Editorial

Cheque en blanco 

#InPerfecciones
El pasado miércoles la cámara de diputados y el senado, votaron a favor de modificar la ley de adquisiciones y arrendamiento, una ley que fue modificada fast track, sin darle el debido análisis.

 

Dr. Jaime Del Rio
editorial@inperfecto.com.mx

El pasado miércoles la cámara de diputados y el senado, votaron a favor de modificar la ley de adquisiciones y arrendamiento, una ley que fue modificada fast track, sin darle el debido análisis. De lo que se trata es de facultar al ejecutivo de realizar compras en el extranjero de insumos médicos y medicamentos, sin necesidad de someter a una investigación de mercado y tres cotizaciones.  Esto es una más, que suma al poder autoritario del gobierno, se está privilegiando los compadrazgos y las asignaciones directas. En lo que va de este sexenio el 80% de las asignaciones se han hecho de manera directa y un 10% por medio de invitación restringida, por lo que sólo el 10 % de los contratos de la 4T se han transparentado y han participado en licitaciones.

Dicen los diputados de Morena que se hace para terminar con el desabasto de medicamentos.  Este gobierno nos tiene sumidos en una crisis sanitaria, la peor de la historia de este país, excusas sobran, que si son vicios del pasado, que si hay corrupción en el abasto de medicamentos, que si se los roban, que las cadenas de abastecimiento son monopólicas y así una serie más. El hecho es que en el mandato de poco más de 18 meses de Andrés Manuel López Obrador, se ha recortado el presupuesto al sector salud en mas del 30%, se terminó con el seguro popular y se creó la maltrecha figura del INSABI, un sistema de seguridad muy deficiente y acotado. Se terminaron los programas de apoyo al cáncer de mama, cérvico uterino y ovario, los más frecuentes en las mujeres; se acabaron las aportaciones para organismos estaban relacionados con la atención de problemas de salud, cómo el de personas con discapacidad y no dejo de mencionar a las estancias infantiles, necesarias para el funcionamiento del sector laboral mexicano. 

El argumento para dañar a todos los mexicanos fue en aras de acabar con la corrupción, pero a la fecha, al igual que el huachicol, no hay ni uno solo detenido por corrupción. Lo que indica que sólo es una estrategia de comunicación. 

Millones de mexicanos han quedado desprotegidos, a los burócratas les canceló su seguro médico, a otros los dejó sin seguro popular, otros más salieron del catálogo de enfermedades cubiertas por el insabi y finalmente y muy lastimosamente, los pacientes con cáncer se quedaron sin medicamentos.  Y aquí quiero hacer un análisis de lo ocurrido, a su llegada al gobierno, el Sr presidente decidió cancelar todos los contratos de abasto de medicamentos que realizaba con terceros, es decir compañías que comercializaban los medicamentos, que compraban directamente de los laboratorios, para posteriormente entregarlas en los destinos solicitantes. Lo cual sonaba muy bonito en teoría, pero en la práctica eso era imposible, al menos a corto plazo. Los laboratorios no tienen esa infraestructura para distribuir medicamentos y conservarlos. En un santiamén el gobierno de la 4T se había ahorcado, más bien a los enfermos mexicanos, se comenzó a vivir un desabasto de medicinas en todo el país, llegando a faltar hasta alcohol, guantes, gasas, productos de primera necesidad.   

A todo este problema agreguemos que la secretaría de hacienda, sin ninguna experiencia, haría las compras de medicamentos. Esto fue la estocada final, el oficial mayor de la secretaría tendría que autorizar todas las compras de medicamentos e insumos, esto fue una tarea imposible y el desabasto se agravó.  

Los hospitales tuvieron que recortar sus servicios y disminuir la capacidad de trabajo, primero las cirugías, después las consultas y los servicios de laboratorio; el personal contratado bajo la figura del outsourcing desapareció y con ello, médicos, enfermeras, técnicos de laboratorio, personal de limpieza, secretarias y otros más. En varios discursos, AMLO mencionó que desaparecería este figura de trabajo porque no ofrecía las condiciones laborales adecuadas , el problema es que al eliminarlo desapareció la fuente de empleo de miles de personas, que esperaban ser contratadas con todas las prestaciones de la ley. Se desarticuló una parte importante del funcionamiento del sector hospitalario, aunque él no lo vea.  

Desde hace mas de un año el desabasto de medicamentos para el tratamiento de cáncer ha sido parte del debate público, miles de padres de hijos con cáncer y adultos que lo padecen, se han manifestado contra el gobierno, exigiendo tratamientos completos y de calidad.  Todo el aparato de gobierno ha manifestado que esto no es así, que si existe abasto de medicamentos. Falso, no hay medicinas en las farmacias de los hospitales y en el mejor de los casos se cuenta con algunos de los medicamentos, pero no con todo el kit de manejo. Es muy importante mencionar que el tratamiento de estos problemas es muy elaborado y llega a tener mezclas de 3 y 4 medicamentos. Imagínense que sólo les puedan poner uno o dos, así no tendríamos un resultado favorable. Sabemos las posibilidades de remisión cuando se administra el tratamiento completo, ahora imaginen si se aplica solo la mitad o menos. La mentira fue tal que el secretario de salud dijo que no era necesario el uso de todos los medicamentos, que no se alteraba el resultado, esto le valió una cantidad enorme de reclamos y burlas.      

El problema sigue sin resolverse, hace una semana falleció Ana lucía de 3 años, un caso de tantos que gracias a las redes se ha difundido.  Ana padecía de leucemia linfoblástica aguda y al recibir las quimios presentó una reacción alérgica a uno de los medicamentos más importantes, el sector salud no tiene opciones de tratamiento para estos pacientes, a pesar de que existen medicamentos sustitutos, por lo que prácticamente se estaba desahuciando a la pequeña. Los padres comenzaron a comprar el medicamento sustituto, dosis de 30 mil pesos semanales y a pesar de ello también generó una reacción, por lo que tuvieron que salir del país en busca de opciones de tratamiento que encontraron en Suiza y que tras 6 meses de manejo finalmente muere por una recaída de la enfermedad. Quizá el caso de Ana Lucía es especial por las reacciones alérgicas o por que fallece en circunstancias que el padre achaca a la falta de pericia de los médicos suizos y al desabasto de medicamentos en México, el hecho es que miles de pacientes sufren este calvario todos los días, la incertidumbre se no saber si van a seguir con vida y si además llegarán los medicamentos para su tratamiento. Es un sufrimiento al que no deberían ser expuestos, ni los pacientes ni los familiares, pero la insensibilidad del gobierno es criminal.

El hecho de que el legislativo haya aprobado esta ley que faculta al ejecutivo para la compra discrecional de medicamentos sin los debidos protocolos de licitación y sobre todo de la regulación sanitaria, es muy preocupante. Ahora los pacientes no sólo se tendrán que preocupar por que el medicamento esté disponible, también deberán preocuparse de que este no provenga de países como la India o China y que estén avalados por comités científicos locales o regionales. EL presidente argumentó en alguna de sus mañaneras que estarían avalados por la OPS (organización panamericana de salud), lo que me deja aún más dudas, ¿este organismo está facultado para esto?, creo que no tiene ni idea de lo que habla. 

Como siempre se legislan leyes opacas y sin normas claras para su aplicación, lo que deja un hueco legal inmenso para que se genere mayor corrupción y sobre todo en detrimento de los enfermos mexicanos. 

Todo el sufrimiento adicional a la enfermedad de los pacientes y las muertes relacionadas por la falta de medicamentos debe estar en la conciencia del presidente y  los funcionarios de este gobierno y algún día deberán de ser juzgados por ello. 

 

 

#InPerfecto 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *