Internacional

Boric dice que los empresarios en EE.UU. y Canadá “entienden” el proceso constituyente

#Internacional
Chile inició el proceso constituyente como la vía política para desarticular la ola de masivas protestas contra la desigualdad que comenzó en 2019 y dejó una treintena de fallecidos y miles de heridos.

 

 

EFE

El presidente chileno, Gabriel Boric, dijo este martes en el marco de su visita a Estados Unidos y Canadá que los empresarios “entienden” el proceso constituyente que se está llevando a cabo en el país y aseguró que Chile es “seguro y deseable para invertir”.

El mandatario progresista, quien llegó la víspera a Los Ángeles para participar en la Cumbre de las Américas tras culminar un viaje oficial a Ottawa, explicó que “diferentes líderes empresariales” le han trasladado que valoran que “Chile optó por más democracia en un momento de crisis”.

“Los empresarios del mundo entienden que es necesario cambiar y que es necesario adaptar las instituciones a los tiempos que corren. Y eso es justamente, desde mi punto de vista, lo que ha buscado el proceso constituyente”, subrayó Boric en una rueda de prensa tras mantener un encuentro con el alcalde de Los Ángeles, Eric Garcetti.

Boric, quien asumió el cargo el pasado marzo, fue recibido el lunes en Ottawa por el primer ministro canadiense, Justin Trudeau, y se reunió con empresarios de ese país.

Durante la tarde del martes, el ex líder estudiantil participará en una mesa redonda organizada por la Cámara de Comercio de Estados Unidos, a la que están invitados directivos de distintas compañías y que forma parte de las actividades paralelas a la IX Cumbre de las Américas.

“Venimos a reivindicar, con mucha alegría, que es posible levantar un proyecto de izquierda que sea democrático, que tenga un profundo respeto por los derechos humanos, que fomente el crecimiento inclusivo y en donde nadie se quede atrás”, agregó Boric, quien llegó al poder tras ganar las elecciones presidenciales por casi 12 puntos de ventaja sobre el ultraderechista José Antonio Kast.

Chile inició el proceso constituyente como la vía política para desarticular la ola de masivas protestas contra la desigualdad que comenzó en 2019 y dejó una treintena de fallecidos y miles de heridos.

Gran parte de la sociedad concibió la redacción de una nueva Constitución como una oportunidad para cambiar el actual rol subsidiario del Estado, una visión compartida por Boric.

La convención que redacta el nuevo texto, integrada por 154 ciudadanos en su mayoría independientes progresistas, entregará el 4 de julio la propuesta final, que incluye derechos sociales como salud pública y universal, educación gratuita y de calidad, mejores pensiones, acceso a la vivienda y al agua.

La Ley Fundamental será sometida a un referéndum el 4 de septiembre y, en caso de aprobarse, sustituiría a la Constitución actual, heredada del régimen de Augusto Pinochet (1973-1990) y considerada por muchos como el origen de las grandes desigualdades del país por su corte neoliberal.

La derecha chilena, que consiguió menos de dos tercios en la convención constituyente anunció este fin de semana que votará en contra de la propuesta al encontrarla “radical”, mientras que el oficialismo se inclina por darle luz verde.