Nacional

Fiscalía niega que feminicidio de Brenda Jazmin en Sonora se deba a su activismo

#Nacional
Brenda Jazmín, de 38 años, fue hallada muerta el pasado fin de semana y con señales de tortura y golpes en la habitación de un motel en la comunidad de Providencia, en Cajeme.

 

 

EFE

Cuatro días después del crimen de una activista mexicana, la Fiscalía de Justicia del norteño estado de Sonora confirmó la identidad de Brenda Jazmín como la víctima encontrada sin vida en un motel de Cajeme. Sin embargo, negó que el móvil del feminicidio haya sido la búsqueda que la mujer realizaba de su hermano desaparecido.

A través de redes sociales, la Fiscalía General de Justicia en el Estado informó, además, que la causa de la muerte fue asfixia y que la principal línea de investigación es el entorno personal de la víctima, descartando su activismo junto al colectivo Guerreras Buscadoras de Cajeme que cada semana rastrean fosas clandestinas a la espera de encontrar a víctimas de privación ilegal de la libertad.

“La Fiscalía de Sonora descarta que el móvil del feminicidio de Brenda Jazmín, quien fue privada de la vida en un motel de Ciudad Obregón, esté relacionado con acciones de búsqueda realizadas por el colectivo”, informó la dependencia.

Brenda Jazmín, de 38 años, fue hallada muerta el pasado fin de semana y con señales de tortura y golpes en la habitación de un motel en la comunidad de Providencia, en Cajeme, por lo que sus compañeras exigen se esclarezca el caso y se haga justicia.

Según los testigos, al mediodía del domingo salió del motel un hombre vestido con camisa blanca, pantalón negro y gorra gris; quién comentó al personal del establecimiento que iría a una tienda de autoservicio a realizar unas compras, pero que su pareja estaba en la habitación.

Unas horas más tarde, los empleados encontraron a la víctima y llamaron al número de emergencias 911.

MADRES BUSCADORAS DE SONORA

Cecilia Flores Armenta, fundadora del colectivo Madres Buscadoras de Sonora, lamentó que las autoridades estén descartando líneas de investigación, cuando ni siquiera han reportado la detención o el arresto de ningún sospechoso, cómplice o responsable del crimen.

“Las autoridades siempre dan declaraciones que no perjudiquen su trabajo, pero en este caso están revictimizando a la compañera, quien tenía meses haciendo el trabajo de las autoridades, porque son ellos quienes debieron estar buscando a su hermano desaparecido y no Brenda”, aseguró la también activista.

La líder del colectivo Madres Buscadoras de Sonora aseguró que nadie sabe con quién salió Brenda de su casa el pasado fin de semana, ni sus familiares, amigas o autoridades.

Brenda Jazmín se unió al colectivo Guerreras Buscadoras para buscar a su hermano Luis Heraldo Beltrán Jaime, secuestrado por hombres armados, el 1 de noviembre del 2018 en Bácum, Sonora. Ambos vivían en Cajeme, municipio conformado por Ciudad Obregón y el Valle del Yaqui, consideradas entre las regiones más violentas de México y el mundo.

Actualmente, los colectivos de búsqueda en Sonora tienen un listado con alrededor de 5.000 personas desaparecidas en la última década, muchas de las cuales fueron enterradas en fosas clandestinas por grupos criminales.

A la fecha, suman más de 1.000 los cuerpos encontrados en los últimos 10 años, de los cuales poco más de la mitad ha sido identificados y entregados a sus familiares, de acuerdo con las activistas, que en su gran mayoría son mujeres, madres, hijas, abuelas, hermanas o parejas sentimentales de las víctimas.