Sociedad Civil

Muévete Seguro 

#SociedadCivil
El aire es puro, aseveración que no se puede realizar en ciudades con una alta densidad poblacional como la CDMX, la movilidad puede ser la solución en lugar del problema.

 

 

Rosario Hernández Gallegos / @RescatadoresMx @Rosariohg3
rosario@refleacciona.org

 

Tal vez si calculáramos el impacto de nuestra movilidad motorizada en el medio ambiente cada que nos trasladamos y supiéramos de los daños a la salud que tiene la contaminación, posiblemente lo pensaríamos dos veces, y exigiríamos mejores condiciones de movilidad y políticas que nos permitieran cuidar la naturaleza, al mismo tiempo que nuestro bienestar.

 

Pero, ¿por qué mencionó lo anterior?

 

De acuerdo con la Declaración de Brasilia sobre seguridad vehicular, así como la Asamblea de la ONU de 2016 sobre seguridad vehicular, se reconoce que la mayoría de los accidentes vehiculares suceden en países como México, en los cuales, las poblaciones son mucho más vulnerables por condiciones socio-económicas. Por lo tanto, es necesario garantizar un nivel de protección mayor en aquellos países con poblaciones más vulnerables, por lo que, los estándares de seguridad vehicular deberían ser mayores en estas circunstancias. De acuerdo con Naciones Unidas, la Ciudad de México ocupa el cuarto lugar a nivel mundial en población, con 20 millones de personas; esto ocurrió debido a la transición del sistema económico, el cual funciona entorno a la economía y de los medios de producción, lo que provocó que miles de personas se trasladaran del campo a la ciudad en donde se concentran la fuentes de empleo, provocando a su vez una alta densidad de la población en el centro y en las áreas de la periferia más cercanas, las cuales se deben de trasladar diariamente para realizar sus actividades por el día y retornar en la noche para dormir. La alta densidad de la población en la Ciudad de México y en las áreas más cercanas, ha producido problemas secundarios como la contaminación del aire porque no existen los mecanismos de transporte necesarios para abastecer la demandad de la población. Esto se confirma con datos como la velocidad promedio, en la Ciudad de México es de 6 km/hr, habiendo 5.5 millones de automóviles que circulan diariamente, contribuyendo a la contaminación del aire.

 

Los transportes motores generan partículas contaminantes en el aire como el ozono-smog, monóxido de carbono, partículas suspendidas (PM10, PM2.5), óxidos de nitrógeno y compuestos orgánicos volátiles (benceno en la gasolina). Por otra parte, de acuerdo con las recomendaciones de la OMS las emisiones de PM2.5 por metro cúbico deben de ser de 10 microgramos, 20 microgramos por metro cúbico de partículas contaminantes de PM10; las partículas más nocivas para la salud provienen de los automóviles. La contaminación es causante de la muerte 14 mil personas anualmente; 20 mil muertes prematuras por contaminación del aire.

 

Según datos del INEGI, en el 2015, el 10% de la población eran personas de la tercera edad o mayores de 65 años; mientras que el 19% es menor de 15 años. Estos datos son importantes porque son los dos grupos de población que tienen más repercusiones en la salud por la contaminación del aire. Un estudio realizado por Harvard University concluye que las acciones sobre reducción de contaminantes en el aire en Estados Unidos durante las décadas de 1980 y 1990, aumentaron la esperanza de vida de su población en 5 meses. (Pope, Ezzati et al. 2009). Otro estudio, menciona que si se reduce la exposición crónica de partículas de 2.5 micrones a 15 microgramos por metro cúbico se estaría incrementando la esperanza de vida entre un mes y más de dos años.  De acuerdo con Instituto Nacional de Salud Pública, en México la contaminación del aire provoca 20 mil muertes prematuras al año, tan sólo en la ZMVM ocurren 9,600 muertes casi la mitad del total de víctimas; además de que la contaminación es el noveno factor de enfermedades y muertes a nivel nacional. Las partículas contaminantes y el ozono se relacionan con efectos respiratorios en niños asmáticos y afectaciones en la frecuencia cardiaca en adultos mayores; así como de síntomas de enfermedades respiratorias, reducción en la función pulmonar, y con muertes prematuras por afecciones respiratorias y cardiovasculares; el órgano que resulta más afectado por el ozono es el pulmón.

 

En el 2015, ONU Hábitat, señaló que de los 23 millones de automóviles particulares que hay en México, el 72% se encuentran en zonas metropolitanas; tan sólo en el Valle de México, Guadalajara y Monterrey tienen el 40% del total de automóviles privados, lo equivalente a 300 autos por cada 1,000 habitantes. En las zonas metropolitanas más grandes, el auto privado representa el medio de transporte con más uso, al realizarse 29% de los traslados, teniendo como consecuencia problemas de movilidad, mayores distancias de traslado, congestión vial, bajas velocidades y pérdidas económicas por horas hombres perdidas y gasto en el consumo de gasolina. De acuerdo con el Consejo Internacional de Transporte Limpio, el 80% emisiones de partículas contaminantes de PM20.5 y el 90% de carbono negro provienen del transporte público y de carga. Por otra parte, la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (SEMARNAT), los vehículos automotores generan el 95% de las emisiones de monóxido de carbono, 75% de óxidos de nitrógeno, 50% de hidrocarburos, 60% de partículas inhalables y 25% de bióxido de azufre que se relacionan con el deterioro de la salud de la población.

 

Los tiempos de viaje promedio se pueden incrementar de forma significativa al desglosar las rutas de la Zona Metropolitana del Valle de México, donde podemos encontrar tiempos de traslados de hasta 180 minutos en trayectos menores a los 16 km, por motivos de congestión vehicular, principalmente, donde la velocidad del traslado se ve reducida tanto para el transporte público, como para los automóviles privados. En caso de no tomarse ninguna acción correctiva, al 2025 aproximadamente el 35% de los viajes se realizarán en automóvil privado, comparado con el 19% (aproximado) de hoy en día, lo que implicaría un incremento de la contaminación, una ciudad más inhumana donde las personas estén en riesgos más frecuentes de sufrir un accidente vial, además de que los tiempos de viaje en las principales rutas aumentarán, sin contar con expansión de la mancha urbana por la aparición de fraccionamientos habitacionales, aumento de enfermedades respiratorias por la mala calidad del aire, lo cual reduce el estatus de la región para competir a nivel global con otras grandes ciudades del mundo.

 

¿Cómo se puede pasar menos horas en el tráfico? y ¿cómo se puede mejorar la salud de las personas?

La respuesta está en la movilidad activa, si nos referimos a elegir la bicicleta a cambio del uso de automóvil, optar por caminar en lugar de ir sentado.

 

El medio ambiente y tu cuerpo saludable te lo agradecerán. Uno de los grandes problemas del país es la inactividad física, que a su vez trae consigo otros padecimientos como los son la obesidad, sobrepeso y enfermedades crónicas no transmisibles.

 

Por lo que la Organización Mundial de la Salud recomienda, para alcanzar una condición de salud y desempeño escolar deseables, realizar 150 minutos de actividad física aeróbica con intensidad moderada o 75 minutos de actividad física vigorosa. Es así, que podríamos caminar o andar en bicicleta diariamente 20 minutos para llegar a la estación de metro, Metrobús o a la parada de autobús, en los trayectos de ida y vuelta, con eso cubriríamos tal recomendación.

 

Diversos estudios científicos han concluido que la actividad física es importante para la salud. Contribuye a mejorar el buen funcionamiento de los sistemas muscular y cardiorrespiratorio, reduce las prevalencias de cardiopatías coronarias, hipertensión arterial, accidentes cerebrovasculares, diabetes, cáncer de colon y de mama, así como depresión; disminuye el riesgo de caídas y fracturas de cadera, mejora la salud ósea y funcional, y es un aliado para mantener el peso. Reconocer e invertir en la actividad física para prevenir y tratar las Enfermedades No Transmisibles (ENT), representan una oportunidad para los estados nacionales. Su atención repercutirá positivamente en los sistemas de la salud, el medio ambiente, el desarrollo económico, el bienestar comunitario y la mejor calidad de vida para todos.

 

 

¿Y tú cómo te trasladas? No importa cómo, tú tienes #DerechoALaMovilidad. Y recuerda, siempre que lo hagas #MuéveteSeguro.

 

 

#InPerfecto 

 

  1. Rivera, Juan. (2015). La Obesidad en México. UNAM.
  2. Hernández, R; Ochoa, V. Inactividad Física en México: Un Primer Acercamiento. Recupera de Salud Justa: https://saludjusta.mx/wp-content/uploads/Reporte-de-la-sociedad-civil-sobre-Actividad-F%C3%ADsica_FINAL.pdf
  3. López, J..; Galviz, K. (2016). ¡Se nos va el avión! Es hora de activar a nuestros niños. Recuperado de: https://www.activehealthykids.org/wp-content/uploads/2016/11/mexico-report-card-long-form-2017.pdf
  4. SEDATU, GIZ, BID. (2016). Anatomía de la Movilidad en México. Hacia dónde vamos. Recuperado de: https://www.gob.mx/cms/uploads/attachment/file/411314/Anatom_a_de_la_movilidad_en_M_xico.pdf
  5. BMJ. (Abril 2017). Association between active commuting and incident cardiovascular disease, cancer, and mortality: prospective cohort study. Recuperado de: https://www.bmj.com/content/357/bmj.j1456