Editorial

DIPLOMÁTICA EXTORCIÓN.

#InPerfecciones
¿Dónde habrá quedado el discurso de dignidad ofrecido para el sábado pasado? Lo único que hubo fueron aplausos nerviosos para un acuerdo muy gris.

 

 

Carlos Rosas Cancino / @CarlosRosas_C  
carlos.rc@inperfecto.com.mx

 

Y al final, el alza del 5% a los aranceles como parte de la extorsión llevada a cabo por el presidente de Estados Unidos con el pretexto de la falta de atención en materia de migración, no se convirtió en realidad, la cancillería mexicana consiguió algo así como 45 días para mejorar las cifras de migración que llega a Estados Unidos gracias a que nosotros “ni el nombre les tomamos” como dijo Marcelo Ebrard.

 

Sin embargo, la celebración que del evento llevado a cabo en Tijuana el sábado pasado “por la dignidad del país” lejos de ser eso, una celebración, simplemente se limitó a ser un evento donde se osciló entre la justificación y el enaltecimiento de la figura presidencial, pero así como una muestra de dignidad nacional, pues parece que ha quedado a deber en términos de esa dignidad que no admite condiciones, chantajes ni extorsiones.

 

Si la bravuconería de Donald Trump es de todos conocida y los términos de las tarifas arancelarias debe ceñirse a una serie de acuerdos económicos que nada tienen que ver con el flujo migratorio hacia Estados Unidos, dicha situación deja de manifiesto el interés que tenía el gobierno norteamericano en que México se convirtiera en “tercer país seguro”, en patrocinador del inicio de campaña de reelección de Trump, en un brazo más de su patrulla fronteriza, y desde luego en quien dicta la política migratoria nacional.

 

En otra oportunidad hemos tenido a bien mencionar que aparentemente los días aquellos –por cierto ignominiosos- donde la reunión en torno al presidente para rendirle pleitesía, lisonjas, lambisconerías etc. habían terminado, pues en Tijuana nos dimos cuenta de que no es así. Las justificaciones, y resumen histórico de la relación México-Norteamericana dejó esperando las palabras de dignidad nacional que señalaran la postura política frente a la intención chantajista norteamericana.

 

Pero ésta clase de evoluciones y costumbrismo “politiquero” no es de sorprenderse porque la cultura de rendir pleitesía al “mero mero” para echar el saco sobre el charco para que pase sin mojarse el calzado forma parte del ideario político nacional y a la hora de tener que sentarse con un político extranjero pues las concesiones se duplican, y en el evento del sábado pues lejos de las explicaciones triunfalistas y los muy “religiosos” y eclesiásticos discursos del padrecito Solalinde y el Iluminado Arturo Farela que también se reunieron a darle las gracias al Dios por inteligencia que les ha hecho de favorcito otorgar a los “negociadores” que han aceptado militarizar la frontera sur, y estar contra reloj mientras Donald Trump y sus “compadres” siguen alardeando con los aranceles si México no se apura con los resultados, ¡vaya dignidad!.     

 

#InPerfecto

Compartir
error

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *