Editorial

SOÑAR DESPIERTOS, ¿UNA REALIDAD?

#InPerfecciones
“La esperanza es el sueño del hombre despierto” -Aristóteles

 

 

 

Maikel Ansted Hoffmann / @AnstedM
maikel.ansted@inperfecto.com.mx / maikel.ansted.hoff@gmail.com

Hay muchas cosas en la vida que pueden quitarnos, o que pueden dejar de ser o existir. Podemos pasar de un estado de serenidad, de bienestar a otro de infortunio, de malestar general. Pero, a pesar de que nuestra fortuna de un revés y que parezca que todo nos sale mal, nos queda un recurso al que recurrimos cada vez que podemos: el sueño. No me refiero al sueño físico que generalmente se lleva a cabo por la noche, sino al famoso “soñar despiertos”.

Creo que no habrá ser humano que no esté de acuerdo con que soñar despierto es una necesidad tan importante como lo es el comer o el beber, sin embargo, casi nunca hablamos de nuestros sueños, tenemos miedo, por lo general, a que los demás lo destruyan con la cruda realidad. Así que preferimos guardar silencio sobre ellos a pesar del deseo de comunicarlos.

Normalmente cuando soñamos despiertos imaginamos una situación ideal; rechazamos inconscientemente la realidad y practicamos una especie de evasión (como dirían los psicólogos). Si estamos en un determinado lugar, queremos estar en otro distinto, si no tenemos trabajo, soñamos con ser el director de alguna compañía y, si contamos con la suerte de tenerlo, soñamos con unas vacaciones. Soñamos despiertos, y nos cuesta trabajo volver a la realidad. Hay también otra especie de sueños, los sueños altruistas, es decir, soñamos con ser héroes o santos, soñamos con llegar a ser un San Francisco de Asís, una Santa Teresa de Calcuta o un Gandhi. No creamos que los sueños son cosas de niños, a menos que jamás despertemos y prefiramos vivir eternamente de sueños y no de realidades.

La realidad que estamos viviendo actualmente se nos presenta demasiado dura, demasiado frustrante. Entonces preferimos soñar despiertos para evadirnos un poco y, me atrevo a decirlo, estamos en lo correcto: necesitamos soñar despiertos. Pues bien, quizá soñemos que la corrupción va a terminar y que todos aquellos que en el pasado o en el presente se aprovechan de sus puestos para robar y en algunas ocasiones, hasta para asesinar, serán enviados todos ellos a la cárcel. Nuestro sueño puede ir aún un poco más lejos a tal grado que la corrupción será un recuerdo desagradable, pero solamente un recuerdo. O, por poner otro ejemplo, podemos soñar que la cura del sars-cov-2 covid-19, está a la vuelta de la esquina.

En fin, podemos soñar despiertos sobre un sin número de temas tanto personales como de índole social. Cierto es que despertamos a una realidad cruda y difícil, pero quizá llegará el momento en que nuestros sueños se vuelvan reales. Al menos, el soñar despiertos indica que nuestro espíritu puede pensar e imaginar una sociedad nueva y mucho mejor que la que existe en nuestros días. Recordemos que los grandes cambios empiezan normalmente en la imaginación.

Te comparto mi perfil de Facebook en donde encontrarás este y más artículos de interés general https://www.facebook.com/maikelanstedhoff 

Saludos, un abrazo virtual.

 #YoMeQuedoEnCasa

#InPerfecto

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *