Editorial

¿Que es el Amor?

#InPerfecciones
El Amor ha inspirado las más grandes obras de arte, a los todos maestros espirituales a lo largo de la historia, organizado culturas, alumbrado inventos, unido millones de almas, plasmado la paz infinitas veces

 

 

Theo Laurendon
Psicólogo y profesor del Centro de Estudios Sophia

centrosophia.com.mx
theolaurendon@gmail.com

 

El Amor ha inspirado las más grandes obras de arte, a los todos maestros espirituales a lo largo de la historia, organizado culturas, alumbrado inventos, unido millones de almas, plasmado la paz infinitas veces y educado a todos los seres humanos de todos los tiempos. Es la causa de todo lo mejor que se ha hecho en nuestra historia.
Pero también es, al menos en apariencia, la «causa» de lo peor: multitudes de parejas que «por amor» se pelean, mienten o lastiman; miles de políticos que «por amor» quieren cambiar el país aunque en realidad lo hacen por interés personal; bombardeos publicitarios basados en neuromárketing que nos quieren hacer comprar «para que seamos más felices»etc. Y para usar otro ejemplo muy extremo pero muy real, tanto Hitler como Musolini o Pablo Escobar (para solo citar algunos) han los tres creado mucho sufrimiento en el mundo, pero además tenían otra cosa en común: que durante su juventud soñaban con mejorar las cosas, querían ayudar a forjar un mundo mejor. Tenían buenas intenciones y deseos y amor. Amaban a su país y a su gente.

 Cualquier rigoroso buscador y amante de la verdad, cualquier autentico filosofo o discípulo, a lo largo de la historia, sintió y vivió esta gran verdad que consiste en que nuestro ego tiende a manipular el amor para que deje de ser incondicional y le beneficie solo a él.
Lejos de hacernos perder la fe en la realidad de la existencia del Amor, nos debería invadir una profunda curiosidad y un sólido compromiso de descubrir la forma de no caer en «el falso amor» y de vivir con la más auténtica pureza posible.

Diferenciaríamos por lo tanto, tres tipos de amor: el amor de máscara, el amor condicional y el amor incondicional. El amor de mascara pretende hacer el bien pero la persona que miente sabe que no es así, es falso, malicioso y cobarde. No es amor sino deseo personal. 

La persona que experimenta el amor condicional ama o cree amar bajo ciertas condiciones y porque recibe algo a cambio, no tiene por qué ser algo material sino que suele ser psicológico, es decir, recibir atención, cariño, poder, influencia etc. Es el amor más común.

¿Cómo podemos reconocer el amor incondicional y ser capaces de ser canal?


El para qué y el cómo es lo que mejor define el amor. Su finalidad es hacer el bien, iluminar. ¿Y cómo? Siendo uno con aquello que se contempla.
El amor es una energía fundamental del universo y que requiere, para poder vivirla, la conciencia de ser uno con otros seres y el anhelo incondicional de hacerles el bien de forma altruista, siendo coherente con nuestros pensamientos, palabras, sentimientos, intensiones y acciones. No se puede llamar amor la conducta de alguien que quiere amar pero no se arriesga a hacerlo, o de aquel que ayuda pero maldice en silencio a los que ayuda etc.

¿Cuántas veces nos falta coherencia a la hora de vivir el Amor en un nivel o el otro? ¿O que lo que llamamos amor no sea otra cosa que amor condicional en vez de incondicional?

 


Yo era miedo y me volví protección.
Yo era herida y me volví compasión
Yo era deseo y me volví ofrenda
Yo era yo y me volví Amor
“Yo” desapareció y pude Ser, simplemente
Cuando Fui, Ame. Y me volví Amor

Poema budista

#InPerfecto 

Compartir
error

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *