imposible asesinar, hasta que el olor le era insoportable.

Siguió asesinando hasta 1975 cuando fue detenido tras encontrar en su auto elementos que lo ponían como sospechoso en intento de secuestro, un retrato robotizado y una llamada a la policía sospechando de sus comportamientos tras la desaparición de esas mujeres de su entonces pareja, con la que vivía en familia.

Es llevado a prisión ya con cargos de asesinato tras encontrar cabellos de mujeres a las que había asesinado, decide representarse a sí mismo lo que le da oportunidad de escapar dos veces, la primera siendo encontrado a los 6 días y la segunda logra huir para seguir asesinando bajo una nueva identidad, periodo donde asesina a una niña de 12 años; fue hasta 1979 que es atrapado al haber reconocido la matrícula de su auto, fue llevado a juicio bajo su propia defensa logrando aplazar su veredicto hasta que una mordida en el trasero de una de sus víctima terminó dándole la total culpabilidad y la pena de muerte en la silla eléctrica, la cual logró aplazar por años dando localizaciones y confesiones de sus asesinatos incluso ayudó a atrapar a un asesino.

Durante los años en prisión le llegaban cartas de mujeres quienes creían en su inocencia y le decían que lo amaban, mismas que asistían a los juicios donde durante un interrogatorio aprovechó para pedirle matrimonio a una de ellas con la cual se casó y tuvo una hija.

En sus últimos años dio entrevistas a psiquiatras quienes analizaron su estado mental considerando a Bundy como una persona narcisista, sociópata y manipuladora.

Un día antes de su ejecución brindó una entrevista donde confesaría 36 asesinatos y la influencia de la pornografía en sus actos sádicos.

El 24 de enero de 1989 el día de su ejecución fuera de la prisión de Florida multitudes de personas y medios de comunicación esperaban la noticia de su muerte la cual recibieron con aplausos, por otro lado admiradoras lloraban aun creyendo en su inocencia.

Ted se convirtió en uno de los asesinos más emblemáticos de los Estados Unidos.

 

 

Y dime…

¿Aún te sigue pareciendo encantador?

¿Seguirás dejándote llevar por las apariencias?

 

Karina Alvarado

Mty., N.L, México

5/12/20

 

 

#InPerfecto

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *