Turismo Turismo Sustentable

EL RENACER EN EL DESIERTO.

#TurismoSustentable

Febrero 19, 2018

 

Atenea Sánchez.

atenea@inperfecto.com.mx

 

¡Hola!

Seguramente, alguna vez has escuchado que “el ave fénix renace de las cenizas”, pero, ¿realmente tenemos que esperar a sentir que las llamas nos alcanzan para iniciar cambios en nuestra vida?

Quiero lograr que leas esta columna con más emoción que nunca y en ella te llevaré a un lugar que definitivamente cambió mi perspectiva de la vida, estoy segura qué si tu vivieras este viaje, definitivamente sentirías como emerge ese nuevo “yo” dentro de ti.

Puedo decirte que este destino yo no lo escogí, pues tú no puedes elegirlo, el desierto te llama a ti, así como me eligió a mí hace ya cuatro años, hoy quiero invitarte a realizar este viaje conmigo, trataré de compartirte un poquito de lo mucho que significa para mí EL DESIERTO DE WIRIKUTA.

 

 

En aquel tiempo, conocí la comunidad de la Flor del Desierto, ubicada en el bellísimo Altiplano Potosino, un lugar lleno de rincones mágicos con milagros de vegetación, una comunidad integrada por hombres y mujeres valientes, que día a día llevan su vida en las montañas, conscientes de la importancia de la lucha y el respeto por su territorio, sus recursos, su cultura y gracias a ellos tuve la oportunidad de compartir experiencias únicas.

A través de este viaje, pude sentir realmente lo que es el voluntariado, aprendí a ver lo que es vivir en una comunidad rural, experimenté un enriquecedor intercambio cultural, percibí que puedo aportar y recibir más de lo que imaginé en un fin de semana, todo fue cuestión de compromiso, mi entusiasmo, la actitud, el trabajo individual-colectivo y el cómo deseé disfrutar esa experiencia con la comunidad y la madre naturaleza.

Me enamoré de los paisajes que mis ojos pudieron contemplar, de la inexistente red WIFI, la forma de organización y los ideales de la comunidad, la experiencia de utilizar los baños secos, la participación y disposición de todos mis compañeros de viaje, la fusión entre el campo y la ciudad, la variedad de productos que nos ofrecían los habitantes de la región, la sazón de sus deliciosos platillos entre ellos los “cabuches” (botón floral comestible de la biznaga), ahí conocí por primera vez la magia y el verdadero significado de un temazcal; pero sobretodo, me enamoré de los autores intelectuales de esta maravillosa experiencia, el proyecto Colectivo Patas Verdes.

Colectivo Patas Verdes es un proyecto que surge hace aproximadamente seis años, inició en la comunidad de “Las Margaritas”, en sus propias palabras: es una familia llena de intenciones, acciones, corazones nobles y vivos.

Sus principales metas en comunidades del altiplano potosino son:
– Generar proyectos productivos, apoyando en la gestión y el acompañamiento a la comunidad.
– Transmitir alternativas y propuestas sustentables.
– Fomentar el valor a la defensa a su territorio, sus recursos y el amor a su tierra sin destruirla.

A través de sus actividades de voluntariado, por un lado, buscan aportar a la comunidad rural, generar un “pretexto” para convivir y promover la participación colectiva a través de la creación de comités, en otro sentido, despertar la consciencia de los voluntarios para valorar lo que se tiene, disfrutar de la naturaleza y aprender algunas de las actividades que se hacen en la comunidad.

Ya te compartí un poquito de mi viaje del desierto, pero que me dices tú, ¿te atreverías a vivir esta experiencia?, en esta ocasión me gustaría que no te quedes en la intención y que te atrevas a dar el paso, ¿aceptas el reto? Mi invitación es a que escuches el llamado del desierto y te des la oportunidad de realizar algo diferente, de conocerte a fondo y de renacer.

La próxima aventura de voluntariado será a la comunidad de El Salto, primera comunidad libre de minería, saliendo desde CDMX o Querétaro el viernes 16 y regresando el lunes 19 de marzo, es un viaje para realizarlo solo, acompañado de amigos, la pareja o en familia.

El viaje tiene una cuota de recuperación económica que incluye la alimentación, el transporte, materiales para las actividades, visita al pueblo mágico de Real de Catorce y una parte se destina para el fondo de emergencias de la comunidad.

Entre las fotografías que te comparto, podrás visualizar el flyer con más información y detalles del viaje, así como los datos de contacto. Agradezco a Flor Martínez de Colectivo Patas Verdes por su pasión y amor a este proyecto y su apoyo para la redacción de esta columna.

Viaja, disfruta y reencuéntrate contigo a través de nuestro México.

¡Nos leemos en la próxima aventura!

No olvides seguir mi columna y nuestras otras secciones a través de nuestro FB.

P.D. Algunas de las fotografías son de mi autoría, otras más son cortesía de Colectivo Patas Verdes, gracias.

#InPerfecto

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *