1968 InPerfección Principal

1968, EN LA MEMORIA DE MÉXICO, ¡GRACIAS!

1968, EN LA MEMORIA DE MÉXICO

1968 es un año que no se ha terminado, las respuestas no han llegado y se han sumado casos en donde los jóvenes, criminalizados, han perdido, InPerfecto no bajará la guardia.

 

Miguel Angel Millán Cancino

miangel.millan@inperfecto.com.mx

 

Octubre 14, 2018

 

Hablar de 1968 por todos los medios era enfocarse únicamente en el 2 de Octubre de aquel año fatídico que ha quedado marcado en la memoria de México, de las familias, de los estudiantes, de cada uno de nosotros que colaboramos en éste periódico llamado InPerfecto, el cual no sería nada sin cada uno de los colaboradores que a lo largo de los pasados meses han decidido abrir los cajones de la historia para poder dar vida a aquellos momentos que para muchos medios de comunicación no importan, como lo es la vida de cada uno de aquellos que decidieron dejar de ser unos cuantos más y se convirtieron eje de historia y sobre todo, el movimiento de 1968.

Fue hace algunos meses cuando entre suspiros se esbozaba una investigación que incluyera más que el dato del dato histórico comprendido entre el 1 de septiembre al 2 de Octubre de 1968, y es que es impresionante que no solo en este caso, sino en todo el proceso histórico la materia de investigación que se divulga de manera pública sólo sea el día de los sucesos, pero es la mejor manera para justificar cada una de las atrocidades de las que las naciones, en especial nuestro México han sido lastimados.

 

El proyecto 1968, EN LA MEMORIA DE MÉXICO, quería más, quería conocer a las sociedades y su entorno, el motivo de su salida a las calles y saber cuál era el motivo de su protesta, como vivían su sexualidad, la manera de vivir los tiempos de cambio dados por la historia nacional e internacional que golpeaban en ese tiempo, los nombres de aquellos que iban caminando en la historia, el proceso deportivo y olímpico que también se convirtió en un llamamiento político en aquellas olimpiadas que tuvieron de todo menos paz, los movimientos sexuales, sociales  y reproductivos, la cultura y arquitectura, el entretenimiento, el turismo y el nacimiento de un turismo y sus derivados en México y en muchas partes del mundo, hasta los inventos que fueron revolucionando al mundo y el caminar de muchas generaciones que se encontraron en las calles para hacerse uno solo en la búsqueda de poder encender la llama de una auténtica transformación, la de la gratuidad en la educación, la de los derechos obreros y de los trabajadores de la función pública, de cada uno de los olvidados y de los que en el futuro les llamaron minorías. Los jóvenes y adultos se sumaron en un movimiento en el que se jugaron la vida y muchos perdieron y otros, perdieron los sueños y algunos la libertad, desde los que no dejaron de pelear hasta los que su libertad quedo vendida en los jugosos puestos del poder de aquellos que aceptaron las dádivas de aquellos que atacaron para convertirse en muchos casos los que ahora, son contra los que luchamos. 1968, tuvo de todo y sus efectos se siguen sintiendo.

 

Reconozco y sobre todo agradezco el trabajo de cada uno de los colaboradores de nuestro periódico que dieron lo mejor de sí con un trabajo memorable, un trabajo que dejó una brecha muy grande entre lo común y lo extraordinario. A tal grado no son tocados los temas de la época, que muchos al iniciar el proyecto decían, ¿de qué voy a hablar? Y ahora, les aseguro que les falto tiempo para mostrar todo aquello que conocieron y todo aquello que pudieron transformar en su propia mente y en su propio corazón.

 

 

Gracias a todo el equipo, a Rosario Aguilar, Atenea Sánchez, Diego Sánchez, Marto GoAg, Eduardo Morales, Raúl González y de manera muy especial a Carlos Rosas quien coordinó el proyecto y a quien felicito de manera especial por poder aprender y dar lo mejor de sí por apoyar al equipo con el que trabajó.

 

Hoy, las luces de éste proyecto se acaban, caminando con la conciencia tranquila de haber hecho lo mejor, sin la preocupación de haber callado la verdad ni de haber dicho lo que algún malora gobernante nos dijera que decir y que no, le dimos un giro a la verdad y la mostramos tal cual es, y aunque las luces de éste foro tomaran la oscuridad, el movimiento del 68 seguirá vivo y sé que ustedes también lo llevaran presente siempre, es por eso que celebro que personas libres como ustedes hayan sido los portadores de una época que no queda en el olvido pero que todo lo que lo acompaña si gozan de esa falta de memoria, y ustedes de manera valiente le volvieron a dar vida saliendo de lo común y de lo perfecto ante los ojos que siguen manipulando la información. En hora buena, no dejen de pelear por hacer siempre lo correcto, por hacer que los archivos se queman y solo aflore la verdad como verdad única que el ser humano debe de tener, que bajo la palabra empeñada podamos crecer como seres humanos y contagiar a todos aquellos lectores que nos acompañan creyendo en nosotros como una opción de comunicación que nos da la responsabilidad de no fallarles.

 

A ustedes público, les quiero decir que pueden aprovechar fuertemente este material que es amplio, que es fuerte, que es divertido y apasionante, se que todos podrán encontrar no solo una fuente de consulta, al contrario, podrán encontrar todo lo necesario para conocer a una generación pero que no está tan lejana como uno cree, si leemos con atención encontraremos coincidencias grandes que nos harán ver que no vivimos épocas tan distintas y que no hay tantas diferencias.

 

Agradezco sus lecturas, agradezco su pasión, agradezco sus mensajes a favor o incluso si alguno tuvo alguna contra.

No dejemos de soñar, no dejemos de alzar la voz, no dejemos de pensar en que conformarnos no es la solución, porque ese día habremos perdido mucho de lo que hemos ganado.

 

Esperaremos insistentemente la caída de los sistemas responsables de la matanza de 1968, de la represión; esperamos de manera impaciente a los 43 normalistas desaparecidos y queremos respuestas claras; exigimos libertad de prensa y no más periodistas asesinados; igualdad, derechos, educación pública y gratuita; EXIGIMOS LIBERTAD.

 

Las cortinas bajan, las luces se apagan pero el fuego no cesa, esto fue:

 

1968, EN LA MEMORIA DE MÉXICO

 

#InPerfecto

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *