Editorial

COBARDÍA Y BURLA OFICIAL

#InPerfecciones
Cinturón de paz, la nueva forma de polarizar a la población, uno de los mensajes más vergonzosos de la actual administración.

 

 

Carlos Rosas Cancino / @CarlosRosas_C  
carlos.rc@inperfecto.com.mx

 

Ni perdón ni olvido versa una de las tantas consignas que se repiten año con año durante la marcha que recuerda la masacre de estudiantes en la Plaza de Tlatelolco, el recuerdo  que acompaña a los sobrevivientes de aquel 1968 se agolpa en la memoria y no deja de ser una de las grandes vergüenzas nacionales. Perseguir y descalificar estudiantes se volvió casi un deporte de Gobierno, y aún con los “homenajes” y discursos donde se ofrece justicia y verdad se ha superado medio siglo entre especulaciones y versiones que se contrapuntean entre supuestas verdades e impunidad.

 

El derecho de manifestación en México es una de esas cosas de las que en la palabra se presume y en los actos se reprime, ensucia, infiltra etc. finalmente la gente que se vuelca a las calles en la exigencia de sus derechos representa los pendientes que tienen los gobiernos que se jactan de estar cerca de la población para escuchar sus exigencias, pero, no es mas que pose de Gobierno. Y así hemos visto en últimas fechas como el nivel de beligerancia de las manifestaciones se difunde ampliamente dejando de lado los motivos por los que se manifiesta la gente. 

 

Encapuchados, saqueos, vandalismo, quema de libros, etc. se muestra en medios de forma sensacionalista, ocultando a la vista el motivo de las manifestaciones y por lo tanto, generando una opinión negativa en contra de los que exigen un derecho. Esa ha sido la técnica de otros periodos de Gobierno y por lo visto sigue siendo vigente en la actual administración. Poner en contra de la población a la misma población, es decir, polarizar la opinión.

 

La utilización de personal administrativo del Gobierno de la CDMX y otras dependencias u organizaciones para formar un “cinturón de paz” en torno a la manifestación del 2 de octubre como parte de una medida para contener la furia de los encapuchados vándalos que siempre se hacen presentes en las marchas, no solo es un ataque y artero en contra de los derechos laborales de los trabajadores, es irresponsable de parte de la Jefa de Gobierno de la CDMX Claudia Sheinbaum y también por parte del maestro de la polarización nacional Andrés Manuel López Obrador. Arriesgar a los trabajadores y población a recibir insultos, golpes, heridas y hasta pintas corporales por formar parte de un muro humano es un acto indignante que olvidó el espíritu de la marcha en memoria de la matanza en Tlatelolco.

 

Los que una vez retaron al régimen de Gobierno y sufrieron el escarnio oficial y social, se han convertido en esos represores de bajo perfil, son aun más cobardes y viles que esos a los que un día lanzaron consignas, traicionaron a la población confrontándola con la misma población de manera ideológica y en las calles, irrespetando sus derechos y emitiendo sendas y escandalosas burlas al decir que a los que se porten mal “los acusaran con sus mamás”. Cobardía y burla oficial, la nueva cara de una transformación que no tiene la mínima intención de reconciliar al país.

 

 

 

#InPerfecto

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *