Editorial Noticias pasadas

IMAGINEMOS

#Editorial

Marzo 6, 2018

Carlos Rosas C.
carlos.rc@inperfecto.com.mx

 


Imaginemos un día sin diputados, senadores, gobernadores, secretarios y hasta presidente de la república emanados del PRI, la diferencia sería ínfima en comparación del tiempo durante el cual todos estas celebridades han tenido a bien despacharse con la cuchara grande para que desde la opulencia se desenvuelvan con el descaro que los caracteriza, y resulta que aun con esta marca en la frente tienen la desvergüenza de hacer un llamado a la reflexión del voto mediante el artificio del temor.

Después de ver y escuchar los spots publicitarios del PRI donde el chantaje artero es un insulto a la inteligencia del electorado, después de ver el mensaje reflexivo de estos brillantes exponentes de la generosidad hay que preguntarles si acaso ellos se imaginan un día de atención médica en el IMSS o en el ISSSTE o en las clínicas y hospitales del Sector Salud, o si se imaginan un día de los desayunos escolares que con mucha seguridad degustan al despertar, o si se imaginan lo que es ganar uno o dos salarios mínimo y no tener acceso a un crédito para la vivienda.

Claro que no se imaginan ni por asomo lo que es no tener acceso a ningún servicio de salud pública como los 32.6 millones de mexicanos según datos del INEGI, mucho menos se imaginan lo que es no tener que llevarse a la boca como un buen porcentaje de los 50 millones de mexicanos en situación de pobreza, y ya ni hablar de que se imaginen lo que es no tener oportunidad para acceder a una educación de calidad cuando se llenan la boca celebrando una reforma que fue tan educativa que solo nos enseño como se reforma la condición laboral de los maestros después de tildarlos de revoltosos y de cobrar sin hacer su trabajo; espero que no se hayan mordido la lengua.

Se vuelve imperioso exigirles dejar de ser unos barbajanes demagogos y recordarles que esas instituciones que tanto presumen haber construido para los mexicanos tan necesitados no son resultado de una dadiva otorgada gracias a su magnifica benevolencia derivada de su ensoñación monárquica, al contrario, son el resultado de un derecho que otorga la constitución y que la observación de la correcta implementación de estos derechos es obligación de quienes se dicen representar a la población nacional y que ustedes nos pretenden echar en cara como un favorcito.

Recuerden que también la educación es constitucionalmente un derecho que se les olvida olímpicamente cuando después de vomitar el discurso donde sugieren imaginar un día sin escuelas ni maestros ¿acaso planean derogar también ese derecho? porque seguramente duermen muy tranquilos sabiendo que las escuelas rurales con dificultad tienen energía eléctrica, el flamante Nuño debe estar orgulloso con su displicente mano dura.

¿Quieren que valoremos lo que tenemos y que pensemos que lo podemos perder?, me pregunto ¿a que se refieren con lo que tenemos? ¿se refieren a la inexistente estabilidad económica? ¿a la escalada de violencia?, ¿a la solapada corrupción?, porque si nos ponemos en términos de reconocer lo que nos han otorgado entonces siéntanse orgullosos y llénense la boca para presumir la pobreza, la violencia, la corrupción, la entrega de los recursos naturales, y la impericia que han demostrado para atender las necesidades del país, así que señores priistas con todo y la simulación de su candidato presidencial, gracias por nada.

#InPerfecto

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *