Politica

Oposición y oficialismo se abren al diálogo de la reforma eléctrica

#Política
La iniciativa de López Obrador reformaría tres artículos de la Constitución para limitar al 46 % la participación privada en el mercado de generación eléctrica.

 

 

EFE

La oposición y el oficialismo mexicano mostraron este jueves apertura al diálogo tras dos semanas de tensión por la reforma constitucional a la industria eléctrica que el presidente Andrés Manuel López Obrador envió hace dos semanas para limitar la participación de los privados.

El diputado Alejandro Moreno, dirigente del opositor Partido Revolucionario Institucional (PRI), publicó un artículo de opinión en el diario El Universal en el que no descarta votar por la reforma, pero pidió “un diálogo abierto” con el Gobierno, especialistas y empresarios.

“El PRI no aceptará ninguna propuesta que no le reserve al Estado mexicano la última palabra en el sistema eléctrico. Sin embargo, también pensamos que no hay una sola manera de lograr este objetivo”, indicó Moreno.

La iniciativa de López Obrador reformaría tres artículos de la Constitución para limitar al 46 % la participación privada en el mercado de generación eléctrica, mientras que el restante 54 % sería para la Comisión Federal de Electricidad (CFE), empresa pública.

Mientras que el presidente ha justificado la reforma por “el vil saqueo” del sector eléctrico, el Consejo Coordinador Empresarial (CCE) ha advertido que “destruiría al mercado” y desataría paneles internacionales porque hay 44.000 millones de dólares de inversión privada en riesgo.

La propuesta ha dividido al PRI porque algunos legisladores actuales -como Ildefonso Guajardo, Miguel Ángel Osorio Chong y Claudia Ruiz Massieu- fueron secretarios del Gobierno de Enrique Peña Nieto (2012-2018), que impulsó la reforma de 2013 que abrió el sector energético a los privados.

El dirigente del PRI respaldó este jueves “la rectoría del Estado” en el sector eléctrico y “defendió el papel central” de la CFE.

“Sin embargo, debemos de discutir cómo debe de interactuar con otros generadores (algunos más eficientes y limpios que esta)”, observó.

La reforma constitucional es la primera que envía López Obrador tras las elecciones intermedias de este año, en las que su alianza de partidos conservó la mayoría absoluta, pero perdió la mayoría calificada de dos tercios de la Cámara Baja necesaria para modificar la Constitución.

A diferencia de reformas anteriores, el gobernante Movimiento Regeneración Nacional (Morena) prometió escuchar a diferentes voces en el Congreso.

“Aunque de manera sistemática afirman que no cambiamos ni una coma a las iniciativas que recibimos, sí lo hacemos para poder mejorar todavía más la propuesta inicial, fortalecerla y construir sumas y consensos”, declaró a los medios el diputado Manuel Rodríguez, presidente de la Comisión de Energía.

Tras iniciar los trabajos de la comisión, el legislador de Morena prometió el miércoles que la reforma “plantea mantener un modelo eléctrico en el que participe la iniciativa privada”.

“Vamos a tomar en cuenta todas las voces en el análisis de la reforma eléctrica para mejorar la iniciativa, pero manteniendo su espíritu que busca fortalecer la CFE”, acotó.