Editorial

EMOCIÓN.

#InPerfecciones
La oportunidad que tiene la 4T en la mesa para legitimar su lucha contra la corrupción es sin igual, sin duda taparía muchas bocas.

 

 

Carlos Rosas Cancino / @CarlosRosas_C
carlos.rc@inperfecto.com.mx

 

El Senador Ricardo Monreal dice que la extradición de la nueva estrella mediática –es decir Emilio Lozoya-, sacudirá el escenario político en México, aunque también utilizó palabras como “estruendo” y “temblor”, así como para ponerle sal al discurso y hacerlo más atractivo y sobre todo sin olvidar esa tónica propagandista de la 4T. Lo interesante es que al Senador se le patina la realidad nacional, habla de sacudidas, temblores y estruendos políticos como si éste escenario se encontrara estático, se nota el síndrome del político enano que cuando goza de los privilegios del poder “ni la vida le pasa”, por eso esa narrativa en el es totalmente natural, ni modo que tantos desayunos con López Obrador sean de a gratis. 

 

Desde luego que igual que en febrero pasado se celebró la captura de Emilio Lozoya, ahora se celebra su extradición, parafraseando de manera hilarante al Presidente, “como nunca se combate la corrupción”, y ya en términos menos hilarantes la parte seria del asunto es que ahora que llegará Emilio Lozoya “dispuesto a soltar la sopa”, es que este asunto al que se le está dando tanta difusión no se convierta en la cortina de humo que le vendría como anillo al dedo al Presidente y compañía para tapar lo concerniente a la gestión de la Pandemia de COVID-19, independientemente de que el Gobierno se haya lavado las manos trasladando la responsabilidad total a los ciudadanos para que en los números finales la repartición de las culpas sea menos dura.

 

La expectativa que se ha generado por ver a Lozoya enfrentando un proceso judicial en México, sin duda es emocionante, es como el capítulo del lunes en la novela del momento, el nervio, la emoción de conocer nombres, los amparos, y hasta los que vayan a dar positivo para COVID-19 de manera deliberada para desmarcarse del proceso, forman parte de ese capítulo tan esperado pero que debe tomarse con mesura porque si bien es positivo que la justicia toque a la puerta de todos los implicados, por otro lado era lo menos que se esperaba de la actual administración, sobre todo cuando el “cacareo” de la lucha contra la corrupción ha sido uno de los ingredientes discursivos más utilizado por el Presidente.

 

La oportunidad que tiene la 4T en la mesa para legitimar su lucha contra la corrupción es sin igual, sin duda taparía muchas bocas y sería una sacudida positiva en materia de justicia en México, sin embargo, como lo he señalado en muchas ocasiones, todos los temas importantes en el país han de verse de manera paralela y no uno encima de otro, la responsabilidad de aplicar la justicia es una obligación del Estado, igual que la obligación de mantener un sistema de salud eficiente, igual que la obligación de tener una estrategia de seguridad contundente, en fin, todo es importante, la embriaguez del momento no debe superar la conciencia sobre la emergencia sanitaria ni sobre lo económico, la oportunidad debe verse de manera integral porque falta mucho por resolver.

 

#InPerfecto 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *