Politica

Política Al Margen

#Política
¡Sí existe!… El pasado mes de septiembre, el gobierno de Tlaxcala que conduce Lorena Cuéllar, concretó la renta de la estación Radio Altiplano 96.5 FM de Tlaxcala, que es una concesión federal

 

Jaime Arizmendi
redaccion@inperfecto.com.mx

 

*Lorena Cuéllar Privatiza Radio Altiplano

*Desdeña o Ignora 37 Años de Difusión Cultural

 

¡Sí existe!… El pasado mes de septiembre, el gobierno de Tlaxcala que conduce Lorena Cuéllar, concretó la renta de la estación Radio Altiplano 96.5 FM de Tlaxcala, que es una concesión federal, a GA Radiocomunicaciones SA, o sea, de El Heraldo; esa fue la pregunta de un reportero al presidente Andrés Manuel López Obrador en la mañanera de este miércoles.

Y repuso que mediante un boletín, el Sistema Público de Radiodifusión no cuestionó la legalidad, pero sí el sentido ético, “porque el dejar la estación en manos de una sociedad mercantil es, sin duda, la más alejada al interés colectivo; 37 años de ser una radiodifusora cultural que unía Tlaxcala, Puebla, parte de Veracruz, Hidalgo, se vino abajo”.
El comunicador previno: la gobernadora declaró el día 9 a La Jornada de Oriente que estuvieron a punto de perder todo y que el último pago de la concesión se había hecho en un gobierno anterior. Pero, según la Secretaría de Comunicaciones, quien lleva el control… La concesión de Radio Altiplano estaba pagada hasta 2039.

“Entonces, no era cierto que estaba en problemas financieros la radiodifusora. Entonces, la pregunta es, presidente: ¿qué podría hacer su administración para tratar de anular este acuerdo? Porque sólo se puede romper el acuerdo firmado —es una renta por uno o dos años— con el desistimiento de una de las partes.

“¿Qué se puede hacer para blindar a los sistemas públicos estatales de comunicación, para evitar se repita este tipo de negociaciones comerciales que perjudican a la sociedad? Son negociaciones que, o bien pueden ser una renta, o bien pueden ser una venta”.

El mandatario inquirió: ¿La concesión es pública, era del gobierno o es del gobierno del estado?

– El gobierno federal la tramitó y se la entregó al gobierno del estado.

¿Y ahora el gobierno del estado la pasa a una empresa privada? –cuestionó el titular del Ejecutivo-.

Concesión comercial, pero la tiene el estado de Tlaxcala –repuso el interlocutor.

El asunto resultó de interés para el presidente al repreguntar: O sea, ¿originalmente es comercial?

A lo que el comunicador contestó: El tipo de concesión es comercial, pero pertenece al estado de Tlaxcala. Debería de ser de uso social, por ser una radio de estado.

López Obrador volvió a inquirir: ¿Y a qué se orientaba? ¿Cuál era su programación?

“Cultural, básicamente cultural” –adujo el reportero-. Quien añadió que eso sucedió el 29 de septiembre pasado.

Bueno, hay que hablar. Es muy buena gobernadora Lorena, muy buena, y a lo mejor puede ella rectificar –espetó el mandatario sin ocultar el asombro en su rostro-.

“Sería muy bueno”, adujo el inquirente-.

AMLO propuso: Sí, y nosotros le ayudamos. O sea, vamos a pedirle a Jenaro Villamil (Presidente del SPR) que platique y a lo mejor también… ¿Quién es el dueño de El Heraldo? A lo mejor ellos pueden también ayudar, a lo mejor pueden ayudar.

Durante ese poco común diálogo interlocutor-presidente en las mañaneras, el periodista anotó: Jenaro Villamil ya fijó posición, está en desacuerdo; pero no cuestiona la legalidad, y es obvio, lo pueden hacer.

El presidente de México convino: Pero se puede llegar a un acuerdo… Y hay que saber rectificar y no caer en la autocomplacencia. Y qué bueno que lo mencionas. Y cuando dices: ‘¿Cómo hacerle para blindar este tipo de cosas?’ Habría que verlo en la legislación, pero ¿saben qué es lo mejor? La denuncia, el ejercer la libertad de manifestarlo, como lo estás haciendo tú, porque eso puede ayudar.

“A lo mejor los de El Heraldo, que seguramente nos están viendo, porque ellos no son conservadores, a lo mejor ellos pueden retractarse y que quede sin efecto la operación. Nosotros ayudamos con el sistema público, porque también los estados tienen carencias y puede ser que nosotros podamos ayudar para que la radio siga siendo cultural y esté al servicio del pueblo de Tlaxcala y de Puebla”.

Sobre todo, teniendo como sede de la Secretaría de Cultura, Tlaxcala –aclara el reportero-.

“Y el problema está en la programación, presidente, porque la programación que tenían era programación local, y la que está metiendo El Heraldo es una programación de una cadena. Entonces, nada que ver y eso perjudica realmente a la sociedad”.

Para escuchar enseguida la respuesta presidencial: Sí, sí, lo vamos viendo a ver qué se logra.

– Muchas gracias, presidente.

Aunque AMLO ataja: Tampoco no es obligatorio, no. Ni es una orden. Nada, nada, nada. Es un llamado, ¿no? Porque sí se puede lograr esto si hay voluntad.

Vale recordar que, siendo gobernador Tulio Hernández Gómez, Radio Altiplano emitió por primera vez su señal al aire el 11 de marzo de 1986, en el 96.5 de FM, gracias a un convenio firmado entre el Gobierno del Estado de Tlaxcala y el Instituto Mexicano de la Radio (IMER), de reciente creación en aquel entonces.

Surgió –reporta en su reseña oficial–, como un concepto distinto a la radio comercial. Su origen se fundamenta en un proyecto cultural alternativo que diera espacios a las diversas formas artísticas, literarias y de libre pensamiento.

En su página web anota que Radio Altiplano es considerada como el primer proyecto de esta naturaleza, no sólo en Tlaxcala, sino en otros estados como Puebla, Morelos e Hidalgo; cuyas aportaciones son equiparadas a experiencias de gran valor como Radio UNAM y Radio Educación, que se encuentran en la Ciudad de México.

Informa que el convenio firmado por el IMER permitió a Radio Altiplano el equipamiento de sus cabinas, para destacar: Como consecuencia del trágico sismo que afectó a la ciudad de México en 1985, los edificios de algunas emisoras se derrumbaron, entre ellos el que ocupaba la XEB, “La B Grande de México”. El equipo y material discográfico rescatados de entre los escombros de esa emisora fueron traídos a Tlaxcala para dar vida a una nueva radio.

Y que en 1987 “se abre otra página de la historia de Radio Altiplano. Se da un apoyo decidido a la promoción y difusión de la cultura. Nace entonces la Coordinación de Radio, Cine y Televisión, que a partir de entonces se hará cargo de la operación de esta difusora.

“La fortaleza de Radio Altiplano radica en el corazón de sus propios orígenes. Su programación, sus contenidos y sus aportaciones la han hecho diferente a todas las demás. Para esta emisora hacer radio es mucho más que una mera reproducción sonora y musical, es llevarle al auditorio aquello que muchas veces pasa desapercibido, que es creación, es arte, es cultura”.

Todo indica que la gobernadora Lorena Cuéllar Cisneros desconocía, o hizo a un lado esa gran historia de Radio Altiplano. Y lo que sigue en desatinos de la mandataria tlaxcalteca. Si saben cómo es el león, ¿pa´qué le pisan la cola?…