Noticias pasadas Sexualidad

Fetiches y filias o filias y fetiches.

#Sexualidad

Marzo 12, 2018

Rosario Aguilar
rosario.aguilar@inperfecto.com.mx

Cómo hemos visto, un solo tema nos ha llevado a desmenuzarlo detenidamente y quizá lo que veíamos con curiosidad, morbo, malicia incluso desagrado, ahora vemos que podemos verlo y hablar de ello con gran naturalidad. La sexualidad es así natural, la educación sexual tiene que ser integra, clara y con información objetiva y científica, ya que en ocasiones las fantasías sexuales en exceso o sin límites nos llevarían a alguna parafilia, una conducta erótica donde se consigue la excitación sexual con métodos no muy comunes. Otra característica es que se vuelve obsesiva, fuera de su voluntad, ante una actitud en la cual no puede resistir y puede causar angustias incluso culpa. Es aquí donde algunas definiciones lo catalogan como perversión, placeres prohibidos, dónde su exigencia para conseguir la satisfacción es muy necesaria.

Tenemos que iniciar por la definición de: ¿Qué es una parafilia?

Una parafilia (del griego παρά, pará: ‘al margen de’, y φιλία, filía: ‘amor’) es un patrón de comportamiento sexual en el que la fuente predominante de placer se encuentra en objetos, situaciones, actividades o individuos atípicos. No existe un consenso para establecer un límite preciso entre el interés sexual inusual y la parafilia. Incluso existe debate sobre si alguna de las consideradas parafilias deberían figurar en los manuales de diagnóstico o no.
El número y taxonomía de las parafilias también es controvertido; algunas fuentes listan hasta 549 tipos de parafilias. El DSM-5tiene especificados ocho desórdenes parafílicos. Se han propuesto varias subclasificaciones de las parafilias pero algunos argumentan que un enfoque psicológico completo podría reflejar mejor la evidencia.
En 1987 la Asociación Estadounidense de Psiquiatría (American Psychiatric Association) eliminó el término «perversión» del DSM y de la terminología psiquiátrica mundial. Desde esa fecha en adelante se denominan «parafilias».

Las consideraciones acerca del comportamiento considerado parafílico dependen de las convenciones sociales imperantes en un momento y lugar determinados. Ciertas prácticas sexuales, como el sexo oral o la masturbación, fueron consideradas parafilias hasta mediados del siglo XX, aunque hoy en día se consideran prácticas no parafílicas, siempre que la actividad del sujeto no se límite únicamente a ellas. Por ello resulta imposible elaborar un catálogo definitivo de las parafilias.

Las definiciones más usuales recogen comportamientos como el sadismo, el masoquismo, el exhibicionismo, el voyeurismo, la zoofilia, la coprofilia, la necrofilia, el fetichismo y el frotismo.
Cabe destacar que la práctica de algunas conductas sexuales inofensivas aunque poco comunes no implica una parafilia por si misma. No se vive en una situación de parafilia si la práctica sexual poco habitual cumple estas tres condiciones:

• Estas prácticas sexuales no son la única forma con la cual la persona alcanza goce sexual y puede obtener un orgasmo, sino que sean sólo una forma de sexo casual, voluntaria y no indispensable ni obsesiva para la práctica sexual. Por ejemplo, una pareja que practica el sadomasoquismo o la asfixiofilia con cierta regularidad, pero pueden sostener otro tipo de relaciones sexuales si así lo desean. En estos casos el fetiche se convierte únicamente en una práctica erótica que “condimenta” la relación, pero no en la relación en sí.
• Si estas prácticas sexuales no causan daño físico, psicológico, económico, etc., a la persona que la practica o a las personas que están involucradas en la práctica. Se torna patológica cuando afecta nocivamente de forma objetiva la vida de la persona practicante, de quienes la rodean o de la sociedad en general. Ejemplo: un sádico sexual es inofensivo en tanto que sus parejas, adultas voluntarias, participen consentidamente en el acto sexual con las medidas de seguridad adecuadas. Se torna peligroso y parafílico cuando el sádico está descontrolado y se aboca a violar y torturar víctimas indefensas.
• Cuando los involucrados son personas conscientes y voluntarias que participan del acto de forma consensuada. Esto, naturalmente, es imposible en algunas parafilias claramente transgresoras donde el objeto de placer del paráfilo no está en condiciones nunca de dar su aprobación y la relación sexual siempre puede causar daño como en la pedofilia, el frotismo y la somnofilia.
En síntesis no toda práctica erótica poco tradicional es una parafilia. Se torna como tal cuando deja de ser saludable y controlable por el individuo y cuando es evidentemente destructiva y enfermiza. Aquel que “guste de esposar a su pareja a la cama de vez en cuando” no es parafílico como si lo sería aquel “incapaz de tener relaciones si la persona no está esposada a la cama”.

Vaya que es una palabra fuerte y de las cuales puede no saberse demasiado pues hay una línea muy delgada de lo que se puede hacer y no hacer en algunas parafilias.

La tabla que les dejo en la imagen es solo por mencionar algunos de los más usuales, y como decíamos hay una línea delgada de la cual no podemos cruzar , fantasear con cualquier cantidad de situaciones puede pasar, ya sea en lo individual o si se plática con el compañero o compañera sexual y usan la imaginacion, pero quizá hay algunas otras que atentan sobre el respeto a externos o usar el cuerpo de alguien sin su consentimiento, por ejemplo, ir sobre un menor ¡ya es un delito!.

Hablar de zoofilia o necrofilia por ejemplo , ya estamos hablando de un problema que tiene que ser tratado con un especialista, hablar de cunnilingus, felación, anilingus se puede estimular, jugar con a la pareja, estás fantasías se tiene que hablar estar de acuerdo con que si y que no, llegar con el amigo o amiga y hacer un trío sin antes hablarlo puede generar un desacuerdo, quizá llegar y regalarle a tu pareja una tanga de encaje o a los varones de alguna figura qué cubra el pene, o él o ella llegar con una dotación de diferentes tipos de condones sería una buena plática de café , vino o cerveza entre amigas o entre caballeros, lo importante es que se viva una sexualidad sana y sin represiones ni culpas ni señalamientos moralistas, esto no puede ser inmoral, inmoral sería dañar, usar como objeto a la pareja solo para satisfacción personal.

Tratamos de conocer todos los pros y contras en las fantasías sexuales, cuéntanos y sigue escribiendo, ahora ya tenemos mail dónde además de inbox puedes hacernos llegar tus comentarios si deseas hacerlo solicita manera anónima, pronto tendremos una invitada muy especial que nos hablara de juguetes sexuales, manda tus preguntas, y sal de dudas en el tema.

#InPerfecto

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *