Politica

¿Quiénes son los favoritos para ganar las elecciones presidenciales en México 2024? Esto dicen las encuestas

#Política
Desde el arranque formal de las campañas este 1 de marzo, los tres candidatos que compiten en las elecciones presidenciales de México se han lanzado a recorrer el territorio nacional.

 

 

Con información de CNN

Desde el arranque formal de las campañas este 1 de marzo, los tres candidatos que compiten en las elecciones presidenciales de México se han lanzado a recorrer el territorio nacional con la intención de convencer a los votantes de que cada uno de ellos es la mejor opción para dirigir el país.

Los candidatos son Claudia Sheinbaum (Morena-PT-PVEM); Xóchitl Gálvez (PAN-PRI-PRD); y Jorge Álvarez Máynez (Movimiento Ciudadano). Sin embargo, el reto parece mayúsculo para dos de ellos.

Encuesta de Mitofsky

La encuesta más reciente de la empresa Mitofsky en viviendas —aplicada del 17 al 20 de febrero a 1.600 adultos residentes en todo el país y con credencial para votar— reveló que Sheinbaum, exjefa de Gobierno de la Ciudad de México, sigue a la cabeza de las preferencias electorales con más de 23 puntos porcentuales de ventaja en términos brutos, frente a Gálvez, de la coalición Fuerza y Corazón por México.

Ante la pregunta sobre por qué partido, candidata o candidato votaría para presidente, Sheinbaum captó un 51,6% de la intención de voto; Gálvez, un 27,8% y Álvarez Máynez, un 5,1%, según la firma.

Encuesta de Parametría

La empresa de investigación de mercados y opinión pública Parametría maneja datos similares. Su encuesta de febrero le dio a Sheinbaum 49% en la intención de voto, 20 puntos porcentuales de ventaja frente a Gálvez.

El estudio fue aplicado a 800 personas mayores de 18 años en todo México entre el 7 y el 11 de febrero.

“Yo creo que serán unas campañas muy intensas. Pero no sabemos si esta diferencia que, para sorpresa de muchos, mantienen las dos candidatas se va a sostener hasta el día de las elecciones”, dijo a CNN Francisco Abundis, director de Parametría.

A finales del año pasado, una encuesta de la misma firma le daba a la abanderada del oficialismo un 52% de intención de voto, mientras que Gálvez aparecía con un 25%. Álvarez Máynez obtuvo en aquel entonces un 5% de apoyo. El estudio contempla un 17% de encuestados indecisos, incluso más que el apoyo reflejado a la candidatura de Samuel García, que aparece con 10% de apoyo.

Encuesta de De las Heras Demotecnia

La encuesta de febrero de De las Heras reflejó números aún más contrastantes. Señala que Sheinbaum mantiene 67% de intención de voto; mientras que Gálvez, 15%. Es decir, casi 52 puntos porcentuales de diferencia entre la primera y la segunda. En ese sondeo, Álvarez Máynez alcanzó un lejano 2%.

Esta encuesta aplicada a 1.400 adultos en todo el territorio entre el 15 y el 19 de febrero de este año. Sus nuevos porcentajes son muy similares a los registrados en enero, de acuerdo con sus mediciones.

¿Pueden Gálvez o Álvarez alcanzar a Sheinbaum?

“Si bien Claudia Sheinbaum mantiene la ventaja, apenas vamos a ver qué va a pasar tras el arranque de las campañas”, sostiene la analista política y especialista en encuestas Lorena Becerra, quien asegura que una buena parte del electorado todavía no está bien familiarizado con los candidatos.

“Ahora es el momento, cuando la población comienza a enterarse de quiénes son los postulantes y sus propuestas de campaña. Entonces, quizás se mueva la intención del voto. Y puede pasar de todo: mantenerse la ventaja de Sheinbaum, abrirse o también cerrarse. Va a depender de qué tan atractivas sean las propuestas de los aspirantes y cómo se posicionen sus mensajes”, agrega Becerra.

“Del lado de Sheinbaum es mantenerse como puntera, como representante de la continuidad de un proyecto que el oficialismo llama la cuarta transformación. Y Xóchitl, por el contrario, buscará posicionarse como la opción del cambio de lo que ella cree que está mal. Ya en último lugar está Álvarez Máynez que, de entrada, su gran reto será darse a conocer en todo el país ya que no ha hecho tanta campaña como las otras dos candidatas”.

Otros analistas políticos también coinciden en que, por ahora, nada está escrito. “Un golpe mediático, por ejemplo, podría reventar esa diferencia en intención de voto entre los candidatos, dice el profesor Erick Fernández, de la Universidad Iberoamericana en la capital mexicana.

“Quizás estos datos que manejan las encuestas sean simplemente un referente para marcar que los tres candidatos no están arrancando en la
misma línea de partida en esta carrera por ganar la presidencia de la República”, dice Fernández Saldaña, maestro en Sociología.

Numeralia

Estos comicios han sido considerados por las autoridades como los más grandes en la historia reciente de México por la cantidad de cargos de elección popular que están en juego: 20.708, según el Instituto Nacional Electoral (INE), incluidos puestos federales como la presidencia, 500 diputados y 128 senadores.

El proceso comenzó el año pasado con la elección de los abanderados y las precampañas y finalizará este 2 de junio, el día de las elecciones presidenciales en las que están convocados a las urnas un poco más de 99 millones de mexicanos.

La seguridad, tema central en campañas

Las elecciones de México también ocurren en medio de un clima de violencia que se registra en algunas zonas del país, asociado, en parte, según el Gobierno, a la disputa que mantienen las bandas criminales por el control de la ruta de la droga hacia Estados Unidos.

“Es muy triste pensar que puede darse que un porcentaje de la población decida, el día de la elección, no salir a votar precisamente por temor a la violencia. Y eso lo hemos visto en el pasado, porque mucho de lo que pasa cuando hay actividad de la delincuencia es que se vuelve un desincentivo para la población salir a manifestar su preferencia electoral y eso es sumamente grave más allá de que un gobierno, un partido o un candidato esté coludido con el crimen organizado”, dice la analista Becerra.

Tanto las autoridades electorales como el gobierno federal confían en que estos comicios presidenciales se desarrollen de manera masiva y en paz.