Especiales #InPerfecto

¿Cómo es el Mictlán?

#EspecialesInPerfecto
Con nueve niveles verticales y descendientes, y con dos deidades, el Mictlán es indudablemente uno de los lugares más increíbles que se ha concebido en la cosmología Mexica.

 

 

 

Marto GoAg / @MartoGoAg
martogoageek@inperfecto.com.mx

El Mictlán es traducido al español como “Lugar de los Muertos”, y es una de las partes fundamentales para la cosmología Mexica, a pesar de lo que se podría pensar, el Mictlán no es una especie de Infierno, si no es un nivel inferior al cual todas las almas de las personas que han dejado este mundo deben ir.

Bernardino de Sahagún a través de su libro “Historia general de las cosas de la Nueva España” nos cuenta que el camino para llegar era largo y peligroso, el cual constaba de nueve niveles verticales y descendientes.

También nos cuenta que al tiempo en el que morían los señores y nobles “les metían en la boca una piedra verde que se dice chalchihuitl; y en la boca de la gente baja, metían una piedra que no eran tan preciosa, y de poco valor, que se dice texoxoctli o piedra de navaja, porque dicen que la ponían por corazón al difunto”, se creía que este viaje al Mitclan duraba 4 años, y una vez llegado a este lugar después de todos los obstáculos, las almas de los difuntos serian recibidas pro las deidades del inframundo.

En la tradición Mexica, la dualidad es algo sumamente representativo, tanto es así que Ometeotl, el Dios Creador esta representado en dos personas, pues en esta ocasión, las deidades del inframundo son Mictlantecuhtli y Mictlancihuatl, los cuales recibían las almas de los difuntos y les anunciaban el fin de su pesar y su largo caminar.

Los nueve niveles son las pruebas que toda alma debía pasar, y una vez superadas estas pruebas de 4 años, los difuntos podían regresar a descansar y comer algo, y se cree que de aquí proviene la tradición del Dia de Muertos, pero… ¿Cuáles son estos niveles?

  •  Itzcuintlán; también llamado Chiconahuapan o “lugar de perros”, se ubica a la orilla de un caudaloso río, y el alma del difunto debía atravesar este río con la ayuda de un xoloitzcuintle de color pardusco, el color era de suma importancia, ya que, si se le pedía ayuda a un perro blanco, este se negaría, por otro lado si el perro era negro, este no aceptaría la tarea.
  •  Tepectli Monamictlan; conocido como el “lugar de los cerros que se juntan”, en este nivel existen dos cerros que se abren y se cierran, los cuales chocan entre sí de manera continua, los muertos debían cruzar entre estos cerros buscando no ser triturados.
  •  Iztepetl; es un cerro cubierto de pedernales filosos, los cuales desgarraban los cadáveres que buscaban escalarlos para poder pasar este nivel.
  •  Iztehecayan; también conocido como el “lugar de viento de obsidiana”, era un sitio desolado de hielo y piedra, un lugar congelado, tan grande y con vientos tan fuertes que era fácil caer congelado, era un sitio compuesto de ocho colinas en las que siempre cae nieve.
  •  Paniecatacoyan; Lugar donde la gente vuela y se voltea como banderas, es un lugar ubicado al pie de la ultima colina del Itzehecayan, allí muchos muertos debido a los vientos tan fuertes que existían perdían el suelo y eran arrastrados hasta que eran liberados para pasar al siguiente nivel.
  •  Timiminaloayan; “Lugar donde la gente es flechada”, era un extenso sendero en el cual manos invisibles en los lados del sendero enviaban puntiagudos proyectiles para atacar a los muertos, estas flechas eran las perdidas durante batallas.
  •  Teocoyuhuehualoyan; en este lugar los jaguares abrían el pecho de los muertos, con el único fin de comerse su corazón.
  •  Izmictlan Apochcalolca; Es una laguna de aguas negras, en el cual los muertos terminaban de descansar y su alma (tonalli) se liberaba de este cuerpo completamente.
  •  Chicunamictlan; El muerto debía atravesar las nueve aguas de Chiconauhhapan, y una vez terminado este obstáculo, su alma se liberaría de los padecimientos de su cuerpo gracias a Mictlantecuchtli y Mictecacihuatl

Obviamente, los muertos debian llecar algunos amuletos y pertenencias, los cuales falicitarian su camino, como agua, mantas, armas y sobre todo papeles en el que dos oficiales le colocaban lo siguiente.

“Veis aquí con que habéis de caminar, y poníanle entre las mortajas, y así amortabajan el difunto con sus mantas y papeles que estaban aparejados, poniéndolos ordenadamente ante él, diciendo; Veis aquí con que habéis de pasar en medio de dos sierras que están encontrandose una con otra; y más le daban al difunto otros papeles, diciendole: Veis aquí con que habéis de pasar el camino donde está una culebra guardando el camino. Y más daban otros papeles diciendo: Veis aquí con que habéis de pasar a donde está la lagartija verde, que se dice Xochitonal, y más decían al difunto: Veis aquí con que habéis de pasar ocho páramos; y más daban otros papeles diciendo: Veis aquí con que habéis de pasar ocho collados; y más decían al difunto: Veis aquí con que habéis de pasar el viento de navajas”

Y al final de este viaje, el muerto debía entregar a Mictlantecuhtli los tributos que se entregaron antes de despertar a la orilla del río.

#InPerfecto

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *