Arquitectura InPerfección Principal

NUESTRO HOGAR, UN RECORRIDO POR EL MUNDO Parte 15

#Arquitectura
Menos conocidas son las sorprendentes formas de las cabañas de tablones de los haida, decoradas con llamativas pinturas y rematadas con los primeros tótems.

 

Carlos Rosas C / @CarlosRosas_C
carlos.rc@inperfecto.com.mx

 

John May ha realizado un trabajo extraordinario en su publicación “CASAS HECHAS A MANO Y OTROS EDIFICIOS TRADICIONALES”, en esta ocasión, toca el turno a los “Edificios de Norteamérica” de ésta serie dedicada a “NUESTRO HOGAR, UN RECORRIDO POR EL MUNDO”, que no deja de sorprendernos. sigan con nosotros.

 

EDIFICIOS DE NORTEAMÉRICA.

 

Tanto los iglúes de los esquimales como los tipis de los indios de las llanuras forman parte de nuestro imaginario cultural y los reconocemos, con justicia, como magníficos exponentes de refugios sencillos y a la vez ingeniosos.

 

Menos conocidas son las sorprendentes formas de las cabañas de tablones de los haida, decoradas con llamativas pinturas y rematadas con los primeros tótems. Las cabañas de troncos pueden adquirir cualquier forma y estilo.

 

Al igual que los enormes graneros tan característicos de Norteamérica o las casas construidas por los primeros colonizadores: las I-houses, las cracker houses y las saltbox houses. La comunidad shaker creó un lenguaje arquitectónico caracterizado por las formas austeras y sin ornamento que hoy en día mantiene plena vigencia. Por último, el estilo de las casas de adobe de Nuevo México, diseñadas por lo indios pueblo y adaptadas a las zonas desérticas, han adquirido un merecido renombre internacional.

 

IGLÚ ESQUIMAL.

 

El iglú (del inuktituit iglu) es un tipo de refugio en forma de cúpula construido con bloques de nieve por los esquimales, o inuit, de regiones boreales. En un principio solo los construían los pueblos de las regiones árticas centrales de Canadá y la región de Thule (Qaanaaq), o de Groenlandia, pero con el tiempo fueron adoptados por todos los grupos esquimales polares. La forma de los iglúes, levantados sin cimbra, fue evolucionando a lo largo de miles de años de sucesivos aciertos y errores.

 

PROCESO DE CONSTRUCCIÓN DE UN IGLÚ

 

Los hay de tamaño muy diverso, aunque los más conocidos son los las pequeños: simples cúpulas de bloques de nieve que podían construirse en cuestión de horas y servían de abrigo temporal a los cazadores. Los de mayor tamaño eran viviendas semipermanentes durante los meses invernales; en verano, cuando la nieve empezaba a fundirse, los esquimales se trasladaban a tiendas desmontables con estructura de colmillos de narval y recubiertas de pieles de foca cosidas, más adecuadas para los meses estivales. También se construían casas de nieve de gran tamaño (karigi), hasta 6 metros de diámetro, con fines ceremoniales o para celebraciones.

ESCENA TÍPICA AL INTERIOR DE UN IGLÚ

 

En su interior, el calor de los seres humanos, la lumbre y la llama de las lámoaras de grasa animal asciende y queda atrapado por la estructura de la bóveda, de excelentes propiedades aislantes. El aire frío, en cambio, desciende y queda confinado en el túnel de entrada, que se encuentra por debajo del nivel del suelo interior. De esta manera, el iglú resulta habitable y conserva una temperatura interna en torno a 15,5ºC  o más aunque la temperatura exterior sea de -40ºC.

 

PROCESO DE CONSTRUCCIÓN DE UN IGLÚ

 

Para evitar que la estructura de nieve se deshiciera, los iglúes a veces se forraban con pieles de caribú, que formaban una capa de aire frío por encima y contribuían a un mayor aislamiento. Con el paso del tiempo la superficie del iglú forma una capa de hielo impermeable que también aumenta la resistencia estructural, hasta el punto de que una persona podría subirse en lo alto sin hundirlo.

 

Esta invención de tiempos remotos aprovecha más el simple y omnipresente de los materiales para crear un refugio eficiente desde el punto de vista térmico y es uno de los exponentes más destacados de la arquitectura popular.

 

FICHA TÉCNICA DE IGLÚ

 

CABAÑA DE TABLONES DE LOS HAIDA.

 

El pueblo amerindio de los haida ha vivido en las Islas Reina Carlota, junto a la costa de la Columbia Británica, y en la Isla Príncipe de Gales, frente a Alaska, desde hace entre, 7,000 y 10,000 años. Son pueblo aislados que desarrollaron sus propios métodos y artesanías, y fueron los primeros en construir tótems. 

 

 

Tambien construían monumentales canoas de guerra, tripuladas hasta por cincuenta guerreros, con un único tronco de cedro y que utilizaban para sus incursiones. Los haida eran excelentes talladores y artistas. El contacto con los europeos en 1774 tuvo consecuencias dramáticas para su forma de vida y capacidad de supervivencia de acuerdo con sus tradiciones.

 

CABAÑA DE TABLONES HAIDA

 

Hasta entonces eran cazadores-recolectores y pescadores que vivían en pequeñas aldeas formadas por una o más hileras de cabañas de madera situadas en la playa, entre el mar y el bosque, y en torno a la casa central, perteneciente al jefe.

 

CABAÑA DE TABLONES HAIDA

 

Para los haida, estas cabañas, construidas con tablones de cedro rojo, tenían una importancia vital para su cultura y albergaban el mundo espiritual de sus antepasados. En su construcción concurrían numerosas ceremonias y tenía que estar correctamente orientada y construida en un orden concreto.

 

CABAÑA DE TABLONES HAIDA

 

Existían dos tipos principales: las cabañas de doble jácena, las más comunes, y las de ocho jácenas, que solo se encuentran en las Islas Reina Carlota. El interior se distribuía alrededor de un hogar central abierto en el que el fuego ardía sin cesar. Las cabañas pequeñas tenían de medida unos 6 x 9 metros y vivían en ellas entre treinta y cuarenta familiares cercanos, mientras que las de gran tamaño podían llegar a los 15 x 18 metros y acoger al doble de habitantes, familia inmediata incluida.

 

Solo han sobrevivido dos pequeñas aldeas haida, en una de las cuales se encuentra Masset (pendiente blanca), la cabaña haida más grande construida desde 1850, se conoce como “Casa de los Monstruos” del jefe Weah, tiene una estructura de ocho jácenas y mide 17 metros; se necesitaron 2,000 personas para construirla. 

 

FICHA TÉCNICA, CABAÑA DE TABLONES HAIDA

 

#InPerfecto

 

FUENTE

CASAS HECHAS A MANO Y OTROS EDIFICIOS TRADICIONALES.

ARQUITECTURA POPULAR

PAGINAS 120, 121, 122, 123, 124, 125

AUTOR: JOHN MAY

EDITORIAL: BLUME

PRIMERA EDICIÓN 2011

ISBN: 978-84-9801-523-2

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *