Editorial

¿Qué es el Amor?

#InPerfecciones
Es más complejo de lo que a veces creemos…

 

Theo Laurendon
theo.laurendon@inperfecto.com.mx


El Amor ha inspirado las más grandes obras de arte, a los todos maestros espirituales a lo largo de la historia, organizado culturas, alumbrado inventos, unido millones de almas, plasmado la paz infinitas veces y educado a todos los seres humanos de todos los tiempos. Es la causa de todo lo mejor que se ha hecho en nuestra historia.


Pero también es, al menos en apariencia, la «causa» de lo peor: multitudes de parejas que «por amor» se pelean, mienten o lastiman; miles de políticos que «por amor» quieren cambiarel país aunque en realidad lo hacen por interés personal; bombardeos publicitarios basados en neuromárketing que nos quieren hacer comprar «por nuestro bien y para que seamos más felices». Y para usar otro ejemplo muy extremo pero muy real, tanto Hitler como Musolini o Pablo Escobar (para solo citar algunos) sufrían su inconciencia y corrupción, pero además tenían otra cosa en común: que durante su juventud soñaban con mejorar las cosas, querían ayudar a forjar un mundo mejor. Tenían buenas intenciones y deseos y amor amaban a su país y a su gente.

Cualquier rigoroso buscador y amante de la verdad, cualquier autentico filosofo o discípulo, a lo largo de la historia, tarde o temprano se da cuenta que a veces nuestro ego tiende a manipular el amor para que deje de ser incondicional y le beneficie solo a él. Da para recibir algo a cambio.

Lejos de hacernos perder la fe en la realidad de la existencia del Amor, nos debería invadir una profunda curiosidad y un sólido compromiso de descubrir la forma de no caer en «el falso amor» y de vivir con la más auténtica pureza posible.


Diferenciaremos por lo tanto, tres tipos de amor: el amor de máscara, el amor condicional y el amor incondicional. 

El amor de máscara pretende hacer el bien, pero la persona miente y sabe que no es así, es falso, malicioso y cobarde. No es amor sino deseo personal.

En esta clase de amor encontraríamos muchos de los políticos, que han aprendido el arte de parecer actuar por fines inegoistas, ladrones, vendedores malintencionados etc.

Realmente este tipo de perfil psicológico no es el más común, aunque si muchas veces el más peligroso (los sociópatas son otro ejemplo de este tipo de amor). Tampoco lo solemos nosotros normalmente practicar (¿salvo que usted sea un asesino en serie?). Pero es bueno conocerlo para protegernos.

El segundo tipo de amor se llama el amor condicional y es a este que solemos estar más acostumbrados. Es el que más vivimos en nuestra vida cotidiana y por eso es al que mejor tenemos que entender.


Es un amor que realmente nos impulsa a ayudar a los demás y a hacer el bien pero se llama “condicionado” pues a la vez queremos recibir algo a cambio. Por ejemplo si es la fiesta de un amigo, puede que queramos comprarle esta película que acaba de salir porque además de hacerle feliz sabemos que nos invitara a su nueva casa a disfrutar de un buen cocktail para verla.


O puede ser que queramos ayudar a los demás en un proyecto de voluntariado porque en el fondo…nos gusta que los demás nos vean siendo “buena person”.
Pero también y principalmente se llama amor “condicionado” por viene con condiciones: amo solo si…


Por ejemplo podemos querer muchísimo a nuestra pareja…si y solamente si nos hace sentirnos especiales y perfectos. Pero cuando él o ella deja de transmitirnos esta imagen ya no nos gusta tanto y el amor se desgasta.


O que queramos muchísimo de corazón a nuestros hijos o nuestros padres…pero solo si hacen lo que nosotros queremos que hagan (aunque nosotros lo decimos todo eso por su bien y con las mejores intenciones del mundo ).

¡Que profundo, hermoso y a la vez complejo es todo esto! Pronto seguiremos hablando de este tema y trataremos de reconocer que es el amor incondicional, el tercer tipo de amor.
¡Feliz fin de semana!



#InPerfecto

Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *