Geek

“El día que perdí mis sentidos”

#Geek
Crónica sobre un adolescente negado a no degustar ni olfatear

 

Eric Nisadó / @ericnisado
nisadobenitez@gmail.com

20 de Septiembre de 2020, desperté tarde y con un aire de descanso igual que cualquier domingo, me quité el sueño de encima y justo al momento de sentir el agua caliente de la regadera…lo sentí, algo me faltaba. La gripa se había ido aquella noche, pero mi olfato y gusto no se hacían presentes, los busqué en mi desayuno; unas ricas tortas de papa y un tecito de jengibre, los busqué en mi desodorante y en mi ropa, pero nada.

Supuse que todo era normal, efectos secundarios del bicho que estuvo en mi cuerpo y así sin más, decidí acostarme emocionado y pensando que al día siguiente volverían. Lunes 21…me levanté corriendo para conectarme a mi clase de las 7 am y mientras lo hacía quise poner a prueba mi nariz, pero la pobre seguía sin decirme nada, el olfato aún no ha regresado. Entre clase y clase, frente a la pantalla brillante, yo seguía buscando mis sentidos esperando la hora de mi desayuno: diez cincuenta de la mañana, ¿será que ya puedo saborear?, puedo vivir sin olfato pero sin gusto… Nop, aún nada; la avena con chocolate no tuvo sabor alguno, aquella guayaba tampoco.

Las horas pasaban y yo seguía esperando que aquello terminase, pero apenas comenzaba lo peor. Cinco días después me vi haciendo fila para el médico, ya no podía más. Aquel sábado me enteré de algo fuerte, pero mi mente no perdía de vista lo realmente importante: DEVUÉLVANME MIS SENTIDOS DEL GUSTO Y OLFATO. Volví a casa con los ánimos un poco revueltos, era como si las cosas alrededor mío tampoco me supieran. Esa pizza que compraron mis padres se sintió como un insulto, en cada comida me sentía desganado y seco. Los días siguieron con su curso y aún hoy espero con ansias el regreso de mi gusto, de mi olfato…

 

#InPerfecto