Editorial

AJENO 

#InPerfecciones
Si pudiera elegir un lugar para vivir, sin duda sería el México que pinta Andrés 

 

 

Cruz Hernández Sánchez / @IamMillennial_
cruzhendez@inperfecto.com.mx

 

 

Si pudiera elegir un lugar para vivir, sin duda sería el México que pinta Andrés 

La realidad en la cual vive el presidente es sumamente distinta a la vivida por el resto de los mexicanos, la corrupción e inseguridad son problemas del día a día  para un mexicano promedio, pero ¿Cuál es la realidad de Andrés? la respuesta es bastante simple, él vive en una realidad en la cual solo necesita dar una justificación en una conferencia mañanera para que el problema se solucione, ya sea por desconocimiento o  por desinterés el presidente únicamente se ha limitado a afirmar que durante su administración las cosas “marchan bien”, todos los días por la mañana sale a defender sus ideales de un México mejor, pero sus acciones son bastante contradictorias.

Uno de los factores que ayuda a generar esta realidad alterna es el hermetismo que se maneja en sus conferencias mañaneras, aparentemente cualquier pregunta que cuestioné el actuar del presidente está prohibida, sólo se reciben alabanzas y  cumplidos que exalten la figura presidencial, esto contribuye a ensanchar la brecha entre las 2 realidades de México: aquella que intentan vender en un empaque de progreso y felicidad y a la que cada mexicano se expone al salir de casa. Ese nulo cuestionamiento por parte de los “medios” y la actitud de indiferencia de Andrés Manuel, generan los factores perfectos para que cualquier cuestionamiento sea condenado de manera inmediata, convirtiendo su palabra en la única verdad aceptable para sus seguidores los cuales en lugar de cuestionar y criticar el actuar del presidente se dedican a engrandecerlo más, dando justificaciones a cada uno de los tropiezos que comete.

Un presidente “Del pueblo y para el pueblo”, que en más de 100 días de gobierno no se ha enterado de los problemas a los que se enfrenta su gente, que sale a presentar su rostro por todo México en conferencias y eventos, pero que al momento de enfrentarlo sólo da la espalda y acude a sus excusas de siempre, que habla sobre “fifis de sangre azul y el desprecio a las culturas indígenas” para fomentar aún más la brecha social que ya aqueja nuestro país, cuando dicotómicamente no escucha las protestas de esas culturas en contra del llamado tren maya, todo esto desde la comodidad de su austero y humilde hogar, Palacio Nacional.

Un mandatario que vive en una burbuja formada por medios y seguidores, una burbuja ajena a la realidad que en algún momento va a reventar. 

 

#InPerfecto

Compartir
error

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *