InPerfección Principal Nacional

López Obrador propone eliminar el horario de verano “por salud”

#Nacional
“Es muy probable que ya no haya horario de verano porque la gente no quiere que haya ese cambio de horario”, anunció el mandatario.

 

 

EFE

El presidente, Andrés Manuel López Obrador, propuso este lunes eliminar el horario de verano en el país con el argumento de que perjudica la salud y es impopular.

“Es muy probable que ya no haya horario de verano porque la gente no quiere que haya ese cambio de horario”, anunció el mandatario en su conferencia matutina en el Palacio Nacional.

López Obrador criticó el horario de verano, que en México comienza el primer domingo de abril, cuando los relojes se adelantan una hora, y termina el último domingo de octubre, excepto en los estados de Quintana Roo (sureste) y Sonora (noroeste), que no cambian, además de la frontera norte, que adopta el cambio de Estados Unidos.

Aunque el presidente había prometido una consulta para conocer la opinión de la gente, ahora adelantó que la propuesta del Gobierno de México será eliminarlo.

“Esto tiene que ver con la salud, porque sí afecta, y aquí se va a hacer la presentación, y además lo estamos diciendo a tiempo para que todo el mundo se prepare”, comentó.

El mandatario ha desestimado el ahorro energético obtenido por el horario, al calcular que es de 1.000 millones de pesos anuales (unos 50 millones de dólares).

“El ahorro es mínimo, lo podemos lograr haciendo un compromiso todos de cuidar la luz, es decir, que no se desperdicie. Lo va a hacer el Gobierno, vamos a presentar un plan en ese sentido y con eso pensamos que lo económico se resuelve”, manifestó.

La propuesta de México coincide con una discusión en el Congreso de Estados Unidos sobre la posibilidad de eliminar también el cambio de hora, aunque López Obrador ha adelantado que prefiere mantener “el horario de invierno”, mientras que los estadounidenses debaten preservar el de verano.

El mandatario mexicano rechazó que su propuesta tenga consecuencias económicas como depreciación del peso mexicano o desinversiones.

“No va a haber ningún problema, al contrario, le tienen mucha confianza a México los inversionistas, porque ahora no se permite la corrupción y hay un auténtico Estado de derecho, por eso está llegando la inversión extranjera como nunca”, sostuvo López Obrador.