Geek

El Palmas Music presenta: En Lancha Pal Futuro de Contento

#Geek
El debut del dúo fue un proceso que se gestó entre 2016 y 2019, tras ese periódo desde que estos dos colombianos radicados en Europa se vieron por primera vez en Berlín.

 

 

Redacción InPerfecto / @InPerfectoMx
redaccion@inperfecto.com.mx

Nuestros no-va-más, salsapunks, expatriados colombianos están de vuelta. Lo bueno está aquí, el primer álbum de Contento, fue un éxito tanto para la crítica como a nivel artístico, y llegó a ser elegido por el prestigioso diario británico The Guardian, como el “Álbum global del mes” en noviembre del año pasado. En Lancha Pal Futuro, continúa a la perfección esa senda que dejó abierta su predecesor, aunque, su proceso de grabación, no pudo haberse dado en circunstancias más distintas y complicadas.

El debut del dúo fue un proceso que se gestó entre 2016 y 2019, tras ese periódo desde que estos dos colombianos radicados en Europa se vieron por primera vez en Berlín durante un concierto de Eddie Palmieri, se dio finalmente la oportunidad de dejar en pausa sus diversos proyectos personales para explorar una nueva forma de ver la Salsa. La unión de Paulo, miembro de Acid Coco, Jaguar y El Dragón Criollo; y Sano, DJ y productor conocido por sus trabajos minimalistas en el terreno del Latin House para el sello Cómeme, cristalizó en el debut que Paulo describe como “un nuevo sonido de la Salsa que hace a los oyentes querer descubrir los sonidos clásicos”. Dicho sonido es una suerte de combinación retro-inteligente de bugalú de los sesenta con cumbia de la edad de oro de Discos Fuentes con un giro de electrónica contemporánea que evoca, por decirlo de algún modo, a una especie de variación posmoderna de “Happy Hook With an Organ” de Dave “Baby” Cortez.

Luego llegó el COVID. Sano se fue de Barcelona y regresó a su tierra, Colombia. Con la mitad de Contento retirada en la montaña, en las cercanías de Medellín, la comunicación se convirtió en un reto. “Mándame algo”, instaba Paulo a su colega, “hazme algo en piano”. Sano cumplió raudo enviando una serie de pistas en las que Paulo trabajó durante una intensa madrugada en su estudio de Ginebra, añadiendo letras y más instrumentos. De ese período surgieron: “Al Lao del Río”, un bugalú con un irresistible riff en el teclado, un beat electrónico de bongó y una lírica imperativa; “Donde está mi gente”, un tema más lento de voz pausada y acuifero sintetizador; el rock de garage con matices latinos de “Guajira Espacial”; y el último y más largo tema, “Voy Contento”, en el que, más que en ningún otro track del álbum, resuena el sello personal que los caracterizó en su debut. ¿Ese tintineo de guitarra a lo The Byrds es realmente una guitarra o un teclado electrónico? ¿Las voces femeninas del coro son realmente voces o alguna triquiñuela de producción?

Para el oído no iniciado, los otros 6 temas del álbum siguen siendo Contento en todo su esplendor. Pero, en realidad, no fue tan simple. La falta de un estudio en condiciones o una conexión fiable a internet hacían que la presencia de Sano pendiera de un hilo, por lo que Paulo se concentró en el material inconcluso que habían bosquejado años antes. Animado con todo lo que ya tenía en su haber, continuó por cuenta propia. “Lo siento muy cerca”, revela Paulo, “sé lo que le gusta y todo”. Describe cómo toma la pista inicial, por ejemplo: “la desglosé, la volví a armar, le di una estructura. Cambié un poco la melodía de la voz; añadí el bajo, agregué lo que tenía que agregar. Cuando terminé de producirla tenía otra canción”. Al escucharla, se descubre cómo se desarrolla alrededor del riff del órgano y el sonido profundo de los timbales, agrega voces típicamente repetitivas y todas las demás capas que la convierten en algo hipnótico e irresistible. En cuanto a las otras cinco, “Sigo Llorando” es como si la hubiese grabado en algún tipo de estación espacial, con el sonido de la guitarra y la percusión electrónica que bombardea como una lluvia de asteroides auditivos. “Pobre Humanidad” es casi (aunque no del todo), el único tema instrumental del álbum. Y “Brillo y Figura Hasta La Sepultra” es lo más parecido al tipo de salsa nuyorican que unió a la pareja por primera vez.

Puede que se haya quedado solo en el estudio pero, al final, Paulo invoca hábilmente el arte y presencia de su ausente compañero para reconstitur el espíritu de Contento y, con ello, el espíritu de Colombia. Dadas tales y tan extraordinarias circunstancias, En Lancha Pal Futuro es un notable sucesor. Fans y admiradores, tengan la seguridad de que aquí les viene un nuevo álbum del mes.