Geek

“Sweeney Todd, un musical distinto”

#Geek
¿Qué se obtiene al mezclar el talento de Burton con un clásico thriller musical? 

 

 

Eric Nisadó / @ericnisado
nisadobenitez@gmail.com

En la industria del entretenimiento, como en muchas otras, existen obras que pasaron desapercibidas ante los ojos del público o que simplemente no generaron un impacto a gran escala; es raro pensar que algo así podría pasarle a un director como Tim Burton, pero sucedió. En el año 2007 se estrenó la adaptación cinematográfica del musical “Sweeney Todd”, uno que fue inspirado en la obra escrita por Cristopher Bond, con música y letras de Stephen Sondheim y libreto de Hugh Wheeler. Para ésta adaptación, Burton reunió a su cast de confianza y entregó al cine una versión grandiosa del clásico londinense, es por ello que hoy me dedico a repasar qué hace a Sweeney Todd una película excepcional que podría interesarte. 

Sumidos en el nebuloso ambiente del Londres en el siglo XIX, conocemos la historia de Benjamin Barker: un talentoso barbero al que se le arrebató su vida y fue exiliado 15 años, alejado de su hogar y de su profesión. Benjamin retorna trastornado y lleno de rencor gracias a un joven viajero, pero ahora con el único objetivo de vengarse y aniquilar al hombre que le quitó todo, dando origen a Sweeney Todd “el barbero demoniaco de la calle fleet”.

La película reúne a un elenco de talentosos actores como Helena Bonham Carter, Johnny Depp, Alan Rickman, Sacha Baron Cohen, Jayne Wisener, Jamie Campbell Bower y Timothy Spall. Todos éstos hacen un brillante conjunto de personalidades que hace funcionar muy bien toda la historia, pues cada personaje es muy distinto al anterior y resalta por ello: Sweeney es aquel oscuro y vengativo, Mrs. Lovett una mujer amorosa y solitaria, Tobias un chico noble y leal, Johanna una chica soñadora, el Juez Turpin un hombre corrupto y vil. Las actuaciones son un hermoso homenaje a sus versiones establecidas en el musical pero transportadas al formato cinematográfico, creando así una correcta ambientación que apoyada del maravilloso diseño de espacios y vestuario, se vuelve una experiencia fenomenal.

Sweeney y Lovett

La música de Sondheim combinó a la perfección con el estilo de Burton: sus letras saben ser sarcásticas, graciosas, dramáticas y oscuras dependiendo del personaje o el momento. Puedes reír de forma extrañada al escuchar “The Worst Pies in London” y después preocuparte un poco al entender las intenciones oscuras de “A little Priest”; las voces y los instrumentos hacen de cada canción un espacio lleno de imágenes y sensaciones diversas y encantadoras que te sumergirán por completo en la macabra atmósfera de la calle Fleet. Es preciso mencionar la impecable ejecución de la fotografía y el movimiento que tienen los personajes en el espacio; pues hacen que miremos dentro de estos lugares de una manera auténtica e inmersiva, haciendo de la película una experiencia muy distinta al musical original, dotándola de valor propio.

Puede que esta sea la película más explícita que Burton tenga en su haber y aquello no significa un festival sangriento innecesario y asqueroso, sino un experimento muy agradable para el público más maduro y una prueba contundente de la capacidad creativa que tiene como director. Actualmente abundan las adaptaciones mediocres o mal ejecutadas de obras con mucho potencial, Sweeney Todd pone el ejemplo de cómo sí se debe hacer un musical en cine.  

“Todos merecen morir, incluso usted Mrs. Lovett, incluso yo”

-Sweeney Todd

 

#InPerfecto