Editorial

Lo que depende de mí y lo que no.

#InPerfecciones
Herramienta práctica para sufrir menos


Theo laurendon
theo.laurendon@inperfecto.com.mx

 

Decía Epicteto, filosofo romano, que la principal causa del sufrimiento de los seres humanos es no saber discernir lo que depende de nosotros y lo que no.
Casi 2000 años después, esta constatación sigue siendo igual de actual.
Debido a que el sistema educativo no se enfoca en enseñar a vivir mejor sino a tener más conocimientos que nos preparen para el mundo laboral, nadie nos ha enseñado esta distinción fundamental: lo que depende de mí…y lo que no.

Y es que a menudo cargamos en nuestros hombros responsabilidades que no dependen de nosotros, lo cual no hace sufrir más. Nos sentimos culpables…frustrados…enojados con la vida, sintiéndonos victimas trágicas de una existencia sin sentido.
O, podemos también caer en el otro extremo: culpar a los demás, al sistema, la economía, Amlo, nuestros padres, la vida etc. de nuestros problemas. “Es que me haces enojar” decimos.

Los estoicos (la escuela a la cual pertenecía Epicteto) nos enseñaban que de nosotros no dependía: lo que hacen los demás, cómo reaccionan los demás, lo que piensan los demás, lo que sienten los demás, los acontecimientos que ocurren fuera de mi etc.
De nosotros depende: lo que pensamos, lo que hacemos, lo que decimos, lo que sentimos, y en general como queremos vivir y enfrentar nuestras circunstancias…

El ejercicio es muy sencillo y muy poderoso, transformador incluso:
Antes de enfrentar cualquier situación difícil (o mientras la estamos viviendo) debemos escribir, o pensar, la lista de las cosas que depende de nosotros y las que no.
Soltar lo que no…y responsabilizarnos con lo que sí está bajo nuestra influencia…

Tal sencillo…y a la vez tan difícil.
Tan profundo….y tan necesario…

 

 

#InPerfecto
 

Compartir
error

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *