Editorial

Secretaría de Salud, la enorme incógnita

#InPerfecciones
¿Qué le pasa a la Secretaría de Salud? Parece que su titular no da la cara, sin embargo, la atención desigual se empieza a deslindar de la obediencia.

 

 

Miguel Angel Millán Cancino / @MiAngel_Millan
miangel.millan@inperfecto.com.mx

 

Que bueno ha de ser Jorge Alcocer, que ha sido designado Secretario de Salud y que dicta por todos lados elementos de recorte pero que nunca da la cara.

Ha recortado, al lado del poder legislativo claro, el presupuesto a las clínicas y hospitales de especialidad, quiere cerrar espacios y pone a médicos en condiciones infrahumanas tanto residentes como titulares, pero sobre todo a los residentes a cubrir espacios que no les corresponden, y sin las mínimas prestaciones.

 

El problema ya no es solamente lo que el usuario pueda vivir o si el Tamiz Neonatal es una fantasía del Dr. Alcocer o no en la suspensión, es el problema tan grave que vive el sector salud al tener a un titular cobarde, callado, escurridizo y que se oculta tras las oscuras cortinas de una oficina en donde no nos consta que nos encontremos.

La realidad en el sector salud mexicano es muy delicada, ahora con la creación de la salud del bienestar para todos aquellos que no tienen seguridad social como el ISSSTE o el IMSS no sabemos el rumbo que pueda llegar a tener.

 

Si bien, la inmensa mayoría de la población no tiene dinero para poder acceder a un tratamiento en Médica Sur o en cualquier otra institución privada de alto costo, todo mundo trata en los hospitales y clínicas del servicio gubernamental que nos ha ido dejando mal y en espera, con una población mal atendida y con personal que siempre tienen caras por su deficiente trato al interior en las garantías laborales y también por el fastidio y la nula motivación para poder soportar la rutina.

México no tiene garantía de estandares en el servicio de salud, pero lo malo es que parece no interesarles, no tiene una fecha de salida y de recorrido, al contrario, parece que los médicos que vienen es lo que aprenden, sin embargo, ellos son los que tienen que perder.

 

Yo recuerdo las imágenes y los bellos relatos del movimiento del 68, en donde miles de batas blancas, sin importar institución o incluso especialidad caminaban al lado de las cofias llenas de esperanza con una lucha justa y ante la ceguera y sordera de las autoridades gubernamentales.

Hoy, vemos en muchos lados las pancartas de desacuerdo en el sector salud, y la pregunta es, ¿será que lleguemos al momento en que veamos caminar una gran caravana de blanco en oposición y exigiendo ver la cara del nulo e inútil secretario de salud?

 

Ojalá, si es que eso pasa, seamos los pacientes los que respaldemos a nuestros médicos, enfermeras y enfermeros, personal de laboratorio y todos aquellos que hoy, inician la resistencia.

 

#InPerfecto

Compartir
error

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *