1968

El 68 en medio de jóvenes.

1968, EN LA MEMORIA DE MÉXICO.

Llegamos al final de la historia, donde se ha comprobado muchas y otras cosas, pero de lo que debemos darnos cuenta es recordar ese momento de estudiantes antes de desaparecer.

 

Marto GoAg

martogoageek@inperfecto.com.mx

 

Cualquier vestigio de brote de las calles se limpió, los estudiantes fueron masacrados y ahora nadie se atrevía a pararse y ver al ejército a los ojos ya que ellos eran unos asesinos, pareciese una escena sacada de una película de terror, una escena en donde el bien parecía no ganar.

 

Los eventos del 68 han sido sucesos que han marcado duramente a nuestro país, a tal grado que 50 años después seguimos sufriendo por estos acontecimientos y los seguimos conmemorando, y aunque desde el área geek se pueden ver muchos aspectos del 68, en donde más que hacer algo, pudimos apreciar que después de esto  se trató a los jóvenes como “El problema”, como hoy en día, la diferencia es que los jóvenes de ahora están más informados, tal vez cuenten con una mayor información a favor de ellos con un marco jurídico más amplio, o tal vez no, tal vez ni siquiera recuerden esto.

 

Desafortunadamente se vive en una sociedad donde te recuerdan si mueres mientras tratas de cumplir  tus objetivos, y la sociedad recuerda a los estudiantes del 68, sin embargo, hay una gran diferencia entre recordar, y celebrar, porque a pesar de que estos estudiantes murieron, nos dejaron el siguiente dia para nosotros, ya que siempre existirán jóvenes y si alguno llega a ser silenciado, uno puede decidir quedarse callado, o tomar su lugar y seguir exigiendo los mismos derechos que desde 1968, esto no es de un joven, o de una persona que decidió levantarse, ha sido la voluntad de los alumnos del 68, de los alumnos de los 70’s, 80’s y 90’s y que ahora adoptamos como nuestra, adoptamos la voluntad de nuestros compañeros del 68 para volverla nuestra.

 

No hay que dejar morir los sueños, “Los sueños nos salvan, los sueños nos elevan y nos convierten en algo mejor”, por esa misma razón los estudiantes del 68 defendían sus ideales hasta la muerte, hasta el final de sus sueños, y la única forma de defenderlos era mediante sus ideas, argumentos y más ideas, por eso este movimiento es tan importante porque es la primera vez que vemos que un grupo o grado de las universidades públicas toman parte de las decisiones externas de sus instituciones para poder luchar por su universidad, luchar por lo que ellos aman, sus sueños, tantos miles de estudiantes, luchando por un mismo propósito, escenario tan admirable que pocas veces lo hemos vuelto a ver.

 

Parece muy lejano, pero desde el área geek comprobamos que muchos de estos alumnos leen cómics, e iban a ver películas como varios de nosotros, y aunque existan 50 años de diferencia, lo importante será no ver esos años, y ver a los compañeros caídos, como nuestros compañeros, y con la misma indignación que sentimos al perder a nuestros compañeros solo toca enfrentar estos mismos problemas por los cuales hace 50 años un millar de estudiantes salieron a las calles, de manera inteligente, pacífica, pero exigiendo que esto se acabe, la violencia al estudiante se acabe, con las mismas peticiones, ¡Ni perdón ni olvido!, uno nunca debe olvidar a los estudiantes del 68, porque ese día sabremos que los estudiantes dejamos de soñar.

 

#InPerfecto

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *