Editorial Lo mas relevante

¿Cuantos más?

#Editorial

 

Sairi Córdova

editorial@inperfecto.com.mx

 

Pese al gran trabajo que los gobierno han hecho para callar las voces, el caso de periodistas asesinados y desaparecidos continúa en aumento en nuestro país, al menos en éste año ya suman seis.

 

En ésta ocasión, de acuerdo con la Procuraduría General de Justicia del estado, Héctor González Antonio, corresponsal del diario Excélsior en el estado de Tamaulipas, también trabajaba en la televisora Grupo Imagen y era director general del portal Todo Noticias, fue asesinado a golpes y su cuerpo hallado la mañana del pasado martes.

 

En el año 2017, se contabilizó un total de 11 reporteros muertos en circunstancias similares; en la mayoría de los casos, tras recibir amenazas por el ejercicio de su profesión.

 

Los datos recabados señalaron que el cuerpo de González Antonio fue localizado en una calle de la colonia Estrella de Ciudad Victoria, la capital del estado, visiblemente golpeado, por lo que las autoridades abrieron la carpeta de investigación correspondiente para las indagatorias que permitan la identificación y localización de los responsables.

Otros nombres que figuran en la lista son la periodista Alicia Díaz González, colaboradora del diario El Financiero y el periódico El Norte, de Grupo Reforma, quien fue asesinada a golpes en Nuevo León; y Juan Carlos Huerta, periodista de radio y televisión del estado de Tabasco, fue asesinado por un grupo de hombres armados cuando salía de su domicilio.

 

Ante éste panorama y con más de un centenar de comunicadores asesinados desde 2000, México es catalogado por organizaciones civiles como uno de los países más peligrosos para ejercer el periodismo.

 

Ésa es la libertad de expresión que tanto alardean nuestros gobernantes y representantes populares, es la manera como nuestros colegas viven actualmente, en la incertidumbre de no saber si regresaran a casa con su familia, así es como se derrumba el cuarto poder mientras los “poderosos” tratan de callar todas las voces críticas.

 

#InPerfecto

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *